Cómo combinar un jersey y parecer una persona seria

Cada invierno la misma situación. Nos encantan los jerseys, hace frío y es lo más agradable y lo que más me apetece ponerme cada vez que me enfrento al armario por la mañana (casi de madrugada). Pero siempre hay un “pero”. Y es que no sé si os pasa como a mí: que con el jersey siempre me veo con pinta de domingo, con pinta de casa rural, navideña o con look de salir al campo a pasear. Lo que quiere decir que me veo muy poco para enfrentarme a la reunión “seria” que tengo esa mañana… pero es que leñes, hace frío y quiero mi jersey. ¿Solo me pasa a mí? ¿A que no? Así que el post de hoy, casi como si de autoayuda se tratase, vamos a analizar cómo combinar un jersey y parecer una persona formal y seria (o no, pero bueno… ese ya es otro rollo).

Creemos que la clave está más en combinarlo con falda o en si se combina con pantalón detenerse más en los complementes: zapatos, bolso o pendientes. Otra de las claves es darle “rollito” subiendo las mangas… pero en fin, esto queda muy mono, sí… pero hemos dicho ya que hace frío, ¿no?

Vía Pinterest (todos los enlaces en nuestro tablero Frío frío)

Resumiendo algunas claves para combinar un jersey gordito: falda plisada, falda tubo arregladita, camisa resultona debajo, complementos potentes, bolso llamativo, molan los de cuello cisne… ¿Cómooor? ¿No puedo combinar entonces un jersey abrigado con unos vaqueros e ir elegante? Claro que sí… por aquí más inspiración para el frío, frío…

Vía Pinterest (todos los enlaces en nuestro tablero Frío frío)

Como siempre decimos… en la vida Pinterest todo mola más, la gente es más alta, delgada y se puede combinar un jersey gordote y una falda sin medias. Y tan alegre. Pero como dice el dicho…”Ande yo caliente…”.Abríguense y no cojan frío, familia, nos vemos mañana por aquí.

El abrigo de leopardo, ¿un clásico que no pasa de moda?

Os tengo que reconocer que llevo fatal el cambio de armario. En Málaga ha hecho calor hasta hace nada… y aún me seguía poniendo la ropa de verano  pero con alguna chaqueta, vestidos de manga larga sin medias, botas y manga corta… en fin, estas combinaciones imposibles propias de los días de noviembre con calor o mayo con frío. La cosa es que en esta suerte de sí pero no de otoño (al menos en el Sur), me puse a repasar los abrigos que tenía de temporadas pasadas y ¡oh! apareció uno de leopardo. Recordé entonces que me lo compré hace como 4 o 5 años en Primark en un perchero de ropa con taras (¿alguien da mas?) y que en su día, mientras lo pagaba, en mi cabeza solo estaba aquella foto a la que quería parecerme: Kate Moss y su abrigo de leopardo.

Obviamente, ni el abrigo se parecía, ni yo me parecía (ni entonces, ni ahora), ni nunca he podido salir de casa con ese minivestido, sin medias, taconazo y un abrigo (una mezcla de frío, no tengo piernas para eso y un mucho de “no aguanto los tacones para salir”). Para eso hay que ser Kate Moss, claro está.

Pero volviendo al tema y ya que os he puesto en antecedentes; cuando he rescatado al abrigo en cuestión del ostracismo, me he preguntado: ¿es el abrigo de leopardo un clásico imperecedero? ¿merece la pena comprarse uno? ¿se sigue llevando el leopardo? Así que cual guía de estilo, vamos a ir intentando responder a estas preguntas. O mejor dicho, me las voy contestando yo a mí misma mientras lo escribo.

Para ello (parece que he hecho una tesis), he recurrido a mi fuente de inspiración favorita: Pinterest. Y echando un vistazo rápido… y sí, el abrigo de leopardo es un “clásico” y aquí tenéis la prueba.

Vía 1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6 // 7 // 8 // 9 

Llegados a este punto… la siguiente pregunta es: vale, ¿y ahora qué? ¿el abrigo de leopardo está en las tiendas?

Pues también un positivo para esa cuestión. Sí damas y caballeros, parece que el abrigo (con tara) de Primark no está tan de capa caída como pensaba.

Abrigos fichados en 1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6 

A todo esto os confesaré que el abrigo en cuestión me costó 10 euros. Pero ojo, la tara que tenía era una manga mal cosida… así que cada vez que me lo ponía tenía que remangarme una manga porque una me llegaba a la muñeca y la “mal cosida” unos 5 centímetros por encima. Aún así me lo he vuelto a probar… y a ver, lo de las mangas seguro que a Kate no le pasa… pero a mí me hace el apaño. Al menos de aquí a rebajas – guiño, guiño-.

¡Hasta mañana!

DIY: el abrigo de moda por menos de 10€

De esto que vas por Zara un día y dices…”Anda, qué abrigo más chulo voy a ver cuánto vale…uy, 109 euritos de nada”.

Avisamos de que el post de hoy contiene altas dosis de egobloguerismo, de fotos por calles feas del barrio y de pintacas un martes festivo… pero así somos nosotras, nos cuesta más salir en una foto bien que hacer dieta un sábado por la noche.

Volviendo al abrigo de Zara… que lo vimos y fue flechazo, que sentimos esa necesidad enfermiza de querer que estuviese en nuestro armario, que todas esas cosas que ya sabéis. Pero será que ser señoras de más de 30 nos ha cambiado (poco) y si existe un DIY resultón para hacer el apaño, por qué gastarse más de 100€, ¿no? A continuación… el DIY para convertir el abrigo soso en el abrigo de moda con parches y por menos de 10€.

abrigo-zara

El abrigo en cuestión 

Recordé que tenía un abrigo azul marino de hace unas tres temporadas que me había costado muy baratungo pero tenía menos gracia que Juan Camus (pobre hombre, es el blanco perfecto estos días), así que lo he usado como base para el experimento. ¿Qué necesitáis para emular este abrigo lleno de parches? Pues más sencillo que el estribillo de cualquier canción de Fórmula Abierta.

abrigo-parches-diy-1

Los botones de ancla los podéis comprar en cualquier mercería y valen menos de 1€ cada uno y los parches son de Stradivarius, cuestan 6€. Existen diferentes diseños, así que le podéis dar un rollo distinto según el que elijáis. Nos ha dado cosica poner fotos de los pasos porque es tan sencillo como cambiarle los botones al abrigo y colocar los parches donde más o mole siguiendo las instrucciones de planchado. Si no queréis que vuestro DIY sea permanente también se pueden coser y así los podrás quitar cuando se dejen de llevar los parches…(que ocurrirá). Que se lo pregunten a la estilista de las galas de OT.

Ojo, agarraos que ahora llega la parte “ego” del post. No quiero mirar… que sea lo que Javián quiera.

abrigo-parches-diy-2

Sí, hija sí, mejor mira al suelo 

abrigo-parches-diy-3

Estoy mejor desenfocada 

abrigo-parches-diy-5

Intento de foto Pinterest cuando en realidad discutía con una amiga sobre si Chenoa había sido o no víctima de la gran cobra 

abrigo-parches-diy-6

Imposible quitarle las pelusas a este abrigo, si alguien sabe el método definitivo…

Y hasta aquí nuestro post de hoy. Prometemos por Naím Thomas que el resultado ha sido mucho mejor que el mostrado en las fotos.

¿Que tenía que haber enseñado cómo era el abrigo antes y así el post hubiese quedado más bonito que el final del concierto de OT? Pues sí, pero se me pasó hacer las fotos… con una sesión ya he tenido suficiente. Además, si hasta Rosa de España se equivoca presentando a Gisela y al final no sale… yo también puedo.

¿Que tenía que haber llevado debajo del abrigo de los parches un chandal gris en homenaje a Chenoa? Pues también, pero creo que es lo que menos favorece a mi “esbelta figura”, y en fin, el suicidio social tampoco es necesario.

Hasta aquí por hoy… os esperamos mañana, no seáis muy duros conmigo y disculpadnos la resaca post OT1elreencuentro, pero es que “a tu lado me siento seguro, a tu lado no dudo, a tu lado yo puedo volar…”