Bonitistas viajeras: Cantabria (pero con un bebé)

Hace un par de años dos de las bonitistas hicieron su escapada por el norte. Y vinieron tan encantadas, que una servidora se quedó con muchas ganas de ir, especialmente a Cantabria. Así que, aprovechando el puente de san Isidro, buscamos una ruta fácil para huir de Madrid 4 días, con la compañía de un “bebé” de 2 años.

Os dejamos nuestro itinerario por si os animáis a hacerlo:

  • Día 1: Visita al Parque de Cabárceno.

¡Una maravilla! Y es que no tiene nada que ver con un zoológico convencional. Cabárceno es un parque natural, situado sobre una antigua explotación minera y con montones de animales de todo tipo. Y es tan grande que podéis pasar allí todo el día tranquilamente. Además, está al lado de Santander y es una visita muy recomendable, sobre todo si vais con niños.

Cabárceno, Cantabria

  • Día 2: Comillas, San Vicente de la Barquera y Santillana de Mar.

Son 3 pueblos que están muy cerquita entre sí y con muchísimo encanto.

En primer lugar, fuimos a Comillas que fue, para nosotros, el más bonito y el que tenía más cosas para ver. Paseamos por sus calles empedradas, nos asomamos a la playa (aunque no hacía un gran día), después visitamos el Capricho Gaudí y, por último, nos acercamos en coche hasta la Universidad, que además tenía unas vistas preciosas de todo el pueblo.

Después nos fuimos a comer pescado (riquísimo) a San Vicente de la Barquera. Otro pueblo chiquito, pero precioso.

Y por la tarde nos acercamos a Santillana de Mar, otra maravilla de pueblo empedrado. La única pega fue que nos diluvió en nuestro paseo, pero bueno, no nos impidió tomarnos unos ricos sobaos en el famoso Obrador Casa Quevedo. ¡Muy recomendables!

Satillana de MarSantillana de Mar, Cantabria

  • Día 3: Santander.

El tercer día visitamos Santander. Aprovechando que hacía sol nos dedicamos todo el día a pasear. Andamos por todo el paseo marítimo hasta llegar al Palacio de la Magdalena. Después continuamos hasta la playa de El Sardinero, donde comimos, y volvimos callejeando hasta el centro. Terminamos agotados pero habiendo disfrutado muchísimo de la visita.

Palacio de la Magdalena, Santander

Cantabria

  • Día 4: Santander y vuelta a Madrid con mini parada en Burgos.

El último día antes de irnos dimos una vuelta por el centro de Santander. Nos acercamos a la catedral, pasamos por la plaza del Ayuntamiento y después nos llegamos en el coche hasta la playa de Mataleñas, un sitio precioso y con unas vistas increíbles de todo Santander. ¡Una pena que no hiciera bueno!

mataleñas

Luego, de regreso a Madrid, paramos en Burgos a comer y aprovechamos para dar un mini paseo por el centro.

Catedral de Burgos

Y hasta aquí nuestra mini escapada por Cantabria. Un sitio muy verde, con pueblos con mucho encanto y que se come de maravilla. Lo tiene todo para tener que volver próximamente, ¿no os parece?

¡Hasta mañana bonitistas!

Paredes de lunares, más allá de la habitación infantil

Esta semana tengo el modo deco activado. Será que estoy dándole vueltas al cambio en la decoración de mi (mini) salón y (mini) habitación y estoy en continúa búsqueda, cosa que espero compartir por aquí en breve. Dicho lo cual, hace tiempo que estamos muy encantadas con las paredes de lunares. Sí, así tal cual. Es tan sencillo como buscar pegatinas del color y tamaño que más os guste o si ya nos venimos arriba, pintarlos por toda la pared. Una propuesta barata y apta para casas de alquiler (la de las pegatinas) que puede solucionar el rincón más soso.

Es cierto que estamos muy acostumbrados a verlo, más que nada, en habitaciones infantiles como en estas imágenes…

paredes lunares bonitistas 1

Imágenes fichadas en 1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6 

Nos enamoran los lunares irregulares, vale que complica un poco el tema, pero quedan taaaan bien. Quizá el mejor ejemplo sea en la versión “paredes de lunares para adultos”, es decir, en cualquier rincón de casa y para todos los públicos. Incluso si se nos va la mano pegando pegatinas de lunares… podemos hasta invadir una puerta.

Vía 1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6 

Nosotras hemos localizado éstas pegatinas con un diámetro simpático y de il colores que están muy graciosas para transformar cualquier espacio. Pero en podéis encontrar miles por Internet o en la papelería de vuestro barrio. Y es que después de ver esto… quién es el guapo que no quiere llenar una pared de lunares <3

Ánimo que ya vamos por el jueves (yuhuuuu). ¿Alguien con vacaciones cercanas ya? Venga, dadnos envidia al resto… guiño guiño.

¡Hasta mañana!