Conociendo a Marloes De Vries, una ilustradora con alma y sonrisas

Esta ventana al mundo, que es este blog, nos ha permitido cruzarnos con gente maravillosa. Gente a la que admiramos por su actitud ante la vida (tenemos el corazón teñidos de amarillo), por sus ideas, valentía y personas que nos inspiran por su talento. Y ese es el caso de Marloes De Vries. Si no fuese por Bonitismos, de qué si no… yo desde Málaga iba a cruzarme mails (en un inglés mortalífico por mi parte) con una ilustradora holandesa cuyo trabajo es bonitismo puro.

Nos cruzamos con las ilustraciones de Marloes por instagram y nos decidimos a escribirle diciéndole lo bonito que nos parecía su trabajo. Estamos muy acostumbrados a reseñar errores, decir lo que no nos gusta, lo que nos molesta… y está muy bien, pero en este 2018 también queremos hacer el ejercicio contrario. Digamos a los demás lo que nos gusta de ellos, admiremos sus proyectos y compartamos sus iniciativas. La cosa es que recibimos respuesta de su mail… y al otro lado, había una encantadora Marloes dispuesta a contestar nuestras preguntas.

 – ¿Cuál es tu primer recuerdo dibujando? ¿Y qué dibujaste?

¡Qué gran pregunta! Recuerdo que recibí un pequeño cuaderno como regalo, con una cubierta verde. Recuerdo dibujar a una mujer con el pelo amarillo, un bolso de mano y todo tipo de detalles, como un anillo, pendientes y barra de labios. Incluso le dibujé pestañas y dedos. Mi madre me recuerda esto también ya que tenía 4 años y era bastante raro que un niño dibujara tantos detalles.

– ¿Cómo te diste cuenta de que éste sería tu trabajo?

Siempre he querido ser artista. Tendría aproximadamente la misma edad que cuando hice ese dibujo, cuando le dije a mi madre que quería ser pintora. Mi madre pensó que lo que quería decir era que quería ser “pintora de casas”, porque nuestro vecino se dedicaba a eso. Pero le dije que quería hacer cuadros para colgar en las paredes. Realmente nunca quise hacer otra cosa. Cambió un poco de querer ser dibujante de cómics con 9 años, a querer ser diseñadora web con 15, pero siempre tuve claro que quería crear “cosas visuales”.

¿Qué te inspira?

Muchas cosas. Es extraño de dónde puede venir la inspiración. Puedo inspirarme en un libro, pero también en películas o música. O teatro, o simplemente una conversación cualquiera que escucho en la calle. También me pueden inspirar obras de otros artistas que desencadenan sensaciones en mí.

– Ilustración y mujeres en el siglo XXI, ¿cómo lo ves tú?

Esa es una pregunta bastante amplia, así que espero haber entendido a lo que te refieres 🙂

Tengo la suerte de vivir en un país donde puedo trabajar como mujer. Sé que hay países donde las mujeres no pueden. La ilustración es una profesión que en mi país tiene una larga historia. Cuando era joven, me inspiré en Fiep Westendorp: una mujer holandesa muy conocida y que tuvo mucho éxito desde principios de los 50 hasta su muerte en 2004. Cada vez que hago algo, pienso en ella. “¿Qué haría Fiep?”. Ella fue una adelantada a su tiempo, siendo una de las pocas ilustradoras en ese momento. También rechazó una propuesta de matrimonio porque si la aceptaba y se casaba, significaba que ya no podía seguir trabajando. Entonces, en muchos sentidos, siento que lo tiempos han cambiado. Aquí, ya no es un problema que las mujeres trabajen, puedes casarte y seguir trabajando. Pero en general, las mujeres todavía tenemos que luchar para recibir el mismo trato y, como ilustradora, creo que puedo hacer que la gente tome conciencia de los problemas con dibujos e ilustraciones. El arte visual puede explicar las cosas mucho mejor que solo las palabras. Me gusta tener en cuenta esto en mi trabajo para transmitir un mensaje. No todos las ilustradoras hacen esto y no tienen por qué hacerlo, pero mi propósito es contar historias a través de la ilustración.

– ¿Qué quieres transmitir a la gente con tus ilustraciones?

Espero hacer feliz a la gente. Hacerles sonreír pero también quiero que piensen. Hay tantos matices en la vida, hay mucho que aprender y espero transmitir mensajes con mi trabajo.

Hasta aquí la charla con Marloes, al final, con el trabajo que me costó formular las preguntas en inglés, se me quedaron en el tintero más cuestiones… pero bueno, esto solo ha sido una aproximación.

¿Qué os parecen las ilustraciones? ¿No son una maravilla? Por cierto, Marloes De Vries también tiene una tienda donde vende sus productos. ¡No os la perdáis!

Os dejo debajo la entrevista original en inglés, por si os apetece leer sus respuesta sin traducir por mí. No seáis muy malos conmigo, ¡please!

¡Hasta mañana familia!

******************************

– When do you remember drawing for the first time? And what was that drawing? 
What a great question! I remember I got a little notebook as a gift, with a green cover. I remember drawing a lady in it with yellow hair, a hand bag, and all kinds of details, like a ring, earrings, lipstick. I even drew eye lashes and fingers. My mum remembers this too as I was 4 years old and it was quite strange for a little kid to draw so much detail.

– How did you realize that this would be your job? 
I’ve always wanted to be an artist. I was around the same age when I drew that drawing when I said to my mother that I wanted to be a painter. My mum thought I meant I wanted to be a house painter, because our neighbor was a house painter. But I told her I wanted to make paintings to hang on walls.
I never really wanted to do anything else. It shifted a bit from wanting to be a comics artist when I was 9 years old, to wanting to be a web designer when I was 15, but I always knew I wanted to create visual things.

– What inspires you? 
So many things. It’s weird where inspiration can come from. I can get inspired by a book, but also by films or music. Or theatre, or just a random conversation I overhear on the street. It can also be art by others that triggers something in me. 

– Ilustration and women in 21´st Century, what do you think about? 
That’s quite a broad question, so I hope I understand what you mean with this 🙂 
I’m lucky enough to live in a country where I can work as a woman. I know there are countries where women can’t. Illustration is a profession in my country that has a long history. When I was young I was inspired by Fiep Westendorp: a Dutch woman that was immensely successful and famous in the Netherlands from the early 50’s up until her death in 2004. Whenever I do something, I think of her. “What would Fiep do?”. She was years ahead of her time, being one of the few female illustrators in that time. She also turned down a marriage proposal because if she would get married, that meant she wasn’t allowed to work anymore.

So, in many ways I feel very blessed times have changed. Here, it’s not a problem anymore that women work. You can get married and still work. 
In general, women still have to fight to be equally treated and as an illustrator I feel I can make people aware of issues with subtle drawings and illustrations. Visual art can explain things so much better than only words.
I like incorporating that in my work, to get a message across. Not all illustrators do that and they don’t have to do it, but my purpose is telling stories through illustration.

– What do you want to convey to people with your ilustrartions? 
I hope to make people happy. To make them smile but also I want to make them think. There are so many nuances in life, there is so much to learn and I hope to bring messages across with my work.