Diario de un fin de semana en París

Querido diario:

Este pasado fin de semana he estado en París y, como me suele pasar, he vuelto a venir enamorada de la ciudad. No sé describir lo que tiene. Me gusta muchísimo Londres y Nueva York me provocó un estado de emoción máxima perenne, pero lo de París es otra cosa. Y ahora que lo pienso, puede que tenga algo (o mucho) que ver que siempre que voy a París voy con mis amigas… y en ese sentido, este fin de semana ha sido muy, pero que muy, especial.

Y es que, amigo diario, para empezar hemos hecho viaje las tres bonitistas juntas, y eso debería marcarse en el calendario como un hecho histórico. No se suelen alinear los astros tan bien pero es que había un motivo de peso: se “pacsaba” nuestra amiga Patri, y eso había que celebrarlo juntas. ¿No sabes que es eso de “pacsarse”, verdad? Nosotras tampoco lo sabíamos, pero es algo así como hacerse pareja de hecho en España. Lo más parecido a casarse en estos tiempos, ¿no crees?

La aventura empezó el jueves por la noche. Rocío se quedó a dormir en mi casa porque teníamos que levantarnos a las 3 de la mañana, sí, sí… como lo estoy escribiendo. El coche que nos llevaba al aeropuerto nos recogía a las 4 am. del viernes así que imagínate nuestras carusas en el trayecto de ida. Cuando llegamos, Patri nos estaba esperando en la parada de metro más cerca a nuestro hotel y París nos recibía con un día tan frío y lluvioso que parecía sacado de una escena de película.

Fuimos al hotel a recomponernos las caras y a comer algo y a hacer algo de tiempo para que llegase el resto desde Madrid: Rocío y Auxi, las bonitistas, junto a Paola y Carmen.

¡Por fin las siete juntas! Y como somos de buen comer, ¡qué mejor que celebrarlo con una fondue y bien de vino! Consejo bonitista: bebed vino y comed moderadamente queso fundido… la mezcla en las paredes de vuestro estómago no siempre es apuesta segura. Patri nos llevó a Heureux Comme Alexandre, un sitio con un encanto especial y lámparas de ensueño.

Y después de comer… a pasear. Hacía más frío en París que en la comunión de Pingu, ¡hasta nos nevó! Pero nosotras hicimos un poco de turismo mientras intentábamos bajar las decenas de miles de calorías que llevábamos en el cuerpo gracias al queso (más el pan, patatas y carne… porque ya que nos ponemos…nos ponemos). Después un rato al hotel a descansar y a cambiarnos porque por la noche nos esperaba una reserva en uno de los restaurantes de moda en París: Pink Mamma. Un restaurante italiano de varias plantas y decoración es-pec-ta-cu-lar y un musicote que bien podría parecer una discoteca de Ibiza en verano.

Igual piensas, querido diario, que después de la fondue no pudimos cenar. Puees… estás equivocado, porque nos zampamos unas cuantas pizzas entre todas, alguna ensalada y un par de tiramisús. Ah, y chupitos de limoncello. Otro consejo bonitista: no coreéis ¡chupito, chupito! en un restaurante en París. El chupito al final de la cena no es invitación de la casa… y además vale 4 euros. Y de ahí… paseo de vuelta al hotel y a dormir que ya llevábamos casi 24 horas despiertas. ¡Yeahhh!

A la mañana siguiente, sábado, nos esperaba también un día entretenido. Cualquier boda (o similar) que se precie, tiene que tener su despedida de soltera. Así que a quién a se le ocurre traer en una maleta de mano en un vuelo de bajo coste un disfraz de unicornio hinchable…¡a nosotrassss! Un grado de temperatura, París colapsado por el funeral de Johnny Hallyday (que en paz descanse el señor), una española vestida de unicornio y otras seis con diademas a conjunto. ¿Alguien da más?

Querido diario, obvia nuestras caras. Pero esta es la mejor foto que tenemos…es para hacérselo mirar.

Después de ver la Torre Eiffel… y hacernos una sesión de fotos allí que es mejor olvidar…

Nos fuimos a comer a un sitio por Bastille muy recomendable también. Se llama Le Gran Breguet y sirven comida bio en bol, hay para elegir vegetariano o con proteínas animales. Una nave enorme que además sirve de galería de arte. ¡Cómo son estos parísinos!

Y de aquí, de nuevo al hotel. Descansito y a sacar nuestras mejores galas para la gran noche: ¡la celebración del pacs! (o del “pacsamiento” como lo acabamos castellanizando). Estas fotos la dejo para intimidad de la pareja, pero os aseguro que fue una auténtica fiesta. De esas que te dejan ganas de repetir y en las que te sientes como en casa aunque estés a miles de kilómetros de tu casa.

Juntarnos todas en la ciudad que sea siempre es una buena noticia. Hijos, obligaciones, trabajos, familia, distancia… pero hay momentos en los que el orden de prioridades cambian, aunque sea solo durante 48 horas, y los madrugones, billetes de avión a precio abultado, mamis separadas de sus hijos, mails por responder y kilómetros recorridos importan un poco menos. Y eso, querido diario, mola mucho.

10 tablas de quesos para quedar de 10

tabla-queso

Este pasado fin de semana hemos tenido reunión bonitista en la cumbre. Eso quiere decir que las “madrileñas” han bajado a Málaga, nuestra madre patria, para celebrar la próxima llegada de la hija de una de nuestras amigas (Holi Roci!). Si habéis leído el título del post, os estaréis preguntado que por qué os contamos todo esto y qué tiene que ver con el queso. No me voy por las ramas… hoy os proponemos 10 tablas de quesos para quedar de 10. Y ¿por qué? Porque fue uno de los platos que compartimos y siempre que invitamos en casa es la tabla que no falla. Es fácil, vistosa y siempre le gusta a todo el mundo.

Así que aunque la que hicimos nosotras no sea de las más bonitas del mundo Pinterest, os la ponemos en el número 1 del ranking para que veáis que con una tabla de madera, unas cuantas variedades de queso y unas uvas… se puede hacer un plato bastante resultón.

tabla-queso

(Ay! la cerve nos delata)

Ésta la hicimos con queso manchego, emmental, brie y Old Amsterdam. La tabla redonda es de Ikea.

Continuamos en la misma línea… tablas sencillas en las que con algún cartel o algo de verde, podemos ganar el título del anfitrión perfecto. Íbamos a decir que ni la Preysler, pero no vemos a esa señora cortando el queso manchego en su cocina, la verdad. Así que bueno, anfitrión perfecto sin parangón.

tabla-queso-2

2 // 3 // 4 // 5 

Higos, frutos secos, frutos rojos y aceitunas son los aliados perfectos para compartir entre amigos. La idea de los cartelitos también nos parece un acierto bonitista de 10. Pero si ya os venís tan arribita que el Master Chef se os queda como un curso de cocina de coleccionable, éstas son vuestras tablas. Matrícula de honor en composición y con más ingredientes…pero no por ello imposibles.

tabla-queso-3

6 // 7 // 8 // 9 // 10

Ah bueno, obviamente la tabla de quesos se terminó casi entera… ¿alguien lo dudaba?

¿Quién se anima por ahí a hacer vuestras propias tablas de quesos? ¿Sois tan queseras como nosotras?

Una buena noticia antes de despedirnos… ¡mañana es viernes!

Roadtrip al Norte, una escapada bonitista

bilbao bonitista

Los que nos seguís a través de Instagram, habréis visto que este fin de semana nos hemos ido de escapada parte del equipo. Un fin de semana largo que hemos aprovechado para un “roadtrip” al Norte, una escapada bonitista de las que te dan energía y cargan pilas para unas cuantas semanas.

La primera parada del viaje era Bilbao y luego continuaríamos por Cantabria, nos alojamos en Santander y nos dio tiempo a ver un montón de sitios bonitos: Bilbao-Castro Urdiales – Santoña – Laredo – Santander – Suances – Comillas – Santillana del Mar. Tres días la mar de bien aprovechados como veis. ¿Nos dejáis que compartamos con vosotros nuestro viaje? Allá vamos… (os advertimos que saldrá mucha comida, quizá demasiada para estar a un paso de las vacaciones, pero es que somos así… de buen comer, qué le vamos a hacer).

* Bilbao. En Bilbao estuvimos muy poquito tiempo, llegamos el viernes por la tarde noche y nada más llegar nos fuimos de “pintxos”, estuvimos por el casco viejo que estaba cerca de nuestro hotel. Nos fuimos pronto a dormir, estábamos muertas… pero por la mañana fuimos a desayunar  y nos dimos un súper homenaje. No os perdáis Mr. Marvelous (gracias Oli&Moli por la recomendación), allí nos zampamos unas tostadas con jamón y un pintxo de tortilla… para compartir – donde fueres haz lo que viernes- .

bilbao bonitista

*Castro Urdiales. Ésa fue nuestra siguiente parada. A muy pocos kilómetros de entrar en la comunidad cántabra nos encontramos con este sitio tan maravilloso. Nos encantó su puerto, su iglesia y su paseo… imprescindible si viajas por la zona. Como vimos que todo el mundo se sentaba a tomar una cerveza y algo de comer en Mariquería Alfredo, no tardamos nosotras en hacer lo mismo (vaya pulpo y vaya pinchos).

castro urdiales bonitista

*Santoña. Ay qué anchoas. A pocos kilómetros de Castro Urdiales se encuentra Santoña. Allí nos encontramos un ambientazo total, muchísima gente en la calle comiendo y calle llenas de gente joven y familias. De nuevo, las vistas al Mar Cantábricos nos dejaron obnubiladas durante un buen rato. Y cómo no… compramos anchoas para llevar de vuelta a casa. Allí comimos en un restaurante gallego un lacón que estaba…mmm, no recordamos el nombre, sorry.

santoña bonitista

*Santander. De ahí nos fuimos directas a Santander donde nos alojábamos. Coincidió que se estaban celebrando las Fiestas de la ciudad, por eso nos costó tanto encontrar alojamiento… tened en cuenta las fiestas locales si vais, porque nos alquilamos un pequeño apartamento en la conchichina. Aún así, disfrutamos la ciudad al máximo tanto esa noche como el lunes por la mañana, cuando aprovechamos para visitar el Palacio de la Magdalena (muy recomendable el mini recorrido en tren), el Sardinero y toda la parte del centro. Volvimos a comer como reinas con todas las recomendaciones que nos hicieron: Casa Lita, La Conveniente y Bodegas Solórzano.

santander bonitista

*Comillas. Precioso, simplemente precioso. Allí se rodó la película Primos, así que os podéis imaginar… típico pueblo de verano con casas maravillosas, jardines espectaculares y calles empinadas y empedradas. Allí se encuentra “El Capricho de Gaudí”, no lo visitamos, pero por una calle aledaña pudimos ver un poco de la casa firmada por el genio catalán. Las vistas a la playa… lo mejor.

comillas bonitista

*Santillana del Mar. Merece la pena verlo, sin dudarlo, aunque no fue de nuestros sitios favoritos. Quizá demasiada explotación turística, normal por otro lado. Comimos allí, nada muy reseñable, aunque no puedes pasar por Cantabria sin visitar este pueblo y comerte algún sobao. Imprescindible.

santillana bonitista

Y terminamos con dos recomendaciones: Suances y sus playas y los helados de Heladerías Regma, las veréis por toda Cantabria. No parábamos de ver a gente con helados hasta que nos hicimos con el nuestro.

recomendaciones finales

Y con este helado de turrón y el buen sabor que deja una escapada con amigas, nos despedimos por hoy con los recuerdos de nuestra miniescapada por el Norte. Un chute de energía indispensable para el último empujón antes de las vacaciones. ¡Nos vemos el viernes!

El tercer ‘cumpleblog’

tercer cumpleblog 2

Cumplimos tres años, hoy es nuestro tercer ‘cumpleblog’. En estos tres años, el blog ha crecido, incluso ha salido de las tres uves dobles, hemos congeniado con gente que nunca hemos visto en persona pero nos reconforta que estén ahí con sus comentarios y sus ‘me gusta’. En lo personal, mudanzas, viajes, encuentros, cenas, cerves… y un bebé que va a llegar. Pablo, sin duda lo mejor que nos ha pasado como equipo en estos últimos meses. Pablo ya formará parte de la historia de nuestro cuarto año… el que empezamos a partir de hoy. Así que al más puro estilo Lina Morgan y antes de que soltemos la lagrimilla… agradecidas y emocionadas… ¡soplen con nosotras!

tercer cumpleblog

Seríamos incapaces de hacer esta tarta, así que hemos cogido la foto de por ahí. Que sí, que muy bonitistas, pero no damos para tanto. La foto original es de Sprinklebakes. 

La verdad es que después de 693 posts, incluido el de hoy, nos alegra que aún tengamos cosas que contar. Sigue siendo nuestro pequeño escaparate, la ventana que, aunque con esfuerzo, nos reconcilia con la parte más bonita de la vida cada día. Y por encima de todo… tres años después, sigue siendo el proyecto que nos mantiene con una mirada en común. Unidas con algo nuestro y que mimamos entre las tres . Tres años, tres amigas y mucho mundo todavía que ‘bonitizar’.

 tercer cumpleblog 2

Así somos. Con nuestras uñas en rojo, nuestros rabillos y nuestras ganas de seguir. Cada una con lo suyo también, el sentido del humor, los pelos locos y el momento: ¿qué me tengo que hacer un selfie? ¡No me va a salir! Y Pablo, ya sabéis, que se une al club.

Gracias de corazón por estar ahí, a los que lleváis desde el principio, a los nuevos y a los que nos habéis encontrado hoy de casualidad. ¡Bienvenidos a la fiesta bonitistas!

Buen día y hasta mañana.