Los llaveros nihilistas para gente perdida

Esta historia que os voy a contar refleja a la perfección el pequeño desastre que soy. Recibes un e-mail en el que te dicen que te van a mandar un detallito de parte de un viejo amigo que tiene una tienda de cosas monísimas. Y pasa el tiempo y tú te olvidas de ese e-mail y de ese paquete que iba a llegar. Un día de repente te das cuenta de que tienes un par de correos preguntándote si recibiste el paquete y entonces, debajo de un montón de papeles que habías ido acumulando en la mesa del trabajo, ahí, estaba el paquete desde vete a saber cuándo.

Esa soy yo y ese es mi desastre. Soy una de esas personas perdidas que se caracterizan por llegar tarde, generar caos en tiempo récord y olvidar donde han puesto las llaves. Por eso ese detallito no puede venir más a cuento. El viejo amigo en cuestión es Curro Rubira, la mente maravillosa que está detrás de Diminuto Cielo. Ya os hablamos hace un tiempo de sus gatetes y sus dibujos. Afortunadamente a Curro le ha ido fenomenal (y nosotras que nos alegramos) y ha ido creando más productos maravillosos como…¡sus llaveros nihilistas!

El efecto mágico de estos llaveros nihilistas y de amor es que al leer sus frases te pasan dos cosas. La primera, sueltas una risilla tímida y tonta; y la segunda, que en la gran mayoría de los casos, una persona te viene a la cabeza automáticamente.

Ahora que se acercan las navidades y los amigos invisibles, estos llaveros tienen pinta de triunfar como Los Chichos.

Y como Bonus Track, en Diminuto Cielo (os recomendamos que le echéis un ojo a la web completa), también han creado los idolarios.

Los idolarios están basados en los escapularios, pero en lugar de santos tienen ídolos como David Bowie, Chuck Norris ó Bill Murray.

Venga, confesad, ¿qué llavero os define? ¿O a quién os recuerda?

¡Feliz jueves!

Deja un comentario