Queridos Reyes Magos

¡Feliz año! Estrenamos calendario, como cuando estrenamos zapatos nuevos. Con las ganas de pisar fuerte, intentar dejar huella y no tropezar en unos de los 365 días (ya 363) que tenemos por delante. Pero la verdad es que sabemos que en algún momento, tropezaremos, nos daremos de bruces con la realidad y nos partirán (o nos partiremos) la cara con un gran zasca, pero también sabemos que entonces seremos capaces de levantarnos porque ya lo hemos hecho antes. Ayer Rocío compartía con vosotros nuestro imprimible de propósitos para 2017, pero si tuviéramos que resumirlo en uno sería: VIVIR y ser valientes, fieles y leales a nuestros sueños y nuestros principios. Y en ese intento, este año he escrito una carta a los Reyes Magos bastante particular, que me gustaría compartir con vosotros, porque sois amigos y familia, y porque no tengo vergüenza.

queridosreyesmagos

Queridos Reyes Magos, 

este año no he sido ni todo lo buena que podía ser, pero tampoco todo lo mala que podría haber sido. He desafiado alguna que otra regla de lo que está socialmente bien, he vuelto a no echarme novio y a no tener una vida convencionalmente aceptada para mi edad, pero tengo que reconocer, que aunque no lo pensaba, he tenido más momentos felices que desdichados. Pero también os cuento, que en algunos momentos me he sentido triste por cosas que no eran importantes y he malgastado el tiempo intentando luchar contra otras que no dependían de mí. Por todo esto, este año espero que me traigáis:

Tiempo: Sé que no podéis sumarle horas a los días (aunque estaría bien que para eso sois magos), pero sí espero que me traigáis tiempo de calidad, de ese con mayúsculas, de ese en el que no miras el reloj ni no cuentas las horas. Tiempo que se disfruta sin pensar en lo que está pasando más allá de donde estás, sin preocuparte si se hizo de día o todavía es de noche, si el metro se va o hay un taxi esperándote.

Alegría: Aunque ya tengo una buena dosis de serie, nunca viene mal un nuevo par de ganas para vivir la vida desde la alegría y no desde la tristeza, la pereza o la pena (sí, tenemos momentos muy lady drama).

Amor: Sé que no trabajáis en Tinder ni en Match.com y no os estoy pidiendo un novio. He aprendido por mi misma a saber que sólo yo soy responsable de mi propia felicidad y que ésta no depende de que alguien se cruce en mi camino. Pero sé, que esa felicidad no es completa sin las personas a las que quiero y de las que estoy completamente enamorada. Por eso quiero que me traigáis más del amor que ya tengo, para seguir queriendo a mi familia, a mis amigas y amigos, admirándolos y cuidándolos, porque sin ellos sí que ni mi vida ni mi felicidad puede ser completa.

Valentía: Quiero que me empujéis a salir de mi círculo de confort, que me llevéis a tomar caminos desconocidos y arriesgados, y que borréis el miedo a tomar decisiones que no siempre saldrán  bien.

Paciencia: Sé que no sois Amazon Premium y que vuestros regalos no siempre llegan el día 6 de enero. Así que espero que lo primero que me traigáis sea paciencia para saber esperar a que todo lo que os he pedido algún día de este año 2017 sea realidad.

Os deseo un buen viaje y os esperaré con vuestros vasos de leche como cada año.

queridosreyesmagos

 

Quizá cuando llegue el día 6 de enero, sólo encuentre carbón en mis zapatos, pero este año sólo quería pedir cosas que sí necesito. Y vosotros, ¿qué le habéis pedido a los Reyes Magos?

Publicado en: Planes bonitistas
Etiquetas: .

Deja un comentario