El fin de semana que nos enganchamos al kimchi

Aunque ya habíamos probado las mieles de nuestra nueva droja favorita, este fin de semana ha sido en el que nos declaramos totalmente adictas al kimchi. Y tú dirás, Kim…what? Kimchi o kimuchi, si prefieres la versión japonesa. Es uno de los platos más conocidos de la gastronomía coreana. Consiste en col china fermentada. Dicho así, no suena muy tentador. Cierto es. Y de hecho, la versión más pura puede resultar algo extraña para nuestro paladar. Si queréis saber más, os recomendamos este post de El Comidista, donde la fabulosa Mónica Escudero lo explica mucho mejor que nosotras.

Pero la auténtica droja no es el kimchi, sino la salsa. Aquí tenéis al objeto de nuestro deseo y desde ya, un básico en nuestra cocina.

Y diréis, ¿qué ha pasado este fin de semana para que os volváis tan locas? La culpable fue una salsa de kimchi con leche de coco que probamos en Arallo Taberna en Madrid (muy recomendable, por cierto). Nos acordamos también de la salsa de las patatas bravas de La Revuelta en Málaga, concretamente en El Palo, que también llevaba. Por cierto, este restaurante es otro de nuestros recomendables. Ambas salsas nos dieron ganas de lamer sus platos (y nos faltó poco).

Así que llevadas por un frenesí, el mismo sábado nos fuimos a un super supermercado asiático donde flipamos de lo lindo y nos hicimos con nuestro bote de salsa kimchi (y otras cuantas cositas más). Ahora nos toca ponernos a experimentar y darle este toque especial a nuestros platos.

Lo más básico es hacer una mayonesa, también conocida como spicy mayo o salsa dragón. Y a partir de ahí, incorporarla a otros platos. Para eso os traemos cuatro recetas para iniciarnos como cocineras en el mundo del kimchi.

Dip de queso y kimchi / Patatas fritas con kimchi y mayonesa de curry / Sandwich con mayonesa de kimchi / Arroz frito con kimchi 

¿Algún otro adicto al kimchi en la sala? Lo primero es reconocerlo.

¡Buen martes!

Publicado en: Cocina bonitista.

Un Comentario

  1. Escrito el 5 diciembre, 2017 a las 17:02 | Enlace permanente

    Mmmmm qué rico! 🙂

Deja un comentario