El Principito, un clásico que nunca falla

El fin de semana pasado, las bonitistas nos hemos reencontrado en París (ya os lo contó Celia en este súper post). Y en esta escapada tan bonita, además de comer sin parar, hacer un poco de turismo y pasarlo pipa; era obligatorio traernos algún que otro souvenir bonitista, ¡estaba claro!

Así que después de buscar y buscar entre montones de imanes horribles, encontramos el regalito perfecto: un montón de merchandising de El Principito, uno de nuestros libros favoritos.

el principito

Y es que, aunque lo leímos hace siglos, es un libro tan especial y lleno de tantas lecciones, que nos entró una gran morriña y unas ganas locas de llevarnos todos los souvenirs de la tienda. Por eso, hoy os traemos una selección de cositas preciosas de El Principito, que aunque no vengan de París, pueden ser un bonito regalo para estas Navidades:

souvenir el principito

  1. Taza de El Principito / 2. Libro para colorear / 3. Cojín “Eres la estrella que ilumina nuestro mundo” / 4. Moleskine / 5. Servilletas El Principito  / 6.  Mochila infantil

Además, podéis acompañar vuestro regalo imprimiendo una de las grandes frases del libro. Os dejamos algunas de nuestra favoritas:

Y podéis encontrar algunas más aquí.

Y vosotros, ¿sois tan fans como nosotras de este gran libro?

¡Qué tengáis buen finde!

Publicado en: Peques Etiquetas: , .
1 Response

Los llaveros nihilistas para gente perdida

Esta historia que os voy a contar refleja a la perfección el pequeño desastre que soy. Recibes un e-mail en el que te dicen que te van a mandar un detallito de parte de un viejo amigo que tiene una tienda de cosas monísimas. Y pasa el tiempo y tú te olvidas de ese e-mail y de ese paquete que iba a llegar. Un día de repente te das cuenta de que tienes un par de correos preguntándote si recibiste el paquete y entonces, debajo de un montón de papeles que habías ido acumulando en la mesa del trabajo, ahí, estaba el paquete desde vete a saber cuándo.

Esa soy yo y ese es mi desastre. Soy una de esas personas perdidas que se caracterizan por llegar tarde, generar caos en tiempo récord y olvidar donde han puesto las llaves. Por eso ese detallito no puede venir más a cuento. El viejo amigo en cuestión es Curro Rubira, la mente maravillosa que está detrás de Diminuto Cielo. Ya os hablamos hace un tiempo de sus gatetes y sus dibujos. Afortunadamente a Curro le ha ido fenomenal (y nosotras que nos alegramos) y ha ido creando más productos maravillosos como…¡sus llaveros nihilistas!

El efecto mágico de estos llaveros nihilistas y de amor es que al leer sus frases te pasan dos cosas. La primera, sueltas una risilla tímida y tonta; y la segunda, que en la gran mayoría de los casos, una persona te viene a la cabeza automáticamente.

Ahora que se acercan las navidades y los amigos invisibles, estos llaveros tienen pinta de triunfar como Los Chichos.

Y como Bonus Track, en Diminuto Cielo (os recomendamos que le echéis un ojo a la web completa), también han creado los idolarios.

Los idolarios están basados en los escapularios, pero en lugar de santos tienen ídolos como David Bowie, Chuck Norris ó Bill Murray.

Venga, confesad, ¿qué llavero os define? ¿O a quién os recuerda?

¡Feliz jueves!

Publicado en: Diseño Etiquetas: .
Dejar un comentario

Diario de un fin de semana en París

Querido diario:

Este pasado fin de semana he estado en París y, como me suele pasar, he vuelto a venir enamorada de la ciudad. No sé describir lo que tiene. Me gusta muchísimo Londres y Nueva York me provocó un estado de emoción máxima perenne, pero lo de París es otra cosa. Y ahora que lo pienso, puede que tenga algo (o mucho) que ver que siempre que voy a París voy con mis amigas… y en ese sentido, este fin de semana ha sido muy, pero que muy, especial.

Y es que, amigo diario, para empezar hemos hecho viaje las tres bonitistas juntas, y eso debería marcarse en el calendario como un hecho histórico. No se suelen alinear los astros tan bien pero es que había un motivo de peso: se “pacsaba” nuestra amiga Patri, y eso había que celebrarlo juntas. ¿No sabes que es eso de “pacsarse”, verdad? Nosotras tampoco lo sabíamos, pero es algo así como hacerse pareja de hecho en España. Lo más parecido a casarse en estos tiempos, ¿no crees?

La aventura empezó el jueves por la noche. Rocío se quedó a dormir en mi casa porque teníamos que levantarnos a las 3 de la mañana, sí, sí… como lo estoy escribiendo. El coche que nos llevaba al aeropuerto nos recogía a las 4 am. del viernes así que imagínate nuestras carusas en el trayecto de ida. Cuando llegamos, Patri nos estaba esperando en la parada de metro más cerca a nuestro hotel y París nos recibía con un día tan frío y lluvioso que parecía sacado de una escena de película.

Fuimos al hotel a recomponernos las caras y a comer algo y a hacer algo de tiempo para que llegase el resto desde Madrid: Rocío y Auxi, las bonitistas, junto a Paola y Carmen.

¡Por fin las siete juntas! Y como somos de buen comer, ¡qué mejor que celebrarlo con una fondue y bien de vino! Consejo bonitista: bebed vino y comed moderadamente queso fundido… la mezcla en las paredes de vuestro estómago no siempre es apuesta segura. Patri nos llevó a Heureux Comme Alexandre, un sitio con un encanto especial y lámparas de ensueño.

Y después de comer… a pasear. Hacía más frío en París que en la comunión de Pingu, ¡hasta nos nevó! Pero nosotras hicimos un poco de turismo mientras intentábamos bajar las decenas de miles de calorías que llevábamos en el cuerpo gracias al queso (más el pan, patatas y carne… porque ya que nos ponemos…nos ponemos). Después un rato al hotel a descansar y a cambiarnos porque por la noche nos esperaba una reserva en uno de los restaurantes de moda en París: Pink Mamma. Un restaurante italiano de varias plantas y decoración es-pec-ta-cu-lar y un musicote que bien podría parecer una discoteca de Ibiza en verano.

Igual piensas, querido diario, que después de la fondue no pudimos cenar. Puees… estás equivocado, porque nos zampamos unas cuantas pizzas entre todas, alguna ensalada y un par de tiramisús. Ah, y chupitos de limoncello. Otro consejo bonitista: no coreéis ¡chupito, chupito! en un restaurante en París. El chupito al final de la cena no es invitación de la casa… y además vale 4 euros. Y de ahí… paseo de vuelta al hotel y a dormir que ya llevábamos casi 24 horas despiertas. ¡Yeahhh!

A la mañana siguiente, sábado, nos esperaba también un día entretenido. Cualquier boda (o similar) que se precie, tiene que tener su despedida de soltera. Así que a quién a se le ocurre traer en una maleta de mano en un vuelo de bajo coste un disfraz de unicornio hinchable…¡a nosotrassss! Un grado de temperatura, París colapsado por el funeral de Johnny Hallyday (que en paz descanse el señor), una española vestida de unicornio y otras seis con diademas a conjunto. ¿Alguien da más?

Querido diario, obvia nuestras caras. Pero esta es la mejor foto que tenemos…es para hacérselo mirar.

Después de ver la Torre Eiffel… y hacernos una sesión de fotos allí que es mejor olvidar…

Nos fuimos a comer a un sitio por Bastille muy recomendable también. Se llama Le Gran Breguet y sirven comida bio en bol, hay para elegir vegetariano o con proteínas animales. Una nave enorme que además sirve de galería de arte. ¡Cómo son estos parísinos!

Y de aquí, de nuevo al hotel. Descansito y a sacar nuestras mejores galas para la gran noche: ¡la celebración del pacs! (o del “pacsamiento” como lo acabamos castellanizando). Estas fotos la dejo para intimidad de la pareja, pero os aseguro que fue una auténtica fiesta. De esas que te dejan ganas de repetir y en las que te sientes como en casa aunque estés a miles de kilómetros de tu casa.

Juntarnos todas en la ciudad que sea siempre es una buena noticia. Hijos, obligaciones, trabajos, familia, distancia… pero hay momentos en los que el orden de prioridades cambian, aunque sea solo durante 48 horas, y los madrugones, billetes de avión a precio abultado, mamis separadas de sus hijos, mails por responder y kilómetros recorridos importan un poco menos. Y eso, querido diario, mola mucho.

Publicado en: Planes bonitistas, Viajes Etiquetas: , , , .
2 Responses

Vajillas infantiles para peques bonitistas

Los peques bonitistas que nos rodean están dejando poco a poco de ser bebés para convertirse en pequeñas personitas, cada vez más independientes. Y en esa independencia, comen más solos y llega el momento de ponerles un plato en la mesa. Cuando era pequeña recuerdo perfectamente un plato que tenía en el que aparecían Epi y Blas con un paraguas. El objetivo de cada comida era encontrarlos. Un juego sencillo que no me cansaba de repetir. Hoy os traemos una selección de vajillas infantiles para peques bonitistas.


1 / 2 / 3 / 4

Sabemos desde ya que somos un pelín (sólo un pelín) monocromáticas. Pero es que nos ponen un tono pastel delante y no atendemos a razones.

1 / 2 / 3 / 4

Nos gustan mucho las vajillas tipo bento (o bandeja de comedor). Nos encantaría hasta para nosotras mismas.


1 / 2 / 3 / 4

En cuanto a los materiales, os hemos incluido todas las opciones: melamina, una material bastante difícil de romper y resistible, ideal para pequeños terremotos-destructores; cerámica, que nos encanta, pero tiene sus riesgos; y bambú, la opción más ecológica.

La verdad es que ha sido difícil elegir entre tantas opciones bonitas. Ahora que se acercan las navidades una vajilla infantil puede ser un regalo útil y práctico para formar parte del día a día de los peques que más queremos. Quizá ellos encuentren así a sus propios Epi y Blas y dentro de mucho tiempo lo cuenten en su blog.

¡Feliz Martes!

Publicado en: Peques
2 Responses

Bodas de invierno con un toque de eucalipto

Tenemos que reconocer que cada vez nos gustan más las bodas de invierno. Entre los preciosos vestidos que hay para estas fechas, que te evitas el agobiante calor del verano y que encima son más baratas… ¡no encontramos más que ventajas! Además, hay algunos elementos decorativos de estas fechas que nos encantan. Por ejemplo, el eucalipto.

Ya sea para decorar los carteles de la entrada, del seating o de los diferentes rincones de la boda. Para hacer guirnaldas y colocarlas en las sillas de los novios. Para acompañar a las minutas en la mesa. O incluso, para el ramo de flores o la corona de la novia. Un toque de eucalipto aporta el toque perfecto para las bodas de invierno, ¿no os parece?

Os dejamos un poco de inspiración:

cartel boda eucaliptodecoracion eucaliptoramo eucalipto

Vía: cartel bienvenida / Seating / Decoración eucalipto / Guirnaldas silla / Mesa / Ramo de flores / corona novia

¡Qué empecéis bien la semana!

Publicado en: Bodas Etiquetas: , .
2 Responses