La vuelta ¿a la normalidad?

maternidad y conciliación

Escribo este post, el primero después de 7 meses, tal que así. Con la cama sin hacer, con un ojo en la pantalla del ordenador y otro vigilando la siesta matinal de Manuela y usando como alfombrilla del ratón la Vogue (de Rosalía) de julio que no me he podido leer.

Aprovecho los últimos días de vacaciones que me quedan, ya he vuelto al trabajo después de la baja, pero ha sido en periodo de adaptación, como los niños en el colegio. Volví a la mitad de mi jornada, Manuela era aún pequeña y no había empezado a comer, seguía siendo la lactancia materna su único alimento. Así que entre sacaleches, placas de frío, madrugones y mañanas intentando hacer el menor ruido posible… volví. Como todas habéis hecho, nada extraordinario. Después vacaciones… y este lunes, llega ya la prueba de fuego, la de verdad.

Junio, Playa de la Barrosa. Manuela tenía 4 meses.

Vivo con sueño, más bien, convivo con él. Ya nos hemos acostumbrado el uno al otro. Ahora que con mi vuelta al trabajo (de verdad) se cierra una etapa y se abre otra, me da por pensar si hubiese sido diferente en el caso de haber tomado otras decisiones (you know, chupetes, biberones, ayuda de pago… en fin, como todo en la vida es cuestión de elegir y la maternidad no iba a ser menos). Probablemente, pero ese no es el caso.

Chiclana siempre es un buen plan.

Me da por pensar en los datos que publican anualmente el Club de Malamadres: 6 de cada 10 mujeres renuncian a su carrera profesional y 8 de cada 10 tienen dificultades para compaginar vida familiar y laboral; y me pregunto si podré, si seré capaz de hacer todo lo quiero hacer como madre, como profesional, como pareja, amiga, hija…

Manuela al terminar de escribir el post.

El caso es que he vuelto, no sé si a la normalidad o a qué, pero tenía ganas (una parte de mí) y por aquí estoy. Prometo no ser monotemática con la maternidad y sus conflictos, palabrita. Ah, por si alguien se lo pregunta… Manuela se despertó a los 20 minutos de sentarme delante del ordenador. Yeah.

Mi último post… por un gran motivo

Mi último post, pero ojo, solo por una temporada… que me hacía ilusión darle algo de emoción, que no me voy para siempre, ni mucho menos. Muchas y muchos ya os imagináis el motivo pero para los que paséis por aquí de vez en cuando os lo cuento encantada de la vida: en los próximos días (horas quizá) me enfrento a la gran aventura de ser madre. Así que mi barrigota de casi 41 semamas y yo os tenemos nos tenemos que despedir hoy.

Leer más

Hola septiembre, hola bonitistas

¡Ya estamos de vuelta! Y este septiembre es un poco más especial que los demás, al menos para mí. Y es que después de un tiempecito entregada enteramente en cuerpo y alma al pequeño Pablo, me apetecía mucho sacar unos ratitos y volver a aparecer por aquí.

hola-septiembre Imagen vista aquí.

Al principio pensé que podría continuar escribiendo en el blog durante mi baja de maternidad. Total, iba a tener mucho tiempo libre. Además, durante la baja también tenía pensado hacer algunos cambios en el diseño, varios proyectos de costura con mi nueva máquina de coser e, incluso, una escapada familiar a la Costa Brava. ¡Pobre ilusa! Lo que es no tener ni idea de lo que es ser madre, jeje.

Malasmadres_nosoysuperwomanImagen del club de las malasmadres.

Nada más nacer Pablo me di cuenta de que no soy una superwoman, si no más bien una malamadre (pero de las de manual). Así que me quité todas esas ideas locas de la cabeza y pedí ayuda a gritos (¡SOSSSSS!). Menos mal que estaban Auxi, Celia e Irene para salvarme el pellejo. Muchas gracias a las tres, en especial a Irene por meterse en nuestro jaleo, a veces un poco agobiante, pero siempre bonitista. ¡GRACIAS!

Éstos han sido unos meses muy intensos y llenos de emociones muy bonitas. Y, aunque no niego que a veces he tenido ganas de salir corriendo, ser madre es sin duda lo más bonito que he hecho en mi vida. Pero claro, como todo lo bueno, mi baja de maternidad también se acaba. Menos mal que he aprovechado todo lo que he podido con mucha playa, familia, amigos y algún que otro encuentro bonitista.

encuentro-bonitista

Ahora toca volver a la carga y compaginar maternidad, con el trabajo, el blog y la vida social. ¿Algún truco para conseguirlo? Seguro que alguno hay 😉

¡Feliz septiembre y hola de nuevo bonitistas!