Fichaje: las ilustraciones de Sara Maese

El verano (que no “panda el cúnico” que aún quedan unas semanas) y las vacaciones (de esto ya va quedando menos) son propicios para los hallazgos. El pasarte horas en el sofá/tumbona/chiringuito/cama/silla/suelo/colchoneta de unicornio/borde de la piscina con el móvil en la mano pasando de una cuenta a otra, de un perfil a otro y de un tablón al siguiente pues hace que además de ponerte al día (para el cotilleo de dónde ha pasado las vacaciones la gente, también da, y mucho) consigas fichar nuevos nombres que llegan para quedarse en tu lista de favoritos. Y ese el caso de Sara Maese.

Sara es una ilustradora ceutí afincada en Holanda. Hace un par de año hizo una colaboración preciosa con Charuca y ahí fue cuando vimos algo de su trabajo. Este verano hemos conocido más cosas y del flechazo hemos pasado al amor incondicional. Amor por sus estampados, sus series de ilustraciones y sus desnudos. Sí sí, sus desnudos (has leído bien).

Además, Sara Maese estudió Bellas Artes y Diseño Gráfico en Málaga, nuestra tierra, lo que nos ha hecho especial ilusión. Para nosotras tiene una mención especial la serie que hizo Sara sobre mujeres en el mundo. Aquí una pequeña muestra.

Y no podíamos dejar de compartir en este post dos trabajos que nos tienen muy pero muy locas con Sara. Su serie de recetas ilustradas de comida típica española y su particular horóscopo.

Todo el trabajo de Sara y todas estas fotos las podéis ver en su página de Behance

Pero si queréis un trocito de las ilustraciones de Sara Maese en casa es fácil y además bonitismos del duro del bueno y del que engancha. ¡Por favor, esas cortinas de duchas! Sara tiene una línea de productos que van desde las cortinas, los cojines, las fundas para móvil o las fundas nórdicas.

Todo en Society6

¿Conocíais a Sara Maese y su trabajo? ¿Os gustan este tipo de ilustraciones y “patterns”? Nosotras somos muy fans y amenazamos con alguno que otro descubrimiento más durante el curso.

Por cierto, estos días ando por NY y no paro de anotar, recopilar y fichar lugares para compartirlos luego en una guía bonitista de Nueva York. ¿Os parece? Mientras tanto, podéis seguir algunas de mis aventuras en nuestro perfil de IG. ¡Buen jueves y hasta mañana!

El punto de cruz ya no es viejuno

punto de cruz 3

Porque hacer ‘labores’ nunca estuvo tan de moda, trapillo, bordados, vainicas, punto, crochet, ganchillo… y por favor, ¿dón hemos dejado el punto de cruz? Quizá esta labor tenga tan mala fama por culpa de aquellos escudos de equipos de fútbol y abecedarios imposibles que se enmarcaron entre los 80 y los 90´s, pero ya le toca un rejuvenecimiento. Hoy venimos a decir alto y claro que el punto de cruz ya no es viejuno. Y si no nos creéis, que lo dudamos, echad un vistazo a algunas labores que hemos recopilado.

punto de cruz 1

De arriba y abajo y de izquierda a derecha 1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6 // 7 / / 8

Viendo esto, estamos seguras de que os han entrado ya ganas de coger hilo y tela de cuadraditos para hacer alguna labor, por pequeña que sea. Afortunadamente ya no hay que comprar esas revistas con cenefas y labores barrocas, Pinterest es una fuente de inspiración continúa y de patrones gratuitos que se pueden seguir sin problema. Hemos escogido nuestros favoritos, entre lo infantil (¿a qué niña no le molaría tener una Frozen bordada en cualquier sitio?), lo friki y lo moderno. Que el punto de cruz también puede ser hipster.

punto de cruz 2

Los podéis ver a su tamaño real en 1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6 // 7 // 8

Hemos sido las primeras en actualizarnos y bordar, ehh, que somos las primeras en testar nuestros nuevos flechazos. Sí, nos diréis, un paño de cocina es lo más viejuno del mundo…pero no nos digáis que no queda mono con una inicial bordada. El ‘Pink Flamingo’ es lo más.

punto de cruz 3

Así nos quedó nuestra R (de Rocío) sobre paño de cocina mint… no tenemos remedio. El abecedario con flamencos lo podéis ver entero en este enlace.

Y terminamos este monográfico sobre el punto de cruz con un proyecto que conocimos hace unos días y que nos encantó. No sólo por lo que hacen sino por cómo lo cuentan, se llaman Y punto y ésta es su historia. Textual…

Concha es administrativa, experta pastelera, madre, suegra y punto.
Pannofino es ilustrador, mangiapasta, novio, yerno y punto.

Y suegra y yerno juntos rompen mitos sobre malos rollos y suman arte de diferentes generaciones para hacer cuadros y punto.

Porque esto va de puntos, de píxeles, de handmade y de digital, de hilos de colores, de cucadas, de retratos familiares colgados en la pared y punto. Es decir, no se hable más.

y punto

Y punto personaliza estos bordados sobre bastidor con tu familia, amigos incluso mascotas. Punto de cruz personalizado… ¡bonitismo puro!

Hasta aquí nuestro post de miércoles, ¿os animáis con el punto de cruz?

Feliz día y hasta mañana 😉