Hasta septiembre…

Nosotras no hacemos posado oficial a lo Obregón, pero también nos tomamos unas vacaciones. Y este es el post de despedida oficial hasta septiembre, que volveremos todas y con energías renovadas. Nos queda por delante un verano bonitista que disfrutar y saborear. Para hacerlo y estar con vosotras, hemos creado una playlist para poner el verano en modo on.

Y como viene siendo habitual, además de la playlist os dejamos un popurrí de planes y post para que aprovechéis este verano a lo bonitista.

1 Leed, Malditas.

Si el presupuesto no os da para haceros un viaje a Chernobyl o mejor al Caribe, no pasa nada. Estar en la playa o en la montaña o debajo del aire acondicionado con un buen libro, también es un gran viaje. Aquí tenéis distintos post con nuestras recomendaciones de libros más recientes.

5 libros que hemos leído este año y recomendamos / 5 libros que no hemos leído y que queremos leer / Estos libros van de chicas

2. Es un momento genial para poner en práctica el Reto Bonitista.

En el día de la felicidad nos venimos arriba y nos creamos nuestro propio reto bonitista. Las vacaciones es el momento ideal para ponerlo en práctica.

Puedes descargarlo aquí para imprimirlo bien de calidad.

3. Bailad

Esto forma parte del reto Be Happy, pero dale al play a esta lista, canta, baila, vete de verbena o a la feria de tu pueblo, o baila sola delante de la televisión. Mueve el esqueleto, que estamos en verano.

4. Poned un DIY en vuestra vida

canasta diy

Tenemos miles y millones de ideas para que aprovechéis el tiempo veraniego. Desde manualidades con los peques de la casa, retomar la cultura o meterle mano a ese rincón de la casa, que buena falta le hace.

En este link tienes unas cuántas ideas.

5. Disfrutad

Lo más que te deseamos y recomendamos para estas vacaciones es que disfrutes. De lo que quieras y con quien quieras. Aprovecha el tiempo, que pasa muy rápido y sin darte cuenta ya es septiembre y nos volvemos a leer.

Hasta entonces, FELIZ VERANO, bonitistas.

5 libros que aún no hemos leído para este verano

vacaciones

La semana pasada escribí un post sobre los cinco libros que recomendábamos para este verano. Os tengo que contar la verdad, en su inicio era un post sobre 5 libros que ya habíamos leído y 5 que no y queríamos leer. Pero al empezar a escribir, me emocioné, me creí crítica literaria y de repente el post parecía de la Jotdown. Así que aquí viene la segunda parte del post que no escribí con 5 libros que quiero leer. Os tendréis que fiar de mi intuición.

Leer más

5 libros para pasar juntos este verano

Llega el verano, la jornada intensiva, las tardes de playa y piscina y las ganas de leer. Ahora que por fin tenemos tiempo. Libros que nos acompañan en estaciones, aeropuertos y bajo la sombrilla. O incluso en la cama cuando el calor no nos deje dormir. Abrimos este post cultureta con cinco libros que ya nos hemos leído y os recomendamos, y otros cinco que aún no, pero a los que tenemos muchas ganas.

Leer más

Playas españolas para enamorarse

Como buenas malagueñas que somos, nos encantan las playas. Nos parecen el sitio perfecto para desconectar. Desde pasear, leer, tumbarse a tomar el sol, dormir la siesta, darse un chapuzón… Da igual que haga frío o calor, siempre hay un plan chulo para hacer en ellas. Y desde vivimos en Madrid, las echamos mucho más en falta.

Pero afortunadamente en España, otra cosa no, pero costa no nos falta. Por eso hoy hemos recopilado 5 playas idílicas para escapar de la rutina aunque sea unos días:

  • Guilpilluri. Una cala pequeñita de Llanes (Asturias) pero rodeada de naturaleza y con muchísimo encanto. Aún no la hemos visitado, pero la tenemos en nuestra lista de pendiente.
Vía
  • Aiguablava. Begur tiene muchas calas preciosas pero si tenemos que elegir una, nos quedamos con la de Aiguablava. Su arena fina y blanca, sus aguas tranquilas, rodeada de árboles… ¡Nos parece el paraíso!
Vía
  • Bolonia. En general toda Cádiz y su costa nos enamora, pero la playa de Bolonia es una de las más espectaculares. Sus dunas, su agua cristalina, su entorno lleno de pinos y matorrales, las ruinas de Baelo Claudia… convierten a este lugar en el sito perfecto para volver una y otra vez.
Vía
  • Cabo de Gata. Un parque natural que sin duda merece la pena visitar. En él hay muchas playas maravillosas en las que perderse como la de los Genoveses, El playazo, la de las Negras, la de los Muertos… Todas con un paisaje árido de origen volcánico, con acantilados y aguas transparentes. ¡Una pasada!
Vía
  • Caleta de Maro. Por supuesto no podía faltar una playa malagueña y para nosotras la de Maro, en Nerja, la mejor. Rodeada de acantilados y con un paisaje salvaje, es un lugar perfecto para perderse.
Vía

Todas estas playas tienen reúnen las características idóneas para ayudarnos a desconectar de la rutina y recargar pilas, ¿no os parece?

¿Nos sugerís alguna más?

¡Feliz lunes, bonitistas!

Receta para un cumpleaños fetén

¡Hoy es mi cumple! Sí, otra vez. Antes de empezar a escribir este post, he releído los que he escrito llegado este momento en otras ocasiones. Me pongo en modo intensa cuando cumplo años, pero este año no. Son 35. La mitad de una vida (muy bien vivida, oye) y en este post voy a dejar la nostalgia a un lado para daros la receta de las cosas que me gusta hacer el día de mi cumpleaños.

Y lo he llamado receta, porque varias de las cosas que más me gusta hacer el día de mi cumple es comer. Una que es una gorda mental (y no tan mental). Así, que hagan apetito.

Tomarme una michelada y unos tacos para comer. Soy una auténtica fan de la michelada. Sé que es la típica bebida que amas u odias. Mi favorita en Madrid la ponen en Taquería Mi Ciudad. Un teletransporte directo a México en sólo un sorbo. Si ya de paso cae un taco de mole, pues ya soy feliz.

Comerme un helado. Mucho mejor que una tarta, dónde va a parar. Un rico helado para que en los 35 siga siendo y estando tan fresca como siempre.

Escuchar y cantar mis canciones favoritas. No va a faltar en mi playlist mucha La Casa Azul, que es la mejor solución para frenar la bajona.

Releer el poema Cumpleaños de Ángel González. Un clásico en estas fechas. Ojo, que ya me ha salido el lado intensito.

Yo lo noto: cómo me voy volviendo
menos cierto, confuso,
disolviéndome en aire
cotidiano, burdo
jirón de mí, deshilachado
y roto por los puños.

Yo comprendo: he vivido
un año más, y eso es muy duro.
¡Mover el corazón todos los días
casi cien veces por minuto!

Para vivir un año es necesario
morirse muchas veces mucho.

Cenar con mis amigas. Parece un plan simple, pero según te haces mayor, quedar entresemana no siempre es tan fácil y estas quedadas son las mejores. Si de postre cae un amaretto o un Moscow Mule, yo ya.

Esta es mi receta para un buen cumpleaños y hoy la pienso aplicar al pie de la nota.

¡Feliz cumpleaños para mí y feliz día para todos!