La vuelta ¿a la normalidad?

Escribo este post, el primero después de 7 meses, tal que así. Con la cama sin hacer, con un ojo en la pantalla del ordenador y otro vigilando la siesta matinal de Manuela y usando como alfombrilla del ratón la Vogue (de Rosalía) de julio que no me he podido leer.

Aprovecho los últimos días de vacaciones que me quedan, ya he vuelto al trabajo después de la baja, pero ha sido en periodo de adaptación, como los niños en el colegio. Volví a la mitad de mi jornada, Manuela era aún pequeña y no había empezado a comer, seguía siendo la lactancia materna su único alimento. Así que entre sacaleches, placas de frío, madrugones y mañanas intentando hacer el menor ruido posible… volví. Como todas habéis hecho, nada extraordinario. Después vacaciones… y este lunes, llega ya la prueba de fuego, la de verdad.

Junio, Playa de la Barrosa. Manuela tenía 4 meses.

Vivo con sueño, más bien, convivo con él. Ya nos hemos acostumbrado el uno al otro. Ahora que con mi vuelta al trabajo (de verdad) se cierra una etapa y se abre otra, me da por pensar si hubiese sido diferente en el caso de haber tomado otras decisiones (you know, chupetes, biberones, ayuda de pago… en fin, como todo en la vida es cuestión de elegir y la maternidad no iba a ser menos). Probablemente, pero ese no es el caso.

Chiclana siempre es un buen plan.

Me da por pensar en los datos que publican anualmente el Club de Malamadres: 6 de cada 10 mujeres renuncian a su carrera profesional y 8 de cada 10 tienen dificultades para compaginar vida familiar y laboral; y me pregunto si podré, si seré capaz de hacer todo lo quiero hacer como madre, como profesional, como pareja, amiga, hija…

Manuela al terminar de escribir el post.

El caso es que he vuelto, no sé si a la normalidad o a qué, pero tenía ganas (una parte de mí) y por aquí estoy. Prometo no ser monotemática con la maternidad y sus conflictos, palabrita. Ah, por si alguien se lo pregunta… Manuela se despertó a los 20 minutos de sentarme delante del ordenador. Yeah.

Hasta septiembre…

Nosotras no hacemos posado oficial a lo Obregón, pero también nos tomamos unas vacaciones. Y este es el post de despedida oficial hasta septiembre, que volveremos todas y con energías renovadas. Nos queda por delante un verano bonitista que disfrutar y saborear. Para hacerlo y estar con vosotras, hemos creado una playlist para poner el verano en modo on.

Y como viene siendo habitual, además de la playlist os dejamos un popurrí de planes y post para que aprovechéis este verano a lo bonitista.

1 Leed, Malditas.

Si el presupuesto no os da para haceros un viaje a Chernobyl o mejor al Caribe, no pasa nada. Estar en la playa o en la montaña o debajo del aire acondicionado con un buen libro, también es un gran viaje. Aquí tenéis distintos post con nuestras recomendaciones de libros más recientes.

5 libros que hemos leído este año y recomendamos / 5 libros que no hemos leído y que queremos leer / Estos libros van de chicas

2. Es un momento genial para poner en práctica el Reto Bonitista.

En el día de la felicidad nos venimos arriba y nos creamos nuestro propio reto bonitista. Las vacaciones es el momento ideal para ponerlo en práctica.

Puedes descargarlo aquí para imprimirlo bien de calidad.

3. Bailad

Esto forma parte del reto Be Happy, pero dale al play a esta lista, canta, baila, vete de verbena o a la feria de tu pueblo, o baila sola delante de la televisión. Mueve el esqueleto, que estamos en verano.

4. Poned un DIY en vuestra vida

canasta diy

Tenemos miles y millones de ideas para que aprovechéis el tiempo veraniego. Desde manualidades con los peques de la casa, retomar la cultura o meterle mano a ese rincón de la casa, que buena falta le hace.

En este link tienes unas cuántas ideas.

5. Disfrutad

Lo más que te deseamos y recomendamos para estas vacaciones es que disfrutes. De lo que quieras y con quien quieras. Aprovecha el tiempo, que pasa muy rápido y sin darte cuenta ya es septiembre y nos volvemos a leer.

Hasta entonces, FELIZ VERANO, bonitistas.

5 libros que aún no hemos leído para este verano

vacaciones

La semana pasada escribí un post sobre los cinco libros que recomendábamos para este verano. Os tengo que contar la verdad, en su inicio era un post sobre 5 libros que ya habíamos leído y 5 que no y queríamos leer. Pero al empezar a escribir, me emocioné, me creí crítica literaria y de repente el post parecía de la Jotdown. Así que aquí viene la segunda parte del post que no escribí con 5 libros que quiero leer. Os tendréis que fiar de mi intuición.

Leer más

5 libros para pasar juntos este verano

Llega el verano, la jornada intensiva, las tardes de playa y piscina y las ganas de leer. Ahora que por fin tenemos tiempo. Libros que nos acompañan en estaciones, aeropuertos y bajo la sombrilla. O incluso en la cama cuando el calor no nos deje dormir. Abrimos este post cultureta con cinco libros que ya nos hemos leído y os recomendamos, y otros cinco que aún no, pero a los que tenemos muchas ganas.

Leer más

Playas españolas para enamorarse

Como buenas malagueñas que somos, nos encantan las playas. Nos parecen el sitio perfecto para desconectar. Desde pasear, leer, tumbarse a tomar el sol, dormir la siesta, darse un chapuzón… Da igual que haga frío o calor, siempre hay un plan chulo para hacer en ellas. Y desde vivimos en Madrid, las echamos mucho más en falta.

Pero afortunadamente en España, otra cosa no, pero costa no nos falta. Por eso hoy hemos recopilado 5 playas idílicas para escapar de la rutina aunque sea unos días:

  • Guilpilluri. Una cala pequeñita de Llanes (Asturias) pero rodeada de naturaleza y con muchísimo encanto. Aún no la hemos visitado, pero la tenemos en nuestra lista de pendiente.
Vía
  • Aiguablava. Begur tiene muchas calas preciosas pero si tenemos que elegir una, nos quedamos con la de Aiguablava. Su arena fina y blanca, sus aguas tranquilas, rodeada de árboles… ¡Nos parece el paraíso!
Vía
  • Bolonia. En general toda Cádiz y su costa nos enamora, pero la playa de Bolonia es una de las más espectaculares. Sus dunas, su agua cristalina, su entorno lleno de pinos y matorrales, las ruinas de Baelo Claudia… convierten a este lugar en el sito perfecto para volver una y otra vez.
Vía
  • Cabo de Gata. Un parque natural que sin duda merece la pena visitar. En él hay muchas playas maravillosas en las que perderse como la de los Genoveses, El playazo, la de las Negras, la de los Muertos… Todas con un paisaje árido de origen volcánico, con acantilados y aguas transparentes. ¡Una pasada!
Vía
  • Caleta de Maro. Por supuesto no podía faltar una playa malagueña y para nosotras la de Maro, en Nerja, la mejor. Rodeada de acantilados y con un paisaje salvaje, es un lugar perfecto para perderse.
Vía

Todas estas playas tienen reúnen las características idóneas para ayudarnos a desconectar de la rutina y recargar pilas, ¿no os parece?

¿Nos sugerís alguna más?

¡Feliz lunes, bonitistas!