Porta-t, camisetas que humanizan el cáncer infantil

Cáncer es una palabra que da mucho respeto. Y si ya hablamos de cáncer infantil, ni os contamos. Pero ya sabéis que aquí no nos gusta ponernos en modo triste, por eso solo queremos hablaros de un proyecto precioso: las camisetas Porta-t.

Y es que hace unas semanas conocimos a Patricia, una súper mami que ha tenido la mala suerte de tener un peque con cáncer. En sus muchas horas de hospital se dio cuenta que algo que incomodaba mucho a los pacientes era el tener que quitarse la camiseta para los largos tratamientos. Los más pequeños porque no les gusta que les trasteen y los más mayorcitos por simple pudor.

Por eso se le ocurrió crear, ya que no existía nada en el mercado, unas camisetas con apertura en el torso y cierre de velcro. Así se evitaba dejar a los pacientes semidesnudos, a la vez que facilitaba el trabajo al personal sanitario al tener que manipular frecuentemente los port a cath (dispositivos que proporcionan un acceso venoso central permanente).

Habló con distintos tipos de expertos, familiares, pacientes… y, después de mucho esfuerzo y trabajo, así es como nació Parta-t.

Las camisetas son de tejido 100% algodón, anti alérgico y sin costuras. De momento tienen tres modelos para elegir y están diseñadas por 3 protagonitas súper valientes.

camiseta port-t

Camiseta Súper Perro

camisetas tratamiento cancer infantil

Camiseta Súper Mágica

porta-t

Camiseta Yago Glorioso

Pero además de ser unas camisetas muy útiles para los enfermos, también solidarias ya que con su compra también se recauda dinero para la investigación oncológica infantil.

¿No nos digáis que no es para quitarse el sombrero? Ahora esta mami sigue trabajando muy duro para conseguir que estas camisetas se implanten en los hospitales como pijamas de los niños.

Sabemos que con esa ilusión, esa energía y el apoyo de muchos, lo conseguirá seguro.

¡Feliz lunes!

El poder del algodón (de azúcar)

¡Ya es viernes! A veces sinónimo de fiesta, y otras de descanso. Nosotras queremos que este viernes os empodere para disfrutar de la vida. Y hemos encontrado el símbolo definitivo de esa sensación de felicidad universal. Esa que te hace sentir ligera como una pluma y con poderes infinitos. Ese símbolo es… ¡el algodón de azúcar! Cotton Candy en inglés. Así que te invocamos, cotton power.

El algodón de azúcar de nuestra tierna infancia se limitaba a las ferias y los parques de atracciones. Pero afortunadamente, en la actualidad, el algodón de azúcar ya no sólo se reserva para estas ocasiones, sino que puede estar donde tú quieras que esté. Especialmente en cualquier festejo o fiesta que se precie: bodas, bautizos, comuniones, cumpleaños… ¡Si hay algodón de azúcar, hay fiesta!

En las bodas gracias al algodón de azúcar puedes conseguir rincones tan mágicos y bonitistas como éste.

Y qué se hace en una buena fiesta, pues eso. Brindar. Brindar por lo que hay y lo que está por llegar. Y si a una copa se le pone un poco de magia de algodón, todo es posible.

Si ya quieres extresar al máximo el poder del algodón y conseguir convertirte al algodonismo, la clave es vestirte de algodón de azúcar. Damos fé, entré como un algodón de azúcar y me convertí en cotton dj. Tiembla Kiko Rivera.

Así que ya sabéis, en cualquier lugar hay un algodón de azúcar esperándote para convertir un día normal en un día super. Como los tampones.

Let’s cotton, bonitistas. Feliz finde.

P.D. Maromo no incluído con el algodón de azúcar. Consúmase con moderación.

Del dibujo de un niño a la piel: tatuajes pequeños para todos los públicos

Tengo que empezar este post confesando que ninguna de las tres se ha tatuado nunca. Pero como todo en esta vida, nunca digas nunca. Esto lo digo porque somos conscientes de que no tenemos mucha autoridad firmando este post, no nos hemos enfrentado (hasta ahora) a la aguja y la tinta, pero trataremos el tema en adelante poniéndonos en la situación lo más que podamos. De hecho, siempre pensé que si alguna vez me tatuaba sería con un algo grande y de colores… no es que me acabe de ver del todo, pero, siempre fue lo que tuve en la cabeza. Sin embargo, hoy os proponemos hablar de tatuajes que bien podrían ser el dibujo de un niño: tan pequeños como cuquis y que son aptos para todos los públicos.

Tatuajes que además de ser pequeños están realizados con cuatro trazos mal contados, líneas en negro que forman un pequeño dibujo en la piel y que lejos de ser llamativos… resultan más como una sorpresa en la anatomía de quien los luce. La verdad es que últimamente (también desde el post de ayer) me tienen enamorada y si sois unos indecisos como yo, este podría ser un acercamiento poco traumático.

A ver qué decís…

Vía 1 //2 // 3 // 4 // 5 // 6 // 7 // 8 

Pero hay más, eh…

Vía 1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6 // 7 // 8 

¿Tenéis tatuajes? ¿Os gusta la moda de los tatus pequeños y minimalistas? Si tenéis hijos, no es mala idea ponerlos a dibujar y a ver qué sale,¿no?

¡Hasta mañana!

¿Son los dinosaurios los nuevos unicornios?

Si a mí me dices “dinosaurio“, yo te respondo “Parque Jurásico”. Es automático. Como muchos y muchas de vosotros, vi la peli de pequeña y me impactó tanto que durante mucho tiempo la teoría del mosquito dentro del ámbar me pareció de lo más verosímil y que incluso podía llegar a ocurrir. Recuerdo que en los años 90, a raíz de la película, los dinosaurios estaban muy de moda. Estaban por todas partes, incluso hasta se merecieron unas galletas (que a día de hoy siguen existiendo… alucino), en series, carpetas, estuches, juguetes y camisetas.

Tras este “dinoempacho”, se dejaron de ver… se extinguieron (humor) de la faz de la tierra pero ¡ay! amigos que ya sabemos que las modas son cíclicas y que todo lo que fue vuelve a ser tarde o temprano y ya están por aquí. No paramos de ver dinosaurios en todas sus especies por todos sitios y esto nos ha llegado a preguntarnos… ¿son los dinosaurios los nuevos unicornios? Juzgad vosotros mismos.

Vía 1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6 // 7 // 8

 

Vía 1 // 2 // 3 // 4 

Es cierto que todo lo anteriormente visto tiene un cierto toque infantil, pero el unicornio también lo tiene y se ha convertido en todo un símbolo. ¿Cómo lo veis? ¿Le veis futuro al verde dinosaurio?

Buen miércoles… y hasta mañana.

Mensajes “body possitive” para irnos de vacaciones a lo grande

Lo confieso: hace varios meses que no me subo a la báscula. Hasta hace un tiempo lo hacía cada semana, no porque estuviese haciendo dieta ni nada parecido, sino por controlar si ganaba o perdía algo de peso. Cada gramo perdido era una victoria y por lo tanto, cada gramo ganado me daba el fin de semana (me pesaba los viernes). Y un día sin más, dejé de hacerlo. Ojo. Me gustaría aclarar que no es nuestra intención, nunca, incitar a la falta de control en nuestra salud y que apoyaremos siempre comer bien, sano, variado y hacer ejercicio. La obesidad es una enfermedad y como tal debemos tratarla y siempre animaremos a que, si algo de tu cuerpo afecta a tu salud física o mental, trates de cambiarlo.

Con este post no queremos hacer apología de nada (ni de los kilos ni de los “cuerpos 10”), solo queremos, ahora que se acerca el verano peligrosamente, animaros a que os reconciliéis con vosotras (y vosotros) mismas. Nada más y nada menos. Por eso hoy queremos compartir mensajes body possitive para irnos de vacaciones de Semana Santa a lo grande y sin complejos.

Vía 

Cuántas veces hemos oído o nosotras mismas hemos dicho eso de: odio mis piernas, tengo mucha celulitis, qué bajita soy, es que no tengo pecho para eso, esa camiseta me queda fatal, estoy horrible, esto me hace gorda, salgo fatal en la foto, odio mi pelo, vaya brazo tengo, esto no me lo pongo… y así día tras día. Estamos mucho más acostumbradas entre nosotras (y hablo en femenino) a escuchar estas frases y darlas por normal que quizá un “qué guapa salgo en esa foto”, “qué bien me queda ese vestido”. Pensadlo, si escuchamos estas frases en cualquier conversación… nos llaman mucho más la atención que las anteriores. ¿Por qué creéis que ocurre?

Vía

Aunque queremos cambiar de talla, estar más sanas, alimentarnos y mejor y tener los brazos más fuertes… ¿tan complicado es mirarse a un espejo y verse algo “bonito”?

Vía 

Viva la diferencia, viva la verdura y el brócoli, pero que viva también las torrijas y el deporte. Viva ponerse en bikini sin mirarse el espejo con recelo, viva el deporte y la vida saludable, viva comer mejor y reírse. Viva decirse cosas bonitas, verse bien en las fotos y dejar de señalar nuestros defectos. Viva decirle a la de enfrente que la camiseta le queda guay, viva enseñar brazos y piernas en cuanto empiecen a subir las temperaturas, viva ser positivas y cambiar todo aquello que queramos.

Vía 

Viva mirarse el espejo y recordarse…”oye, pues tampoco estoy tan mal”. Claro que no lo estás… ¡y mucho mejor que vas a estar!

Felices vacaciones de Semana Santa, ¡nos encontramos a la vuelta!