Melenas cortas para este verano

No sé vosotras pero yo, es llegar el verano y todos los años me doy un buen corte. Me gusta empezar la temporada estival así. Más fresquita, cómoda y, sobre todo, siendo muy práctica, porque las melenas cortas se arreglan en un momento.

Además, más allá de las modas, de vez en cuando viene bien cortar por lo sano. Saneas el pelo, cambias de look y encima te sientes un poco renovada.

Os dejo un poco de inspiración por si alguna más se anima:

melenasmelenas cortas melena corta flequillo melenas veranomelena midimelenas midi

Vía: 1 / 2 / 3 / 4 / 5 / 6

La verdad que tanto en versión más corto (tipo bob) o un poco más largo (tipo midi), con flequillo o sin él; las melenas suelen favorecer bastante y son una gran opción para el verano, ¿no os parece?

¡Hasta mañana, bonitistas!

Melenas con lazos

Ya os lo dijimos el año pasado en este post, los lazos venían pisando fuerte. Y lo hacían tanto, que este año no querremos quitárnoslos de la cabeza. Y es que, además de que quedan genial (sí, somos así de cursis),  son tan fáciles de poner que estamos seguras de que nos solucionarán el peinado en más de una ocasión.

Y lo mejor de todo, es que valen para todo tipo de pelos. Da igual que lo tengas corto, una melena midi o largo.  Da igual si lo tienes liso, ondulado o rizado. Los lazos valen para todos y se pueden usar en una coleta, adornando un moño o incluso en una trenza.

Os dejamos un poco de inspiración:

lazos en melena corta

Vía: 1 / 2 / 3 / 4

Un pelo corto, un recogido y un lazo y quedas así de divina.

Vía: 1 / 2

Con las melenas MIDI, basta con una cola baja y floja para llevar el lazo con toda la elegancia.

lazos

Vía: 1 / 2 / 3 / 4

Más colas bajas, pero ahora con pelazo largo, que es de guapas.

Vía: 1 / 2 / 3

Y si ya nos venimos arriba con recogidos, moños y trenzas, el lazo es nuestro mejor aliado.

Pelos cortos, medios y largos, amigas, la excusa para lanzarse a llevar lazos no existe. Así que este finde, a colocarse un lazo y salir bonitistas, preciosas y altaneras.

¡Feliz finde!

El abrigo de leopardo, ¿un clásico que no pasa de moda?

Os tengo que reconocer que llevo fatal el cambio de armario. En Málaga ha hecho calor hasta hace nada… y aún me seguía poniendo la ropa de verano  pero con alguna chaqueta, vestidos de manga larga sin medias, botas y manga corta… en fin, estas combinaciones imposibles propias de los días de noviembre con calor o mayo con frío. La cosa es que en esta suerte de sí pero no de otoño (al menos en el Sur), me puse a repasar los abrigos que tenía de temporadas pasadas y ¡oh! apareció uno de leopardo. Recordé entonces que me lo compré hace como 4 o 5 años en Primark en un perchero de ropa con taras (¿alguien da mas?) y que en su día, mientras lo pagaba, en mi cabeza solo estaba aquella foto a la que quería parecerme: Kate Moss y su abrigo de leopardo.

Obviamente, ni el abrigo se parecía, ni yo me parecía (ni entonces, ni ahora), ni nunca he podido salir de casa con ese minivestido, sin medias, taconazo y un abrigo (una mezcla de frío, no tengo piernas para eso y un mucho de “no aguanto los tacones para salir”). Para eso hay que ser Kate Moss, claro está.

Pero volviendo al tema y ya que os he puesto en antecedentes; cuando he rescatado al abrigo en cuestión del ostracismo, me he preguntado: ¿es el abrigo de leopardo un clásico imperecedero? ¿merece la pena comprarse uno? ¿se sigue llevando el leopardo? Así que cual guía de estilo, vamos a ir intentando responder a estas preguntas. O mejor dicho, me las voy contestando yo a mí misma mientras lo escribo.

Para ello (parece que he hecho una tesis), he recurrido a mi fuente de inspiración favorita: Pinterest. Y echando un vistazo rápido… y sí, el abrigo de leopardo es un “clásico” y aquí tenéis la prueba.

Vía 1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6 // 7 // 8 // 9 

Llegados a este punto… la siguiente pregunta es: vale, ¿y ahora qué? ¿el abrigo de leopardo está en las tiendas?

Pues también un positivo para esa cuestión. Sí damas y caballeros, parece que el abrigo (con tara) de Primark no está tan de capa caída como pensaba.

Abrigos fichados en 1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6 

A todo esto os confesaré que el abrigo en cuestión me costó 10 euros. Pero ojo, la tara que tenía era una manga mal cosida… así que cada vez que me lo ponía tenía que remangarme una manga porque una me llegaba a la muñeca y la “mal cosida” unos 5 centímetros por encima. Aún así me lo he vuelto a probar… y a ver, lo de las mangas seguro que a Kate no le pasa… pero a mí me hace el apaño. Al menos de aquí a rebajas – guiño, guiño-.

¡Hasta mañana!

Rupert, ¡te necesito!

Este es otro post que no debes leer si estás a la última en tendencias, en este caso de cortes de pelo. Llevo semanas diciendo “tengo que ir a la peluquería”, pero entre vacaciones, frío y ganas de siesta no encuentro el momento. Y además, no tengo muy claro qué quiero hacer con mi pelo. Por eso, hoy más que nunca me entran ganas de gritar eso de “Rupert, te necesito”. Así que para intentar aclarar las ideas, he tirado de Pinterest y he echado un par de vistazos a lo que se lleva, y la verdad, aquí en confianza, me da un poco igual. Sólo busco un corte de pelo, que de alguna forma me represente y con el que me sienta cómoda.

En verano decidí cortar por lo sano y pase de tener una melena (melenón) que casi me cubría los pechos (rombos, rombos) a un corte casi bob con flequillo, que me gustó muchísimo. Pero el pelo crece y en mi caso muchísimo y ahora estoy en camino de una media melena, que no sé si dejar crecer o cortar de nuevo. Parece que gana la opción de cortar, pero además y liándome la manta a la cabeza, he pensado dar un toque de color a mi melena morena, morena. Aunque tengo un poco de miedote, porque no me gustaría ser una mechosa. De repente leo cosas como mechas ombre (yo que me quedé en las californianas), bronde, balayage y me doy cuenta de que casi hace falta estudiar para ir a la peluquería.

cortes-2017

Una vez escuché en un monólogo que cuando vamos a la peluquería y le pedimos el corte de Meg Ryan (hace mucho tiempo de esto y entonces Meg Ryan era lo más), no queremos el corte de pelo, queremos su cara. Por eso y como controlar las expectativas es la clave para la felicidad, intento no ir a la peluquería pensando que voy a salir siendo otra. Al contrario, deberíamos ir a la peluquería teniendo claro quiénes somos. Aún así siempre aparezco con una foto de Alexa Chung o de Blanca Suárez. Lo único que tengo claro de cara a este pequeño cambio de look es que lo quiero con flequillo (¿está de moda?), porque cuando me imagino a mi misma, me imagino con flequillo (y labios rojos).

cortes-2017-dakota

Y de repente, las fotos de Alexa Chung y Blanca Suárez, tienen una nueva sustituta: Dakota Johnson con su look durante y post de Cómo ser soltera. Me gusta el corte y me gusta el toque de color (quizá no tan radicalmente), ya que como es morena, me puedo imaginar cómo sería en mi caso.

No sé si al final encontraré el hueco para ir a la peluquería, si me cortaré solo el flequillo o terminaré rubia a lo Madonna con las cejas negras. Lo que sí sé, que sea cual sea el resultado, el pelo crece y que estamos en invierno y puedo usar un gorro.

¡Que tengáis un gran finde con los pelos a lo loco!

Inspiración: Peinados para bodas

Sí, no te has dado cuenta, pero miras el calendario y está totalmente salpicado de fechas marcadas en rojo. Sí, estamos en temporada de bodas y dirás, y yo con estos pelos. No somos primas de Llongueras, pero quién quiere un peluquero cuando existe Pinterest y una infinita paciencia. Si aún no sabes cómo domar tu pelo para el próximo bodorrio, no te preocupes, aquí te traemos algunas ideas de peinados para bodas (o cualquier otro evento) que te ayudarán a gritar hago lo que quiero, con mi pelo. 

peinados-para-bodas

1 / 2 / 3 / 4 / 5 / 6 / 7 / 8 / 9 /

Venga vale, después de ver la selección de peinados que hemos hecho, parece que queda claro que nos encantan las trenzas. Es verdad, y es que quedan muy bien en cualquier ocasión, y por supuesto en un bodorrio más. La verdad es que nosotras no somos muy duchas en lo que a pelos se refiere, pero nos divertimos intentándolo. Y si no siempre nos quedan dos opciones: soltarnos la melena o cogernos un moñete mono, labios rojos y a gritar ¡vivan los novios!

¡Feliz martes bonitistas!