Hay una palmera en mi salón

Sí, señoras y señores, como han leído. Hay una palmera en mi salón. Lo peor de todo es que no es una novedad, Plantatonta (sí, soy de esas que le pone nombre a las plantas) lleva conmigo desde julio y para mí era algo totalmente normal. Parecía que habíamos germinado juntas. Pero este fin de semana, mi casa se ha llenado de risas, cariño y cualquier excusa para meterse conmigo (no es nada personal). Mis amigas de la facultad (un hurra por esas amistades que sobreviven a años y kilómetros) me han visitado en nuestra ya tradicional escapada anual y sin duda Plantatonta ha sido el centro de atención y de las risas. “El pulmón de La Latina” ha sido uno de los chascarrillos más celebrados. Así que escribo este post para que mis amigas vean que no soy la loca de las palmeras, sino que soy una chica trendy (y además práctica)Platatonta es una kentia, o en nombre científico Howea forsteriana, viene de una isla de Oceanía y es una de las plantas de interior más resistentes y vistosas.

kentia-inspiracion-02

Basta mirar estas fotos para ver el toque tan especial y tan vital que dan las kentias a cualquier rincón de la casa. Aunque puedes criarla desde pequeña, su crecimiento es muy lento, por lo que lo más común es encontrarla ya crecidita, que es cuando se despliega y consigue crear ese ambiente y ese toque tan especial. En mi caso, Plantatonta es más alta que yo (tampoco es muy difícil) y la tengo ubicada en medio del salón como separación entre la sala de estar y el comedor.

kentia-inspiracion

Si sois seguidores de este blog, recordaréis o sabréis que no tengo un buen curriculum con las plantas. Soy de las que mata a cactus. Pero será la madurez o el síndrome del nido, pero últimamente estoy cambiando. Viven (mi naranjo enano) sigue vivo y el resto de sus amigos también. Así que aunque todavía no pueda ganarme la credibilidad de jardinera, aquí van unos consejos básicos por si os decidís a sumar una kentia a vuestro hogar.

kentia-instrucciones

Espero que después de este post, mis queridas amigas dejen de reírse de mi palmera y sólo piensen en ella como un recuerdo del paraíso. Y vosotros, ¿os apuntáis al fenómeno Kentias?

¡Feliz martes!

P.D. Sí, lo ideal hubiese sido incluir una foto de Platatonta, pero la luz no acompañaba. ¡Os la debo!

Publicado en: Decoración
Etiquetas: .

Deja un comentario