Lo que no veré de San Francisco (o sí)

Mientras tú estás ahí sentado en tu ordenador, postergando esa tarea tediosa para más tarde; o intentando no dormirte en el metro, yo (y ahora te voy a dar envidia), estoy en San Francisco, Sanfran para los más cools del barrio. Aún no tengo tanta confianza, así que le seguiré llamando San Francisco. Pero, no te puedo dar toda la envidia que me gustaría, malvada que es una, porque tengo muy pocas horas para disfrutar de la ciudad. Vale, sé que os puede el cotilleo. Diréis, si estás en San Francisco, que eso son como 10.000 kilómetros lejos de tu casa, ¿por qué no vas a disfrutar de la ciudad? Estoy en San Francisco como una parada casi técnica más de la madre de todos los teambuildings. De hecho, cuando leas este post, llevaré casi 10 días en los “estates”, habré sobrevivido a una semana en el desierto y varias tormentas de arena y tendré el pelo hecho un asquete.

BurningMan

El regalo de la cena de navidad ha llegado en agosto y hemos viajado toda mi empresa al Burning Man. Y dirás tú, Burning what?. Burning Man, una celebración que desde hace más de 30 años se celebra en el desierto de Nevada, creando una ciudad temporal basada en la economía de la generosidad. El dinero ya no vale y lo que cuentan son las relaciones humanas, la autoexpresión, el arte, la creatividad y el ser lo que quieras ser. Sí, y también un poquito de fiesta. Es una historia larga que daría para un blog entero, así que si quieres saber más, puedes ver la web del viaje y quedarte un poquito locuelo.

Al grano, que estoy en San Francisco y en un ataque de masoquismo, os voy a enseñar 5 cosas que probablemente no veré en San Francisco (aunque lo intentaré) y por las que merecerá la pena volver a cruzar el charco.

Imaginarme que vivo en una de las Painted ladies.

painted-ladies

Claro, que por lo de Painted Ladies no la habéis reconocido. Pero si os hablo de la casa donde vivía la familia de Padres Forzosos, ya sabéis de lo que hablamos. Alamo Square es el barrio, donde estas bonitas casas victorianas colorean la ciudad de tonos pasteles (fan), con un estupendo parque delante donde hacer un picnic y comer maravillas americanas.

Perderme en Chinatown

chinatown

Hacerme muchas fotos con el Golden Gate

golden

Bajar corriendo Lombord Street

lombord

A la vuelta os contaré si el tiempo me permitió disfrutar de San Francisco y rescatar algún bonitismo para otro post. Es genial volver a estar con vosotros.

Publicado en: Planes bonitistas
Etiquetas: .

Deja un comentario