Del dibujo de un niño a la piel: tatuajes pequeños para todos los públicos

Tengo que empezar este post confesando que ninguna de las tres se ha tatuado nunca. Pero como todo en esta vida, nunca digas nunca. Esto lo digo porque somos conscientes de que no tenemos mucha autoridad firmando este post, no nos hemos enfrentado (hasta ahora) a la aguja y la tinta, pero trataremos el tema en adelante poniéndonos en la situación lo más que podamos. De hecho, siempre pensé que si alguna vez me tatuaba sería con un algo grande y de colores… no es que me acabe de ver del todo, pero, siempre fue lo que tuve en la cabeza. Sin embargo, hoy os proponemos hablar de tatuajes que bien podrían ser el dibujo de un niño: tan pequeños como cuquis y que son aptos para todos los públicos.

Tatuajes que además de ser pequeños están realizados con cuatro trazos mal contados, líneas en negro que forman un pequeño dibujo en la piel y que lejos de ser llamativos… resultan más como una sorpresa en la anatomía de quien los luce. La verdad es que últimamente (también desde el post de ayer) me tienen enamorada y si sois unos indecisos como yo, este podría ser un acercamiento poco traumático.

A ver qué decís…

Vía 1 //2 // 3 // 4 // 5 // 6 // 7 // 8 

Pero hay más, eh…

Vía 1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6 // 7 // 8 

¿Tenéis tatuajes? ¿Os gusta la moda de los tatus pequeños y minimalistas? Si tenéis hijos, no es mala idea ponerlos a dibujar y a ver qué sale,¿no?

¡Hasta mañana!

¿Son los dinosaurios los nuevos unicornios?

Si a mí me dices “dinosaurio“, yo te respondo “Parque Jurásico”. Es automático. Como muchos y muchas de vosotros, vi la peli de pequeña y me impactó tanto que durante mucho tiempo la teoría del mosquito dentro del ámbar me pareció de lo más verosímil y que incluso podía llegar a ocurrir. Recuerdo que en los años 90, a raíz de la película, los dinosaurios estaban muy de moda. Estaban por todas partes, incluso hasta se merecieron unas galletas (que a día de hoy siguen existiendo… alucino), en series, carpetas, estuches, juguetes y camisetas.

Tras este “dinoempacho”, se dejaron de ver… se extinguieron (humor) de la faz de la tierra pero ¡ay! amigos que ya sabemos que las modas son cíclicas y que todo lo que fue vuelve a ser tarde o temprano y ya están por aquí. No paramos de ver dinosaurios en todas sus especies por todos sitios y esto nos ha llegado a preguntarnos… ¿son los dinosaurios los nuevos unicornios? Juzgad vosotros mismos.

Vía 1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6 // 7 // 8

 

Vía 1 // 2 // 3 // 4 

Es cierto que todo lo anteriormente visto tiene un cierto toque infantil, pero el unicornio también lo tiene y se ha convertido en todo un símbolo. ¿Cómo lo veis? ¿Le veis futuro al verde dinosaurio?

Buen miércoles… y hasta mañana.

No hay verano sin colchoneta ni flotador

flotadores y colchonetas bonitistas

Os confieso que he tenido varias veces en la mano la colchoneta del cisne de Primark… y tantas veces como la he depositado en mi cesta (cual carrito de Mercadona) la he vuelto a dejar en su sitio. Yo misma me imaginaba a modo de bocadillo de cómic montándome en la susodicha y me decía: “Celita, chata, esto es un trasto más en casa, luego a vas a la playa a duras penas, si el agua está fría ni te metes y como haya olas… ni hablamos, ¿dónde vas? ¿quién te crees? ¿una de las hermanas Jenner o qué?”. Total, que después de repetir varias situaciones como esa os digo que…”Mi reino por una colchoneta o flotador este verano”.

Imposible no ansiar vivamente uno de estos trastos estas vacaciones, aunque no haya narices luego de volverlo a doblar para que quepa en la caja, aunque no tengamos capacidad pulmonar ni para inflar la cabeza del flamenco, aunque no nos podamos hacer ni la foto porque quién nos la vaya a hacer nos diga: ¿me estás tomando el pelo?, aunque no nos la podamos llevar de viaje… queremos la colchoneta o flotador del momento. Y si no la deseáis tanto como nosotras, dejadnos al menos soñar con una… aunque solo sea desde este humilde post.

Las queremos todas. Y quién dice todas, dice ¡toooodas! ¡Qué alguien nos salve!

flotadores y colchonetas bonitistas

Cisne con alas // Helado // Sandía // Flamenco nácar // Sirena // Flamenco rosa // Cisne 

¡Ea! Pues ya nos encontraremos todos en las playas y piscinas del mundo mundial con nuestro cisne y flamenco bajo el brazo… ¡ay, lo que es la tontería veraniega! Creo que el calor nos está afectando… si a ti también, manifiéstate, por fi 😉

¡Feliz miércoles y hasta mañana!

Las joyas dulces de Ray Ray o cómo flipar con un cakepop

La pastelería ha llegado a cotas inimaginables. Para nosotras, lo más “heavy” que habíamos visto era el muñeco de azúcar que vendían cuando éramos pequeñas para ponerlo en las tartas de cumpleaños. Por eso alucinamos cuando llegaron los “cupcakes, cakepops…” y demás inventos, el frosting, el fondant y más inventos (del demonio) pasteleros. Pero si pensabais que con las tartas unicornio ya lo habíais visto todo… es que no os habéis topado con Ray Ray. Poco sabemos de este pastelero autodidacta que vive en el otro lado del mundo, literal. Pero es que entrar en su Instagram y fliparlo… ¡es todo uno!

Pretty darn cute don’t you think?

Una publicación compartida de R A Y R A Y (@rymondtn) el

Morning Friday!! And it’s our wedding day today at KL

Una publicación compartida de R A Y R A Y (@rymondtn) el

Sunday vibe… and KL I’m coming home real soon

Una publicación compartida de R A Y R A Y (@rymondtn) el

Solo sabemos que se llama Raymond Tan y que le ha dado otro sentido a los “cakepops”. De hecho, la pastelería creativa me estaba empezando a parecer demasiado cursi… pero ahora ya la veo de otra manera. ¡Fli-pa-mos!

Haiiiii!! too much face?

Una publicación compartida de R A Y R A Y (@rymondtn) el

Have an egg-cellent Easter

Una publicación compartida de R A Y R A Y (@rymondtn) el

Have an egg-cellent Easter

Una publicación compartida de R A Y R A Y (@rymondtn) el

Aquí tenéis una buena dosis de inspiración pastelera y una propuesta para perderos en este perfil de instagram durante todo el fin de semana.

¡Hasta el lunes!