Este no es un post más sobre San Valentín (o quizá sí)

Reconozco que me da mucha ternura ver a alguien por la calle con un ramo de flores. Y cuanto más joven o más mayor es la persona en cuestión, más me emociona. Y sí, normalmente son hombres porque las mujeres no regalamos flores, ni bombones ni nada con corazones. Una regla no escrita auspiciada por los roles de género y lo que se considera femenino y masculino. Pero bueno, ese es otro debate, vamos al turrón que hoy es 14 de febrero y es San Valentín. 

Decía yo que no hay cosa que me enternezca más que ver a un chavalín o a un señor mayor con un ramo de flores y esa es una escena habitual hoy. Siempre me da por pensar la cara que va a poner la persona cuando abra la puerta o llegue a casa. Nos pongamos más o menos estupendos con los clásicos «a mí no me gusta San Valentín, es una fecha muy comercial, yo no lo celebro» bla bla bla, a todos nos gustan que nos regalen.

Pared de globos 

A ver, que igual no hace falta que te monten una pared de globos como esta en el salón de casa, o sí, vaya usted a saber. Coincidimos probablemente todas las que estamos leyendo este post que son muchos globos que soplar estos, pero oye, bonito está un rato.

Ilustración bonita 

Seguro que hoy también verás por la calle a gente con otras cosas muy aparatosas que no son flores. Peluches abrazados a un corazón, centros con lazos rojos o cajas de bombones con floripondios… sí, todo con un punto entre lo cursi y lo kitch pero oigan, la vida es una y aquí hemos venido a «llevarnos el bote» (como en cualquier concurso televisivo, si no es para jugar a lo grande… no se va).

Ilustración muy bonita 

El amor se demuestra cada día, es verdad, pero se subraya con gestos. Más o menos grandes, allá cada uno. ¿Habrá parejas que se tatúen su amor en San Valentín? Plan de película romántica total.

Tatus 

Yo soy más de comer que de tatuarme, la verdad. Aunque todo se andará, que la crisis de la treintena larga tiene sus estragos. Pues eso, que como somos en esta casa bonitista más de comer que de otras cosas frugales pues no podía faltar una buena pizza-corazón, que te salva una cena sanvalentinera de viernes, y una tabla de chuches para el postre.

Pizza y chuches

No podíamos despedir este post sin desearos buen viernes, mejor fin de semana y animaros a festejar. Lo que sea, con quién sea y cómo sea. Siempre, siempre…¡qué viva el amor!

Una reflexión sobre “Este no es un post más sobre San Valentín (o quizá sí)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.