¿Y si no voy de blanco en mi boda? Vestidos para una boda de colores

vestidos novia bordados

Los tiempos cambian, afortunadamente. Pero hay tradiciones que se mantienen aún así pasen los años, afortunadamente también. Y una de ellas es sin duda que en nuestra cultura las novias vistan de blanco. Un color que hace décadas encerraba una simbología que ahora ya no tiene pero pese a todo… el color ha permanecido. Aún son muy pocas las novias que eligen un vestido que no esté en la gama de los crudos, blancos rotos, hueso o marfil. ¿Y esto por qué? ¿Qué opináis vosotros? Nosotras hoy nos hacemos una pregunta más… ¿y si no voy de blanco en mi boda? Y nosotras mismas nos la respondemos: ¡nos parece maravilloso!

Quizá lo más sencillo y menos disruptivo (cómo está de moda esta palabra) sea un vestido de color pastel. Desde azules, verdes agua (amor) hasta el fácil y favorecedor rosa y sus derivados. Si además lo acompañas de faldas interminables de tul… el éxito bonitista está garantizado.

Imágenes vistas en 1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6// 7 // 8 

Pero si ya que eliges un vestido de color… quieres un vestido de COLOR, así, en mayúsculas nos encantan las opciones de amarillo o verde. ¡Y la del vestido dorado ni os contamos!

vestidos novia colores

Novias ideales vistas en 1 // 2 // 3 // 4 // 5 

Y terminamos con una de nuestras opciones favoritas: los vestidos bordados. Nos parecen que tienen un rollo y una personalidad ¡impresionante! Uno de los que sacamos hoy probablemente pertenezca a una de nuestras bodas favoritas del mundo mundial (y que ya sacamos en este blog). ¿Os imagináis cuál puede ser?

vestidos novia bordados

Imágenes fichadas en 1 // 2 // 3 

¿Te atreverías o eres de blanco riguroso? Si te has casado con un vestido que no sea blanco… por favor, nos encantará saberlo y mucho más verte si es posible. Y si no…¿defensores del blanco?

Hasta aquí nuestro post de hoy… ¡mañana más!

Tiger llena de flamencos el mes de junio

Eso de pasarte de vez en cuando por tiendas como Tiger tiene sus riesgos. Corres el peligro de que te encuentres con su nueva colección de junio, llena de flamencos, sí, como lees, flamencos por todas partes. No sé que tienen estos pájaros pero cosa que vemos con su forma, estampado o color… nos pide que nos la llevemos a casa. Eso nos ocurrió el otro día, un paseo inocente por el centro de la ciudad se convirtió en la compra de platos, vasos y varios (que no necesitábamos, obviamente) y claro, lo compartimos en Instagram.

tiger flamencos ig OK

Vimos que os gustó bastante y que os entró la misma necesidad que a nosotras de tener toda la colección. Así que lo hemos puesto fácil y hemos recopilado todo lo que tiene flamencos en la colección de junio de Tiger. Prometemos que es sin maldad… vuestras carteras no dicen lo mismo.

tiger flamencos

Todas las fotos son de Tiger Stores

Por poner alguna pega, la página de Tiger no nos gusta mucho, además…¡no aparecen los vasos! Así que nos va a tocar ir de vez en cuando a ver quién es el bonitista que completa la colección antes, jejeje.

Tras este alarde consumista de miércoles…os deseamos buen día y os esperamos mañana por aquí.

Doctor, ¿tenemos Smegmanía?

smeg colores

Pues sí, hijas, tenéis “Smegmanía”. Y ¿cuál es esta enfermedad? La de desear terriblemente una nevera Smeg en nuestras cocinas. Ya sabéis, la típica nevera con aire retro que hay de mil colores y que siempre aparece en las casas bonitistas, de gente bonitista con cocinas más bonitistas aún y que solo vemos en blogs y Pinterest. Nosotras creíamos que la Smeg solo existía ahí, en el mundo irreal… hasta que vimos la cocina de la bloguer (muy “fanes”) Macarena Gea: ¡la Smeg existe en las casas españolas!

smeg macarena gea

Foto del ático megaidealdelamuerte de Macarena Gea

La historia de Smeg nos lleva a la Italia de 1948, cuando se fundó la marca por Vittorio Bertazzoni. Desde entonces la empresa ha trabajado en la innovación y transformación de los electrodomésticos más cotidianos, como puede ser una nevera, en verdaderos referentes del diseño “Made in Italy”. Pero la historia de la familia Bertazzoni no empieza a mitad del siglo pasado sino que se remonta al siglo XIX, por aquellos entonces ya eran una familia de herreros y poco a poco han ido evolucionando hasta hoy (momento en el que Smeg es algo más que un frigorífico).

Fijaos que pese a ser las “loquers” del color mint, si tuviésemos que elegir un color para nuestra cocina sería el blanco…

smeg blanca

Fotos vistas en 1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6 // 7 // 8

O eso creemos, porque después aparecen las Smeg de colores en las cocinas y claro, la decisión es complicada.

smeg colores

Cocinas bonitistas vistas en 1 // 2 // 3 // 4 // 5 

Si hoy mismo os dijesen que os regalaban una Smeg, ¿cuál elegiríais vosotros? ¿Tenéis la misma enfermedad que nosotras? jejeje

Nos vemos mañana para celebrar el viernes, amiguis.

Diez bicis que aparcaría en casa

bicis bonitistas deco

Aún recuerdo a ese joven que, cerca de Gran Vía, decía con empeño y cierta sorna: “Te vas a caeeeer, te vas a caeeeer!!”. Era a mí, yo iba en bici municipal una noche en mi último viaje a Madrid. He de decir que cogí una bici y la solté en la siguiente parada. A esta experiencia, sumo la que tuve en París, también con bicis públicas… imaginad cómo acabó la cosa que tuve una pierna morada (literal) durante todo el verano. ¿Y qué hago yo hablando de bicis? Eso mismo me pregunto yo, pero con lo mal que nos llevamos no puedo evitar que mi relación sea de amor-odio con ellas. Eso, y que ayer fue el Día Internacional de la Bicicleta y se me encendió la bombillita: de venirme yo arriba y comprarme una bici…¿cúal elegiría? Y de tenerla, ¿dónde la metería?

Esto me dio para pensar en diez bicis que aparcaría hasta en casa y que no me importaría en absoluto tener. He de confesar que este post lo debería escribir mi compi Auxi que tiene una bici con cestito en mint que es un amor y va la mar de pizpireta por las calles de Madrid (me he adelantado Aux).

bicis bonitistas

Bicis chulis vistas en 1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6 //7 // 8 // 9 // 10

Estaréis de acuerdo con nosotras es que estas diez bicis podrían estar en cualquier sitio visible de casa, sin problemas. Igualmente estaréis de acuerdo en que esto está muy bien si vives en una casa Pinterest donde tienes espacios enormes y bicis que no se manchan de caca de perro… vale, en un piso normal de un barrio normal se hace complicado, pero soñar es gratis, ¿no?

bicis bonitistas deco

Fotos fichadas en 1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6 // 7 

¿Sois de ir en bici por la ciudad? ¿Hay servicio municipal de bicis en vuestras ciudades? ¿Sois más torpes incluso que yo? Por favor, compartid… me vendría bien saber que hay más gente como yo (juas juas).

Feliz miércoles y nos vemos mañana por aquí.

Fondos bonitistas para arrancar bien el año

Sí, señores, nosotras aún seguimos de resaca de año nuevo. Pero en el buen sentido. Todavía nos duran las ganas de hacer de este año un buen año, de cumplir los propósitos y en general de disfrutar más. Y claro, estas buenas intenciones son muy bonitas hasta que suena el despertador y tienes que volver a la vida real. Como no queremos decaer en nuestra misión, ni tampoco queremos que os pase lo mismo, hemos preparado unos fondos de escritorio (wallpapers en inglés) para que tu ordenador te mande mensajes que te recuerden que la vida puede ser bonitista. Ah, y son “de gratis” por toda vuestra cara bonitista.

fondos-dosmint

Empezamos por un grito optimista y un voto de confianza a este año. 2016, pórtate bien, eh!

fondo-mas-bonitista

Los buenos propósitos que no falten, y el nuestro es muy simple, ser más bonitistas. ¿El tuyo también?

fondo-pixel

Y si eres bonitista, que se  note hasta en el último rincón. No nos mires, únete. fondo-metas

Y diréis, pero si el otro día estabais hablando de cerrar el pico. Sí, sí, el pico lo tenemos cerrado. Pero no estamos a dieta, tenemos una meta (dejar de parecernos a Falete).

Con estos fondos de escritorio seréis la envidia de la oficina y seguro que los documentos se terminan hasta antes. Podéis descargarlos aquí: Fondo pixel / Metas / Fondo Más bonitista / Dosmint

¡A por este martes, bonitistas!