3 recetas de quiche que poner en práctica este finde

Tienes invitados que no esperabas, una cena romántica, viene tu madre a comer o incluso tu sobrino. No importa. Una quiche siempre es un buen plan. Y para los que aún no aspiramos a Masterchef, nivel lerdo máximo, porque probablemente sea una de las recetas más fácil que hacer, si sabes cómo. Escribimos este post porque hace unos días nos topamos con uno que nos abrió los ojos y que nos convenció de que nuestras quiches pueden ser aún mejores. El título del post era algo así como 5 errores que evitar cuando haces una quiche (bien de clickbait). Y estos son esos cinco errores.

  1. No pre-hornear la masa sin el relleno. Seguro que has hecho la guay de poner la masa en el molde y echarle el relleno (nosotras sí). Con el huevo, la masa nunca quedará crujiente. Fail total.
  2. Ponerle demasiados huevos. Sí, a veces echarle huevos al asunto no es bueno. Porque la consistencia de la quiche no será la ideal.
  3. Usar ingredientes húmedos para el relleno. No es que esté mal, pero deben estar bien secos para que la masa no tenga demasiada agua.
  4. Hornearla en una balda que no es la adecuada. El mejor lugar es la última balda, donde nuestra quiche cogerá el mejor punto de cuajado y crujiente.
  5. Dejarla demasiado en el horno. A las quiches también se les pasa el arroz.

Después de leer estos errores y los consejos que daban para no cometerlos en este blog, teníamos muchísimas ganas de ponerlo en práctica. Así que necesitábamos inspiración para innovar un poquito en el relleno. Estas tres recetas están ya en nuestra lista de próximas quiches por hacer.

Quiche de espinacas, tomate y queso feta. Esta receta, además de pintosa, nos gusta porque no es necesario usar masa y eso facilita bastante el proceso.

Quiche de remolacha asada, kale baby y queso brie. Después de esta descripción, creo que sobran las palabras. Hay que hacerlo sí o sí (aunque esta se complica un poco más).

Y para terminar, una de nuestras combinaciones preferida: espárragos y champiñones. Y ya si lo pones en una quiche, tiene un resultado tan rico como éste. 

Con la lección bien aprendida, ahora toca enmendar los errores y echarle huevos. Bueno, no, eso no. ¡Buen finde!

Publicado en: Cocina bonitista
Etiquetas: .

Deja un comentario