Oficio: bolsos con corazón

Hace un par de semanas cambié de trabajo y para despedirse de mí, mis fabulosos compis me hicieron un regalo de esos con los que se te encoje el corazón. Una preciosa mochila de cuero con mi usuario de Twitter grabado (sí, soy una friki), perfecta para llevar el portátil. Pero lo mejor no fue eso, lo mejor fue cuando me contaron que había sido hecho a mano especialmente para mí y que me llevarían a conocer en vivo y en directo a la artista. Y así fue como conocí a Melina, las manos, la mente y el corazón de Oficio.

oficio-casa-taller

Melina nos abrió las puertas de su casa y taller (esto parece un titular de la revista Hola, soy consciente) y casi nos quedamos a vivir. En el último piso de un encantador piso en el barrio de Las Letras, Melina tiene su hogar y su taller, un espacio lleno de luz, techos altos, vigas de madera, detalles bonitistas por todos lados y una terracita donde podrías dejar la vida pasar tranquilamente con una cervecita en la mano.

Pero contemos la historia de Oficio. Melina es mexicana y arquitecta de profesión, pero no siempre tu profesión es tu pasión y un día se dio cuenta de que quería hacer otra cosa. Algo que fuese más manual, más artesanal, donde pudiera poner más corazón. Y decidió que quería hacer bolsos de cuero. Así que se apuntó a la Escuela de Oficios para aprender a trabajar el cuero, que esto no es tan fácil como coser y cantar. Y como las buenas historias, de repente la casualidad quiso que conociese a David, su actual marido, que venía de una familia que se ha dedicado a la fabricación de bolsos de cuero durante toda la vida. Y así fue como Melina empezó a escribir la historia de Oficio.

bolsos-oficio

Cuando todavía estaba cogiéndole el truco al cuero y a los patrones, apareció en su vida Anita. Una turista americana que vio uno de sus bolsos mientras Melina trabajaba en una tienda, quedó tan prendada de él que le pidió uno y le dio su dirección para que se lo mandase. La dirección se perdió y Anita, pese a muchos intentos por parte de Melina por encontrarla, nunca recibió su bolso. El bolso en cuestión era un doctor-bag y en su honor, Melina decidió darle el nombre de Anita al que se ha convertido en su bolso estrella.

Para Melina, los bolsos no son sólo un complemento para estar a la última, sino que tienen que cumplir una función. Por eso le encanta hacer bolsos inspirados en los oficios de toda la vida desde el doctor-bag, pasando por el bolso de cartero o la maleta de maestro o colegial.

bolsos-oficio-2

Cuando uno pone el corazón en lo que hace, como Melina que cada día se dedica a hacer ella sola cada uno de los bolsos, lo importante no es la cantidad, sino la historia que hay detrás. Porque Melina es así, no quiere hacer bolsos sin saber para quién será y un poquito de su historia. De alguna forma, lo que saldrá de su taller acompañará a esa persona en muchos momentos y conocerla es un paso que a ella le encanta dar. Y que a nosotras nos gusta porque al final Melina no tiene clientes, tiene amigos. Un poquito de humanidad en este mundo nunca viene mal.

Si os han gustado los bolsos o pensáis que es el regalo ideal para esa persona (seguro), no seáis tímidos, podéis entrar en su web o Instagram y poneros en contacto con Melina, contar vuestra historia y recibir a cambio a un compañero fiel para toda la vida.

Por cierto, otro día hablaremos de David, ya que él también tiene su proyecto personal: Dale pedales, bonitismos para bicicletas.

¡Qué tengáis un martes lleno de historias!

Publicado en: Diseño
Etiquetas: .

2 Comentarios

  1. olga
    Escrito el 26 octubre, 2015 a las 10:59 | Enlace permanente

    Hola bonitísimas!
    Me gusta mucho el artículo y tenía ganas de ver más cosas de esta artesana y su OFICIO, pero no sé que pasa los enlaces no van o están confundidos. El caso es que me sale una página en un idioma oriental…..snif!!
    Si pudiérais, por favor, comprobar esto y volver a poner a los enlaces, os estría muy agradecida.

    Un saludo,

    Olga

    • Escrito el 26 octubre, 2015 a las 13:57 | Enlace permanente

      Tienes razón, Olga! Parece que han cambiado de web y por eso pasaba. Acabamos de actualizar los nuevos enlaces, así que esperamos que ya no te den problemas 😉

Deja un comentario