El vestido camisero, el aliado del final del verano

vestido-camisero-2

Las tiendas se han llenado de vestidos camiseros, no sabemos si lo habéis notado. Desde principios de verano los estamos viendo de todas la formas y estampados… y si bien es cierto que lo que se ve por todas partes se acaba rechazando un poco, es un hecho incontestable que los vestidos camiseros sientan muy bien.

Tanto por Málaga como por Madrid aún está haciendo calor, pero aunque no nos guste nada de nada (es el trauma anual de las bonitistas) el verano se va acabando y el tiempo empieza a refrescar. Nos guste o no, este momento tenía que llegar. Así que hemos visto en este tipo de vestidos nuestra salvación: ni muy abrigada, ni muy fresca, disimulan los kilos de más (bien trabajados a base de cañas, hamburguesas, pescaíto frito y variedades del estilo) cogidos en verano, estilizan y además consiguen que según el rollo que le quieras dar… vayas más o menos arreglada. Total, que lo tienen todo.

Convengamos que a la Chung(a) o a la Palermo o a cualquier de las muchachas que vas a ver a continuación, le echas un trapo por encima y están monas, vamos, lo que se dice “estaría guapa con un saco de papas puesto”, pero fijémonos en el objeto de este post: el vestido camisero y sus posibilidades. ¡Vamos a ello!

vestido-camisero-2

Fotos fichadas en 1 // 2 // 3 // 4 // 5 

vestido-camisero-1

Inspiración en 1 // 2 // 3 // 4 

Los blancos y de rayas son nuestros favoritos, se nota ¿no? Aunque los estampados tampoco están nada mal y la nueva temporada de Zara ha traído unos preciosos. Ainss, el peligro de las nuevas temporadas…¡qué ruina!

¿Sois de vestido camisero? ¿Os gustan? Ánimo con el juernes y mañana nos vemos por aquí bonitistas, que sois unos bonitistas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.