En esta boda hay mucha pluma

Todos hemos soñado alguna vez con volar. Con sacar nuestro lado más pájaro y venirnos arriba, literalmente. Poder escapar, poder saltar. Sentirnos como Dumbo y sólo con una pluma ser capaces. Valientes. Ay, las plumas. Algo tan simple que es capaz de llevarte tan lejos. De recordarte momentos y otros vuelos.

Hace más de dos años, mis plumas y yo acabamos en el Burning Man. Ese lugar mágico del que nunca terminas de volver. En septiembre haciendo un homenaje a Mecano, una de esas personas que siempre seguirá girando hacia el centro del corazón, dirá “sí quiero”. Su boda se va a convertir en nuestro particular Burning Man y quizá alguna de esas plumas que tanto nos hicieron volar se cuelen en una boda muy mona.

Leer más