Meseros de Navidad, todo el mundo en su sitio

Parece que las marcas y su publicidad se han empeñado este año en que nos veamos más y disfrutemos más y mejor del tiempo que pasamos juntos. Nosotras no podemos estar más de acuerdo con los anuncios de Ruavieja o Ikea. Esperamos que estas ganas de vernos superen las barreras de la fechas navideñas y el espacio publicitario, y que ese “tenemos que vernos más” no se convierta en un infinito “a ver cuándo quedamos”. El tiempo está de nuestra parte, nos quedan muchas comidas y cenas de Navidad por delante, donde convertirnos en anfitrionas a lo Isabel Preysler con mesas bonitistas bien decoradas, donde todo el mundo que nos importa tendrá su sitio. Y que mejor que usar unos meseros bonitistas para indicarles el camino a su buen lugar.

1 / 2 / 3

Ramas de abeto, tarritos con un poco de nieve o renos saltarines te indican tu lugar en el mundo, que no es otro, que con los que más echas de menos.

1 /

Toca salir en busca de ramas o de cartulina para crear marcasitios preciosos para una mesa bonitista total.

1 / 2 / 3

Y ya que estás en busca y captura, tampoco te olvides de unos arándanos para marcarte una mini-guirnalda (confesamos que es de nuestras favoritas), o busca una figurita de reno que puedas tunear o incluso aprovecha los corchos de los vinos. La imaginación al poder.

Con meseros o sin ellos, lo que sí tenemos claro que una cena o comida con las personas que quieres son mejor que cualquier terapia. Así que abran sus botellas y guarden ganas de brindar y disfrutar.

Feliz miércoles

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.