Allora! Música italiana para saborear la dolce vita

Si nos diesen a elegir un destino único donde ir de vacaciones durante toda nuestra vida, lo tenemos bien claro. Nuestra respuesta sería Italia. Con todo el respeto a nuestro país y nuestra cultura, Italia tiene todo lo que pedimos en un viaje: grandes paisajes, mucha cultura y una comida riquísima. Lamentablemente no podemos estar de vacaciones todo el año, pero hay otra manera de teletransportarse: la música.

Por eso, siguiendo con nuestras listas de Spotify temáticas, hoy dedicamos nuestra lista a música italiana con canciones que nos hacen vivir la dolce vita. ¿Por qué Italia? La musa de la inspiración se nos apareció viendo Call me by your name. Película requeterecomendadísima, que sucede durante un verano en un pueblo del norte de Italia. Nos hizo soñar con un verano en una casa como esa y enamorándonos como si fuera la primera vez.

Si seguís Master of None, entenderéis mucho mejor el título de la lista. Allora! Esa expresión que cualquier italoparlante o intento de, no para de repetir al inicio de cada frase. Nos hemos contenido muchísimo para no incluir en esta lista las versiones originales de Nek y Laura Pausini, entre otros. En su lugar nos hemos decantado por clásicos un poco menos populares y con un toque vintage y romántico.

Si hablamos de música en italiano, hay un nombre que se repite irremediablemente. Es Franco Battiato, del que somos muy muy fans. Tampoco falta la gran MINA, toda una diva.

Con esta lista de música italiana, queremos que viajes con la mente, que de repente todo se tiña de blanco y negro, te veas sobre una vespa recorriendo las carreteras perdidas de la Toscana o de Sicilia. Para terminar llegando a un pequeño pueblo donde ponerte fina filipina de pasta y de helados. Soñar es gratis, y con la música mucho más fácil.

Estamos abiertas a vuestras propuestas de listas temáticas. Este dj sí acepta sugerencias.

¡Que tengáis un bel giorno!

Cinco tendencias que he fichado en Nueva York

inspiracion mules

Aviso: acabo de llegar de Nueva York y os voy a dar la chapa en los próximos posts.

Eso sí, me voy a contener  y solo voy a dedicar tres posts a la maravilla que es viajar y pasear por las calles de NY. Hoy os hablaré de cinco tendencias que he fichado en Nueva York y próximamente compartiré una pequeña guía bonitista sobre comida, lugares, recomendaciones, descubrimientos y planes. Me voy a portar súper bien, ojo, porque creo que me he traído material (y ganas de volver al mismo nivel) como para estar hablando todo el año.

Es cierto que mis últimos días por esta maravillosa ciudad coincidieron con la Fashion Week y eso, probablemente, hizo que me cruzase por sus calles con chicas vestidas con estilazos y ropa que no ves normalmente en las tiendas normales (ya sabéis, ropa que la mayoría de los mortales podemos pagar y que tienen menos de tres cifras). Lo de la Semana de la Moda también hizo que me cruzase por la calle con bloguers patrias como Sara de Collage Vintage o con divas de la moda internacional como Lauren Santo Domingo, Blair de Atlantic Pacifil o Caroline de Maigret (a-lu-ci-né).

En cualquier caso, Nueva York es una de las capitales de la moda, o al menos del llamado street style, así que me fue fácil creerme “cazadora de tendencias” y fichar 5 que más o menos ya han llegado a España pero que seguro veremos mucho más a patir de ahora. Así que si queréis “estar a la moda”, no os perdáis ninguna.

Uno. Mules planas. 

Las llevaban el 80% de las chicas que me crucé por la calle (y que no eran turistas que, como yo, iban en deportivas). Muchas de ellas llevaban las archiconocidas de Gucci, las de pelito o las que no tienen, pero otras muchas las llevaban de tipo mocasín, bordadas, tipo babucha… En fin, que si no tienes unas mules planas para terminar el verano y comenzar el otoño… amiga, no eres nadie en “niuyork”. Obviamente, me traje un par (de Forever 21).

inspiracion mules

Vía 1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6 

Dos. Vaqueros cortados (o por encima del tobillo) y anchos. 

Vale, no es nada nuevo, pero sin dudarlo… son los vaqueros del momento. También en otro colores, pero preferiblemente los clásicos “blue jeans”. Con camisetas y deportivas para un look más informal o con blazer y unos mules como los de arriba para un look más arregladito. ¡Me enamoré! Obviamente… también me traje unos (de Forever 21, también).

vaqueros inspiracion

Visto en 1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6 

Tres. Gafas redondas. 

Las gafas del momento. Y fijaos que en este punto me siento algo “borrego”, porque en este caso no me compré ningunas, si no que las llevaba ya desde mi Málaga natal. Es cierto que por el momento, por mi ciudad no se ven mucho, pero estoy seguro de que esto cambiará en los próximos meses. En Nueva York se ven muchísimo y son las gafas elegidas tanto por chicos y chicas como por estilos completamente diferentes a la hora de vestir. Si estás pensando en hacerte unas… ¡aprovecha!

gafas inspiracin

Visto en 1 // 2 // 3 

Cuatro. Collar de perlas. 

Sí, sí, como lees. Lo he visto más de una, dos y tres veces en chicas con estilazo. De hecho, me atrevería a decir que un collar de perlas finito es la nueva combinación de cadenitas doradas al cuello. Quizá te lo imaginas demasiado “señorona” o muy “american style” a lo niña buena, pero te prometo que en las calles de Nueva York lo he visto ¿ideal!. Es cierto que quizá es solo para las más atrevidas, pero cuando lo empieces a ver por las calles de tu barrio… ¡no digas que no te lo advertimos! jejejeje (De hecho, me ha costado encontrar fotos de looks como los que vi, ouussh).

perlas inspiracion

Vía 1 // 2 // 3 

Cinco. Deportivas negras, preferiblemente Converse. 

Esa es la clave. Da igual la marca, pero unas deportivas negras no faltan en los pies de las chicas neoyorquinas. Las he visto en todas las formas y combinadas con faldas midi, pantalones de vestir o vaqueros. Pero si tengo que hablar de un marcha que ha sobresalido sobre las demás… sin duda han sido un clásico entre los clásicos: unas converse negras de tipo bota. Y sí, lectores bonitistas, éstas también se vinieron conmigo para Málaga. Ay, ¡no tengo remedio!

converse inspiracion

Vía 1 // 2 // 3// 4 // 5 // 6 

Hasta aquí mi repaso a las tendencia que he cazado. Y vosotros, ¿habéis estado en Nueva York y os habéis enamorado tanto como yo? ¿Tenéis planeado ir?

Volvemos mañana por aquí con más cositas y el viernes… más Nueva York.

Maletas bonitistas para estas vacaciones

A estas alturas de julio no podemos dejar de pensar en las VACACIONES. Agosto está a la vuelta de la esquina y las bonitistas aprovecharemos para escaparnos algunos días y desconectar un poco de la rutina. Por eso ya estamos pensando en nuestras maletas. Hemos empezado a hacer la lista de viaje para que no se nos olvide nada. También hemos repasado los trucos para hacerla sin ningún tipo de agobios ni olvidos. Y lo único que nos queda es la propia maleta en sí, que con tanto traqueteo que le hemos dado la nuestra está para jubilarse ya.

Por eso hoy traemos 5 marcas de maletas bonitistas, para estrenar estas vacaciones y llenarlas de buenos recuerdos:

  1. Bolsa de viaje Mr.Wonderful. Tiene el tamaño perfecto para las escapadas de un fin de semana o un puente.
  2. Maleta con ruedas Cath Kidston. Somos muy fans de esta marca. Y con estos lunares, ¡¡nos ha conquistado por completo!!
  3. Bolsa Mama Birds. Nos encantan sus bolsas de viaje hechas a mano. Y este modelo con estampado tropical, nos vuelve locas.
  4. Maleta de flores Pepe Jeans. Otro tipo equipaje muy práctico y bonitista.
  5. Macuto kilim. Se nos va un poco de precio, pero está hecha a mano y es taan bonita que no podíamos dejarla fuera.

Y hasta aquí nuestra selección de maletas bonitas. Y vosotros, ¿conocéis alguna marca más?

¡Qué empecéis bien la semana!

Bonitistas viajeras: la Costa Brava (pero con un bebé)

Está claro que una de las mejores cosas de la vida es viajar (al menos para las bonitistas). Pero cuando eres mami sabes que lo de viajar (y alguna que otra cosilla más) va a cambiar un poco, al menos al principio. Pero lo que yo sí que sabía seguro, es que no iba a desaparecer.

Por eso, para nuestra primera escapada familiar buscamos un destino atractivo, que aún no conociéramos y que fuera “fácil” para llevar a un bebé. Elegimos la Costa Brava y yo creo que no nos equivocamos. Porque tiene un poco de todo: pueblos con mucho encanto, playas maravillosas, Dalí, se come muy bien… En definitiva, todo lo que necesitas para desconectar durante una semana y recargar las pilas a tope, con niños o sin ellos.

Os dejamos nuestra ruta por si os animáis a hacerla:

  • Día 1: Gerona y Rosas. Nada como pasar el día callejeando por Gerona. Ver las casas de colores del río Onyar, su catedral, su judería…

Y terminarlo en Rosas, caminando por su paseo marítimo al atardecer.

  • Día 2: Ruinas de Ampurias. Una visita bonita y que se puede hacer en un par de horas, para ver restos griegos y romanos de lo que en otros tiempos fue una gran ciudad. Además, luego se puede llegar andando (incluso con carro) hasta la playa.

Ruinas de Ampurias, Costa Brava

  • Día 3: Figueras y Cadaqués. Si os interesa el arte, la visita al Teatro-Museo Dalí en Figueras, es más que recomendada. Eso sí, el museo tiene varias plantas y no se puede ir con carro, así que si el niño aún no anda, toca llevarlo en brazos. Aún así, nosotros salimos encantados de allí.

No muy lejos está Cadaqués, un pueblecito pesquero con muchísimo encanto y que merece la pena ver. Nos quedamos con ganas de llegar hasta el Cap de Creus, pero no nos dio tiempo. Nos queda pendiente para la próxima.

Día 4: Monells, Pals y Peratallada. Tres pueblos medievales que no os podéis perder. Parecen sacados de un cuento y como son muy pequeños, se visitan en un rato.

Monells

Monells

Pals

Peratallada

Peratallada, Costa Brava

  • Día 4: Begur y cala Sa Tuna. Otro sitio que nos habían recomendado y que nos gustó mucho era Begur. Lo mejor de allí, pasear por sus calles, subir hasta su castillo y disfrutar de sus vistazas.

Begur, Costa Brava

Y por supuesto, terminar de pasar el día en alguna de sus maravillosas calas, por ejemplo, cala Sa Tuna (y si no os diluvia como a nosotros, muchísimo mejor, jeje).

  • Día 5: Aiguablava. Otra preciosa playa de Begur que merece mucho la pena conocer.

  • Día 6: Tamariu y Calella de Palafrugell. Dos pueblecitos pesqueros con unas playazas, perfectas para pasar el día en ellas.

Tamariu

Calella de Palafrugell

  • Día 7: Playa de Castell, Palamós. Está considerada la última playa virgen de toda la Costa Brava y, aunque virgen virgen no es, que ya tiene un par de chiringuitos, la verdad que es una pasada.

Y hasta aquí nuestra ruta por la Costa Brava. Esperamos que os guste tanto como nos ha encantado a nosotros. Es un lugar más que recomendable para ir con niños (o sin ellos) y al que nosotros, probablemente, volveremos.

¡Feliz lunes!

Ilustraciones y música para viajar a París

París es siempre una buena idea. Si a eso le sumas que Patri, nuestra amiga parisina también es siempre una buena idea, el éxito está asegurado. Es un plan sin fisuras, que diría Torrente. Esta tarde un tercio bonitista vuela hacia París con muchas ganas de risas, vino y en vez de rosas, crepes de Nutella.

Y no para daros envidia, sino para contagiaros nuestras ganas de París, hemos elegido unas ilustraciones muy bonitistas para hablar de algunas de las cosas que más nos gustan de la ciudad.

La vida y las micro-historias que hay en sus calles. En cualquier esquina, hay algo a punto de suceder. Serán demasiados visionados de Amelie, pero París tiene ese “je ne sais quoi” del que no puedes huir y sólo quieres formar parte de sea lo que sea que esté sucediendo. (Ilustración de Lissy Marlin).

Sus edificios son únicos y provocadores de torticulis. Son un escenario pensado para mirar una y otra vez y no cansarte jamás. Observarlos y pensar que quizá, por qué no, tú eres una vecina más. (Ilustración de Alicia Varela)

Calles y edificios dan paso a encantadores cafés, donde los protagonistas de esta película parisina que nos estamos montando, reflexionan, se enamoran, se separan y leen a Jean Paul Sartre. Quizá no es así y simplemente como unos mortales más hablan del Gran Hermano francés, de cómo quedó el día anterior el Paris Saint Germain o de cómo se dispara el precio de la luz. Oh, la la. Pero como es nuestra película y nos gusta más la primera opción. (Ilustración de Ana Varela)

¿Y qué es una película sin banda sonora? Como estamos enganchadísimas a nuestra faceta de djs, le hemos puesto música con acento francés y la hemos convertido en una lista de Spotify, que suena así de bien.

Puedes seguir la lista haciendo click aquí.

¡À bientôt, bonitistas!