Escapada prenavideña a Liverpool

¿Qué tal la vuelta del puente? ¿O del día festivo? En este miércoles con regusto a lunes, parece que cuesta arrancar… pero se hace algo más llevadero aún con los recuerdos de los planes de estos días en la retina. El viernes pasado, aprovechando los días festivos, esta bonitista se fue de escapada prenavideña a Liverpool, una ciudad inglesa conocida en todo el mundo gracias a sus hijos ilustres: The Beatles. Igual pensáis que no tiene mucho que ver o que no es especialmente turística… pero todo lo contrario. Puede que sea una de las ciudades más divertidas y con más marcha del Reino Unido y además es bonitista a rabiar.

¿Os venís con nosotras a Liverpool?

liverpool 1

Para no aburrir mucho, vamos a ir al grano y os vamos a contar los sitios que hemos visitado y que según nosotras no os debéis perder si vais a Liverpool (luego hablaremos de comida, que nos hemos puesto finos 😉 ).

liverpool 2

1. Como os podréis imaginar, nada más llegar a Liverpool el aeropuerto te recuerda que estás en la ciudad de los Beatles. Una caricatura de John Lenon te dará la bienvenida, por cierto, justo ayer se cumplían 35 años del asesinato del cantante. El aeropuerto está muy cerca de la ciudad, hay transporte público y taxis que te llevarán al centro por unos 15-20 libras (dependiendo de la empresa).

2. Imprescindible un paseo por el Albert Dock y la zona del puerto, edificios históricos y estatuas (entre ellas, de los Beatles) te estarán esperando.

3. Subiendo un poco desde el centro, os encontraréis con el Grand Central Hall, una antigua iglesia metodista reconvertida en centro comercial de ropa, música, cómics y complementos vintage. Merece la pena colarse en su interior.

4. Los museos de cualquier ciudad siempre son una buena opción. Si vais por Liverpool, no os perdáis su Tate  ni la exposición de Matisse que se puede ver en ella en los próximos meses. Su entrada es gratuita.

5. Si vais en una época especial, como la Navidad, disfrutar de las calles del centro y su decoración es un imprescindible.

6. Las célebres maletas de ‘Hope Street’, obviamente, uno de los monumentos más fotografiados y, obviamente, dedicado también a Paul.

7. La Central Library, con entrada gratuita, os hará que os coléis en una peli de Harry Potter. Una biblioteca moderna que conserva una sala antigua de forma redonda. Simplemente, preciosa.

8, 9, 10 y 11. La Catedral Metropolitana (8) es el templo católico de la ciudad. Es relativamente moderno, construido con una planta redonda y realmente impresionante. Diferente a cualquier concepto de catedral que se os pueda ocurrir. La Catedral anglicana sí que tiene un aspecto más tradicional, pero no por ello menos impactante. Además, justo al lado puedes visitar un antiguo cementerio reconvertido en parque.

12. No podríamos decir que se trate de una barrio chino, más bien es una calle, pero siempre es divertido encontrarse con un arco así en una ciudad europea.

13, 15 y 16. Si vais a Liverpool, dejaos una mañana libre para ir a visitar Crosby. Un pequeño pueblito al norte de la ciudad al que puedes llegar en 15 minutos en tren (algo menos de 4 libras, ida y vuelta). Merece la pena, no solo por sus calles, su paisaje y sus lagos, sino porque en su playa podrás visitar ‘Another place’. Una instalación que ha dado la vuelta al mundo: cien esculturas de bronce exactamente iguales dispuestas en esta kilométrica playa. ¡Un espectáculo!

14. Pero para espectáculo… lo que esperábamos ver desde el principio. Los Beatles en la Cavern. No, obviamente no son los auténticos, pero sí los oficiales. Por unas 20 libras, podrás disfrutar de un concierto en la mítica sala donde el grupo comenzó… lo hacen tan bien que después de un par de pintas de cerveza, firmarías que tienes delante a Ringo Starr.

Pero ya sí, ¿no? vamos a comer que es otro de los placeres cuando uno viaja. Nuestro viaje exprés nos ha dado para más calorías de las que nos hubiese gustado, pero…¡pelillos a la mar! (holi gimnasio!).

liverpool 3

1. The Smugglers Cove, un pub en el Albert Dock con música en directo y ambiente ‘afterwork’. Allí tomamos hamburguesas (cómo no!) y estos huevos escoceses que estaban de muerte mortal.

2. Un buen desayuno inglés siempre es bien recibido. Éste lo tomamos el primer día muy cerquita de la Tate en The Gallery Café, una coqueta cafetería que a la vez es galería de arte. Y por eso de ser el primer día, me lo pedí vegetariano (duró poco el remordimiento).

3. ¡Exitazo! Elegimos este restaurante para comer y no nos defraudó. Hamburguesas ricas a buen precio con todo lo que se os pueda imaginar. No me la pude acabar entera, pero aún la recuerdo y me cae un lagrimón. El sitio se llama Delkery. 

4. No todo va a ser comer, que en Inglaterra hay que beber cerveza y si es en tamaño pinta mucho mejor. Encontramos este sitio por casualidad y repetimos dos veces, cervezas ricas, billar, suelo hidráulico y buen ambiente. Muy recomendable The Hope & Anchor.

5. Volvemos al desayuno. Huevos benedictinos deliciosos en una cadena de restaurantes bastante bien de precio y con horarios aptos para turistas, The North Western.

6. Un lugar al que hay que ir si vas a Liverpool. El restaurante vegetariano The Egg. En una tercera planta de una antigua casa de madera, se encuentra una cafetería de dos plantas con un encanto muy especial. Ensaldas, kitchs, pasteles… ¡una maravilla!

7. Y terminamos esta ruta gastronómica en Lox & Caper, una cafetería bonitista cien por cien. Aquí ya me atreví con el clásico English Breakfast y no me arrepentí (y sí, me lo comí todo).

Hasta aquí nuestra pequeña guía de esta ciudad en la que será imposible que no tengas a los Beatles como banda sonora en tu cabeza durante todo el viaje. Sin duda, ¡Liverpool es bonitista!

Os vemos mañana por aquí 😉

Publicado en: Viajes
Etiquetas: , , , .

2 Comentarios

  1. Escrito el 9 Diciembre, 2015 a las 9:23 | Enlace permanente

    Me encanta! Lo tengo pendiente por visitar, pero todo llegará 😀

    • Celia
      Escrito el 11 Diciembre, 2015 a las 7:54 | Enlace permanente

      No te lo pierdas Sandra! Si necesitas ayuda para organizar tu viaje, no lo dudes, por aquí estamos

Deja un comentario