Hacer mantecados no es tan complicado

Y ha salido un pareado y todo. ¡Anímense con los dulces navideños caseros par-fa-var! Desde hace algunos años, he instaurado como tradición hacer el Roscón de Reyes (es un post antiquísimo, perdonad la fotos, éramos muy “jóvenas”) y siempre es un éxito. Es verdad que es bastante laborioso, que no complicado, pero merece la pena. Este año he añadido una nueva tradición: hacer mantecados caseros de canela. Palabrita, es más fácil de que lo que os pensáis.

¿El motivo? Siempre me gusta buscar una excusa para meterme en la cocina, poner villancicos de fondo, encender el árbol y hacer cualquier cosa que pueda luego compartir con amigos y familia. Es verdad que en estas fechas estamos saturados de tanta comida y dulces navideños, pero el mantecado de canela (típico de Antequera o Estepa) siempre ha sido una de mis debilidades. Así que me puse manos a la obra… lo primero, buscar una receta auténtica y con sabor a tradición. Se pueden encontrar bastantes, yo al final me he quedado con esta de El invitado de invierno, cuyas fotos, por cierto, son ideales y ni punto de comparación con las mías hechas de rapidez…(muy mal).

Eso sí, como quería probar, he reducido todos los ingredientes a la mitad (por si acaso me salía algo incomestible). La harina se me ha tostado algo más que en la receta original, lo cual no me disgusta, y le he añadido algo más de canela… nos gusta en casa muchísimo. Las almendras no las he molido nivel harina por eso se ven esos pequeños puntitos más claros. En la receta original, como veis, pone polvorón pero no he acabado de encontrar muy bien la diferencia y en otras recetas que he visto eran los mismos ingredientes.

recetas mantecados
Mantecados justo después de hornear

Les he dado forma cuadrada y pequeñita, casi para tomarlos de un bocado… me gusta más así. Después de probarlos, creo que quizá para la próxima vez rebaje algo la cantidad de azúcar… me gusta el dulce pero tampoco nos pasemos. Y lo más importante: los papelitos… no nos digáis que así envueltos no son el regalo perfecto (los papeles los he encontrado en una tienda de Torremolinos,en Málaga, pero en Internet podéis encontrar un montón de tiendas online que los venden). Unos mantecados caseros metidos en un bote mono de Zara Home, por ejemplo, y quedas fetén.

Mantecados envueltos y listos para comer

Animaos, celebrad, inventad tradiciones y meteos en la cocina sin miedo. Ahh, y que vivan los viernes.

Nos vemos por aquí el lunes, familia. ¡A disfrutar del finde!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.