Pon un poco de sal en tu boda

Con la llegada del buen tiempo y la primavera (si al tiempo se le pasa la bipolaridad de estos últimos días), se avecina temporada de bodorrios. Si estás en el lado de las invitadas, todo bien. Pero si estás en el lado de los que se encaminan hacia el Sí quiero, estarás al borde de un ataque de nervios, intentando cerrar todos los detalles. Y uno de esos detalles que siempre trae más de un quebradero de cabeza es el recuerdo para los invitados. En otras ocasiones ya os hemos hablado de distintas opciones de regalos para los invitados de vuestra boda, por supuesto DIY. Pero hoy os traemos una opción que pondrá un punto de sal, literalmente, a vuestra celebración.

Sal con chile / Sal de hierbas / Sal del Himalaya

No somos expertas, pero la sal está de moda (aunque igual los cardiólogos no están tan de acuerdo). Cada vez es más frecuente encontrar distintos tipos de sal en el supermercado (bendito Lidl), que dan un punto diferente a nuestros platos. Por eso la idea de regalar una sal especial en una boda, nos encanta (igual es por nuestro adn de malagueñas salerosas).

Las opciones como siempre son infinitas. Puedes comprar la sal de un tipo especial y envasarla en pequeños botes de cristal y personalizarla con mensajes o incluso puedes hacer tu propia sal de sabor.

Sal marina / Sales de baño

Y no todo tiene que ser sal gastronómica, sino que también puedes optar por las sales de baño, y así tus invitados podrán relajarse después de un bodorrio memorable.

Hay quien dice que la sal es un imán para la buena suerte (siempre que no la derrames). Lo cierto es que nosotras somos bastante escépticas, lo único en lo que creemos es en intentar atraer la suerte cada día con los pequeños detalles.

¿Qué os parece esta idea? ¿Alguna otra sugerencia de regalos para los invitados?

Que tengáis un jueves muy salao. 

Publicado en: Bodas
Etiquetas: .

Deja un comentario