Tatuajes florales o cómo estampar tu piel

Es curioso que, hasta la fecha, hayamos escrito dos posts sobre tatuajes y ninguna de las tres tenga ninguno. En mi caso, tengo con los tatuajes una relación de amor/odio tremenda. Los veo y me encantan, escribo posts como este imaginándome cómo estaría yo con uno así… pero luego soy incapaz de pasar de la imaginación a la acción y me digo a mí misma: vas a estar fatal. Pero, al margen de conversaciones con una misma, se me ha vuelto a abrir una nueva ventana al mundo del tatuaje y ha sido gracias a los tatuajes florales. Ramos, ramilletes, colores y texturas para convertir la piel en un auténtico estampado. A ver qué te parece…

Imagen vía 

Leer más

Un oasis en casa: plantas en el baño

Todos necesitamos encontrar nuestro propio oasis. Esa parada en medio del desierto desde donde coger fuerzas para seguir el camino. Muchas veces ese oasis está en nuestra propia casa. En ese momento que nos reservamos solo para nosotros, como en una clase de ritual. Es difícil encontrar ese tiempo, ese momento, entre todas las tareas por hacer de cada día. Compra, cocinar, limpiar, la cena, la plancha, la lavadora, hacer esa transferencia pendiente, revisar el correo, actualizar el blog. Stop.

Es el momento de encerrarse en el baño, poner tu música favorita (o una de nuestras listas) y encontrar un oasis. Y para que cualquier baño pueda convertirse en ese oasis perfecto, hoy os traemos unas ideas de inspiración, tan fáciles como acudir a la floristería más cercana en busca de flores y plantas.

Unas flores convierten un día cualquiera en un día especial, un rincón soso en un rincón original y un baño normal en un baño que se convierte en un pequeño jardín.

Pequeños ramos de flores en ventanas, encimeras, junto a grifos. Pequeños detalles para tener la primavera en casa.

Un toque de verde que nos reconecta con la naturaleza y nos recuerda que hay vida ahí fuera.

 

plantas

Si queremos un oasis más duradero y que no añada otra preocupación a la lista, mejor optar por plantas. Y cualquier rincón nos vale, techo incluido.

plantas en el baño

Detalles que nos llevan a lugares lejanos, desde nuestra propia casa.

¿Qué os parece la idea? ¿Os apuntáis a darle un toque oasis a vuestro cuarto de baño?

Feliz martes

Novias vintage: inspiración años 20 de verdad “de la buena”

Adoramos ver fotos de bodas. Bueno, en realidad, adoramos ver fotos de novias. Y cuanto más antiguas mejor. La moda nupcial ha cambiado mucho, cierto, pero no solo nos atrapa eso. Nos hipnotizan las flores, las expresiones, las formas de posar, los adornos de las fotos… Y el post de hoy va dedicado a ellas. Novias vintage: inspiración años 20 pero de verdad de la buena. ¿Y eso qué quiere decir? Pues que hemos inundado las siguientes líneas de fotos de novias de los años 20… en blanco y negro.

Es curioso, los años 20 no es mi década favorita para inspirarme a la hora de vestir yo, pero sí lo es para pasarme horas y horas viendo la moda de la época. Me enloquece la forma que tuvieron las mujeres de esa década de romper con los establecido, enseñar sus brazos y piernas, cortarse el pelo y pintarse los ojos de negro. Y claro, si eso lo acompañamos de vestidos de novia… la mezcla no puede ser más perfecta.

Imágenes vistas en 1 // 2 // 3 // 4

Adoramos los vestidos llenos de tul, los tocados y casquetes, la forma de ponerse los velos… Los encajes, la mezcla de vestidos cortos con velos largos… y hablamos ahora de novias atrevidas… el atrevimiento nos parece ¡esto!

Vía 1 // 2 // 3 // 4 // 5

Nos encantan sus miradas, la languidez bohemia de muchas de ellas… esas medio sonrisas de la época que hacen que nos esforcemos en imaginar cómo sería la vida de estas mujeres. ¿Qué pensarían ese día? ¿se casaban con el hombre al que realmente amaban? ¿era para ellas especial el día de su boda?

Y las flores, qué decir de las flores. El exceso de los años 20 nos enamora, esos ramos y esos adornos en forma de centros gigantescos sobre alfombras. Simplemente…¡ma-ra-vi-llo-so!

Imágenes vistas en 1 // 2 // 3 // 4 // 5

Así que si queréis un traje de novia inspiración vintage y os gusta la década de los 20… no dejéis de indagar y bucear en ellas, en las mujeres que les tocó vivir en esa época y consiguieron dar un vuelco al mundo de la moda.

Seguro que a estas alturas ya has visto este vídeo, pero que pasa el tiempo y nos sigue pareciendo una hermosura. No podíamos acabar el post de hoy de otra forma… ¡Hasta mañana bonitista!

Wildflowers.es, que no te falten las flores

Nos encantan las flores y decorar con ellas, dando un toque de vida que dan a cualquier rincón. Y al contrario que nos pasa con las plantas, asumimos con naturalidad que un día se marchitarán y no tendremos que lamentar su muerte, sino buscar otras flores más bonitas que ocupen su lugar. Pero ya se sabe, al final no siempre tenemos tiempo de ir a por flores y ese jarrón se queda vacío y triste. Si a ti también te ha pasado, no te preocupes, ya tenemos la solución. Se llama Wildlflowers y ha llegado para llenar tu vida de flores, flores, que cantaría Rosario.

No lo sabemos a ciencia cierta, pero seguro que Irene y Karin, el equipo tras Wildflowers, se han encontrado más de una vez mirando ese jarrón vacío. A las dos les encantan las flores y querían “llevar la esencia del campo a la vida urbanita y acercar las flores a todo el mundo”. Así nace Wildflowers, un servicio de suscripción de ramos de flores, para que no te falten cada semana, porque no hace falta que sea una ocasión especial para poner flores a tu vida.

Pero no te esperes ramos de flores chapados al antigua, estos ramos son mucho más desenfadados y silvestres, incorporan contrastes, texturas y juegan con las flores clásicas y flores exóticas, para sorprenderte en cada envío. Además, en Wildflowers intentan prolongar la vida del ramo, con flores y verdes que pueden durar semanas e incluso meses.

El funcionamiento es muy sencillo, y ya no valen las excusas de “es que no tengo tiempo”, “no sé que hacer con el ramo”, “las flores son caras”…, sólo tienes que entrar en la web y elegir la frecuencia, y ojo, puede ser para ti o para regalar.

Irene y Karin acaban de estrenar este proyecto tan bonito y están encantadas, porque trabajar con flores, nos cuentan, “es una alegría constante, los mensajes de la gente que las recibe y las reacciones hacen que valga aún más la pena”. Desde aquí le deseamos toda la suerte del mundo y esperamos que ya no haya más jarrones tristes.

Feliz martes

Día de la madre: 5 regalos con flores que no son un ramo

Dentro de poco será el Día de la Madre y ya sabemos que uno de los regalos estrella de este día son los ramos de flores. Y no es por hacerle la puñeta a las floristerías, pero queremos apoderarnos del clásico para hacer una versión más DIY y con mucho amor. Por eso hoy os traemos cinco ideas DIY para este año regalar flores de una manera diferente.

1. Una carcasa DIY para el móvil muy floreciente. 

Si, ya sabemos que las madres se tiran como 10 minutos en el whatsapp “Escribiendo” para luego sólo contestar un “Ok”. Pero por esos detalles las queremos más que a nadie. Por eso queremos que este año su móvil sea el reflejo diario de este amor. Podéis encontrar todos los pasos para este diy aquí.

2. Una foto tuneada con flores. 

Ríete tú de las postales hechas, este DIY nos encanta porque une las fotos con las flores y tiene pinta de ser fácil, facilísimo.

3.Un corazón con flores de papel. 

Sí, así leído puede parecer un poco cursi, pero este día te lo puedes permitir y seguro que a tu madre le encantará. Las instrucciones aquí.

4. Un ramo de flores-cupcakes. 

Para las madres más golosonas esta es una solución estrella: un ramo de magdalenas, que decoradas así cuesta creer que lo sean. Los pasos a seguir están en este post. 

5. Un ramo de pompones

Si quieres mantener la esencia del ramo, pero no te gusta que las flores se pongan pochas a la primera de cambio, esta es la solución. Usar pompones en lugar de flores. ¡Mola!

Da igual si lo haces con flores, madgalenas o pompones, lo importante es decirle a tu madre que la quieres y no sólo ese día, sino todos los que puedas. Por eso desde aquí: madres bonitistas, os queremos.