Azulejo en escamas o cómo convertir tu baño en el de una sirena

Algunos dicen que el azulejo en escamas es la nueva baldosa metro, que convertir tu baño (o cocina) en la casa de La Sirenita es lo más. Y nosotras les damos la razón, qué os vamos a decir. El azulejo sirena es nuestra nueva perdición y más aún si es en tonos agua marina ( o cualquiera de sus derivados) además de tornasol. El mismísimo paraíso para Ariel.

vía

Este tipo de baldosa tiene una clara influencia marroquí, pero ha dado un paso para alejarse de la inspiración más étnica y convertirse en paredes (también suelos) que asemejan a los fondos marinos más auténticos. Desde la versión más clara hasta la más oscura nos encanta, escamas hacia abajo o hacia arriba… todas quedan bien. El azulejo en escamas es la nueva tendencia decorativa y nosotras hemos fichado unos cuantos que nos van a hacer soñar con la casa de “la Preysler” (y su decena de baños).

Imágenes 1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6 //7//  8 // 9

Y es que sin duda los baños son las estancias estrella para llenar las paredes de escamas de pez, o de sirena, pero no son los únicos. Ojo a cómo funciona la baldosa combinada con la metro, en el suelo o en cocinas. ¡Ideal!

Vistas en 1 // 2 // 3 // 4 // 5

Hasta aquí nuestro post de hoy y nuestro análisis sobre el azulejo en escamas. ¿Qué os parecen? ¿Os ha convencido eso de tener el baño de la Sirenita?

¡Nos vemos mañana por aquí!

Deseos confesables: una alacena vintage

Hay tantas cosas que guardar. Y cuando decimos guardar, no decimos esconder debajo de la alfombra. Somos mari-antojos. Y eso hace que tengamos una vajilla que ni el ajuar de la Lomana. Eso unido a que no vivimos en palacio, sino en casas con menos espacio de almacenaje que nos gustaría, nos crea cajones y estantes repletos, que parece que en cualquier momento vamos a morir sepultadas de platos, tazas y cacerolas. Vale, igual no es para tanto, pero debemos convencernos de que lo que nos hace falta es una alacena. Pero no cualquiera. Una alacena vintage, uno de nuestros grandes deseos confesables. Los inconfesables lo dejamos para otro post.

Nos gustan especialmente las alacenas restauradas con un toque de color (ay amigo chalk paint, cuánto bien has hecho por el bonitismo), de madera y dejando ver lo que esconde entre sus puertas y cajones.

Tras cristales vidriosos o mallas de gallineros, esconderemos las piezas más destacadas de nuestra vajilla y nuestra cristalería. Que no son de cristal de bohemia, pero son bohemias.

Otras alacenas que nos chiflan son las alacenas vintage, que recordamos de las casas de nuestras abuelas. Si tenéis una de estas alacenas en la casa del pueblo, cuidadla, porque se cotizan alto en el rastro y tiendas de decoración. Pero si no queréis regatear, aquí tenéis unas manos deseosas de recibirlas.

No sabemos cuándo abriremos las puertas de nuestra casa a este deseo confesable, pero ya tienen un rincón en nuestros sueños.

Feliz martes

Cocina bonitista: receta de quiche de puerros, calabacín y queso de cabra

Nos gustaría empezar este post a lo Arguiñano, es decir, contando un chiste, pero no queremos perder a nuestros fanses con nuestro particular sentido del humor (aunque aceptaríamos un duelo a muerte con Karlos). La cocina bonitista está a tope, ya sea porque algunas tienen Thermomix (Rocío, te queremos, pero te odiamos) o porque estamos intentando portarnos mejor con nuestro tupper, nuestro cuerpo y el planeta. Los findes intentamos organizarnos bien la semana en lo que a comidas se refiere. Para eso viene genial nuestro organizador de menú semanal, que podéis descargar aquí.  La inspiración para un menú variado y no muy repetitivo la encontramos básicamente en internet (bendito Pinterest), pero también en lo que comemos por ahí. Y este es el caso de la receta de hoy.

El sábado pasado, fui a cenar a Los Porfiados (os hablamos de ellos en este post) y comí una quiche de verduras impresionante (y contundente). En ese momento se encendió la bombillita, ¡ya tenía receta para el lunes! Una quiche vegetariana es una receta genial para los lunes sin carne, que además puedes compartir con los compis de la oficina y ganar puntos de popularidad. Tras muchas combinaciones en la cabeza, me decidí por una quiche de puerro, calabacín y queso de cabra. Después de compartir el resultado, alguna amiga bonitista ha pedido la receta vía whatsapp, así que ¿por qué quedárnosla para nosotras si la podemos compartir con el mundo entero de interné?

receta-quiche

Lo bueno de las quiches es que son fácil de hacer, hay muy poco margen para liarla parda y eso para nosotras siempre es un punto a favor. Arremánguense, que vamos con las instrucciones.

Para la base: 

  • Ir al supermercado más cercano (puedes ir en pijama debajo del abrigo).
  • Comprar pasta brisa o masa quebrada o hojaldre, en su defecto.
  • Pagar (robar está feo).

Podríamos contaros cómo hacer la masa. Pero la verdad es que no lo sabemos. Aunque en este blog lo explican muy bien. 

Antes de empezar, ponemos a precalentar el horno a 180 grados. Una vez tenemos nuestra masa, ya sea homemade (somos fans de ti) o comprada, tenemos que extenderla sobre el molde (si es desmontable mejor, aunque no es necesario). Una vez extendida, recortamos lo que sobre (cosa que yo no hice).

Cuando ya tengamos todo el molde bien cubierto, cubrimos la pasta con garbanzos (también valen judías). Esto se hace para que cuando la metamos en el horno no suba gracias al peso (¡supertruqui!).

Una vez que el horno esté caliente (aquí cada uno sabe mejor que nadie cómo funciona el suyo), metemos la base durante unos 10-15 minutos a 180 grados. La idea es que la masa se haga antes de echar el relleno. Esto es importante, porque he hecho otras quiches sin este paso y la masa se quedaba un poco cruda. Una vez que haya pasado el tiempo, sacamos la masa del horno y quitamos los garbanzos.

Para el relleno:

Cortamos la cebolla, el puerro y los dos calabacines en trocitos. Una vez que lo tenemos todo picado, lo echamos en una sartén con un poquito de aceite, sal y pimienta y pochamos. Con calma y tranquilidad. Este es el momento para que te pongas una copita de vino y musiquita.

En un bol aparte, batimos los dos huevos y a continuación le añadimos la leche evaporada (200 ml). También puedes usar nata para cocinar, pero la leche evaporada es un pelín más ligera. Batimos todo una vez más.

Una vez que la verdura esté pochada, apartamos del fuego y la añadimos al huevo y nata y volvemos a batir. Vertimos la mezcla de forma uniforme sobre la masa previamente horneada y la decoramos con láminas de queso de cabra.

Metemos en el horno a 180 grados durante unos 10-15 minutos.

¡Y este es el resultado!

receta-quiche-2

No es una quiche perfecta estéticamente (mi masa estaba un poco morenita), pero de sabor estaba bastante buena. Qué demonios, ¡estaba riquísima!

Hasta aquí nuestra entrega de cocina bonitista de hoy, esperamos vuestras versiones y sobre todo: ¡vuestros consejos!

¡Feliz martes!

5 cuentas de instagram foodies y bonitistas (y guiris)

modernproper

No estamos muy seguras de utilizar así tan tranquilas la palabra foodie, pero será la alegría de que ayer Don Mikel de El Comidista estuviese en nuestra tierra, Málaga, que nos hemos venido arriba con el palabrerío gastronómico. Ah, y no, no lo vimos ni lo conocimos, pero sabemos por su Instagram que estuvo comiendo cosa buena de la tierra. Pero volvamos al post de hoy, que nos despistamos. No es un secreto que Instagram es nuestra red social favorita y eso sumado a nuestra preocupación por comer sano y rico y mucho  pues hace que nos hayamos convertido en fans indiscutibles de algunas cuentas. Y eso hay que compartirlo: 5 cuentas de instagram foodies y bonitistas, ahh y extranjeras, que la versión cañí llegará en breve.

1.The Modern Proper. Detrás de esta cuenta están las autoras del blog que lleva el mismo nombre. Helados, tablas, cócteles, mesas preciosas… Natalie Mortimer & Holly Erickson tienen más de 42 mil seguidores y más de 600 publicaciones y son las amas de casa modernas perfectas. Su filosofía es volver y reivindicar la hospitalidad de “recibir en casa”. Entre las dos pueden montar un equipo de fútbol (no es semana para hablar de fútbol) con sus niños adorables, pero vamos, su IG es comida, comida, comida. 

modernproper

2. Food 52. Como comes, es como vives. Eso reza la descripción de su perfil. Un perfil colaborativo que parte de una aplicación donde ver recetas, sacan libros de cocina, proyectos gastronómicos… Food52  cuenta con más de un millón de seguidores e incluyen vídeos muy a menudo. Las fotos, al provenir de diferentes fuentes, son más heterogéneas pero sin duda es una de las cuentas foodies más interesantes. 

food52

3. Lumadeline. Detrás de esta cuenta está Madeline Lu, una fotógrafa de comida, viajes y cosas bonitas en general. Así que podéis imaginar que las fotos son una auténtica belleza. Platos, montajes de mesas y alguna foto que se cuela de San Francisco, la ciudad de residencia de la autora, os esperan en esta cuenta.

luma

4. A cozy kitchen. Otra señora perfecta, con una casa bonita y que hace recetas impecables (sin que se le quemen los bordes del pastel, se le abran las croquetas y esos dramas gastronómicos). Se llama Adrianna y vive en Los Angeles, que no tiene nada de mala pinta. La señora es la caña con los pasteles y la pastelería y seguro que alguna idea o inspiración llega mirando su instagram.

acozy

5. Izy Hossack. La creadora del blog Top with cinnamon está detrás de esta cuenta. Con tan solo 20 años, esta estudiantes de ciencias de la alimentación y nutrición cuenta ya con más de 200 mil seguidores. Quizá un estilo algo más minimalista que el resto, pero sin duda… bonitista.  

izy

Ahora, cualquier foto que intentemos hacer a un plato (sea nuestro o de un restaurante) para compartir en Instagram va a ser motivo de depresión social 2.0. Menos mal que como nos gusta comer… las penas se nos quitan rápido.

¿Alguna recomendación que unir a la lista? ¡Qué tengáis buen día amiguis!

Recetas de zumos para refrescarnos el verano

No hay noche de San Juan que no se celebre a lo alto, así que puede que hoy vosotros también tengáis los ojos pegados. Como las verbenas en verano son un no parar (para los malagueños moragas), y como el verano viene pisando fuerte y nuestras ganas de aprovecharlo al máximo también, hoy os traemos unas recetas de zumos “detox” o “anti-abusos” para resucitar a un muerto si la fiesta se nos va de las manos.

El zumo verde es un gran aliado para llenarte de energía, para mimar al cuerpo y para afrontar un día complicado como el de después de la noche de San Juan. Además, aunque el jengibre no es apto para todos los gustos, la manzana le da un toque fresquito y dulce. Hay toda una lista de frutas y verduras que se pueden añadir a esta receta: aguacate, espinacas, col o incluso sandía. Pero la más simple es ésta. Echadle un poco de hielo y tendréis una receta de zumo estupendo para refrescar este viernes de junio.

zumo verde_

Imagen vista aquí


Solamente cambiando el apio por la remolacha, pasamos a otra receta de zumo de color rojo. Este zumo además de estar buenísimo, es anti-inflamatorio, anti-envejecimiento, y muchas cosas más por las que merece la pena poner en marcha la licuadora y manchar todo de color remolacha. Al igual que el zumo verde, pueden alterarse los ingredientes y ponerle menos jengibre y por ejemplo, añadirle zanahoria. Pero la zanahoria no quedará como simple acompañante, que también traemos una receta de zumo dedicada.

remolacha_

Imagen vista aquí


Zanahoria, manzana y jengibre. Con esto solo ya tenemos otro zumo refrescante. Podemos echarle también naranja pero es que no estamos en época, así que esa receta la dejamos para el noviembre que vuelve la temporada.

zumo_zanahoria1_

Imagen vista aquí

Y como la piña también ayuda a desintoxicarnos y es otra fruta fresquita para hidratarnos este verano, un zumo facilito de piña y de jengibre (como su nombre indica, muy descriptivo). Sí, no pasa nada, si el jengibre no es lo vuestro, no le echéis, yo lo uso como el aceite o la sal, para todo lo quedase por la licuadora, pero podéis evitarlo y seguir disfrutando del maravilloso mundo de los zumos.

piña y jenjibre 2_

Imagen vista aquí

Con estas recetas y animándoos a que pongáis una licuadora en vuestra vida para sobrevivir al calorcito que se asoma, nos despedimos hasta el lunes, eso sí, antes contadnos ¿nos recomendáis alguna receta de zumo para agregar a nuestra lista?

¡Feliz finde!