Vídeos de boda que no dan pereza

vídeos de boda

A veces tengo la sensación de que esto de las bodas se nos ha ido de las manos. Curioseo por Instagram muchísimas bodas de gente que obviamente no conozco y soy testigo de festivales y celebraciones que escapan a cualquier presupuesto y casi fantasía. Tengo sensaciones encontradas. ¿Es necesario ese despliegue para celebrar el amor? Pero por otro lado pienso, ya que te lías, la lías a lo grande. Me debato entre estos dos sentimientos. Otra forma en la que ejerzo de voyeur de bodas es a través de los vídeos y aquí hay de todo. Hay vídeos que dan vergüenza ajena, pero de repente tropiezas con una productora como CayuelaVídeos y te quedas tan fascinada que estás a punto de salir a la calle y pedir matrimonio al primero que pase.

Detrás de CayuelaVídeos está Santiago Cayuela y su equipo, entre los que se encuentra Beita, su pareja y amiga. Juntos crean recuerdos increíbles de bodas increíbles. Son una de las parejas de baile habitual de La Puta Suegra, los encargados de crear, entre otros, el bodorrio de Sergio Ramos y Pilar Rubio. Esta explosiva mezcla de fantasía genera vídeos como éste.

Esto sí que es montar un circo. Y si le sumas el montaje de CayuelaVídeos, que se caracteriza por planos rápidos y una mezcla de audios que te mete de lleno en la historia, ya te quedas embobada perdida.

Y del circo a un mundo donde una cruz nos guía, no a la pasión, sino a la fiesta más salvaje. Contar una boda, como si fuese una historia, como si fuese el trailer de una película en la que ya estarías haciendo cola en el cine, ese es su secreto.

Nos vamos a Santander y seguimos por el lado más salvaje de la vida. Una novia que ríe a lomos de un toro mecánico, animales que bailan, bien de chupitos, desenfreno y diversión. ¿Quién no quería estar en una boda así? Un detalle que nos encanta especialmente es cuando suman parte del audio de los discursos de la boda en medio de un desenfreno de planos vertiginosos.

En este caso, esta boda no la montó La Puta Suegra, sino Love a tope, en Sevilla y con mucho amor y mucho disfrute. Bailes locos sin perder el toque andaluz.

Este tipo de vídeos son un recuerdo que podrías ver una y otra vez hasta que el Sí quiero se gaste o incluso para recordar por qué y cómo diste el sí quiero y te liaste la manta a la cabeza. No sé cómo evolucionará el mundo de las bodas, si cada vez ir de boda es lo más parecido a irse de festival o si es necesario decir basta y volver al cóctel de gambas y a la tarta de dos pisos. Sea como sea, que se siga celebrando el amor, siempre será una buena idea.

¡Feliz miércoles!

Una reflexión sobre “Vídeos de boda que no dan pereza

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.