Cremas frías para sobrevivir este verano

Este año el verano (o más bien el calorcito) se ha hecho mucho de rogar. Pero ya está aquí de lleno y, como nos conocemos, seguro que en breve estamos quejándonos de lo mal que lo llevamos. Por eso, hoy traemos 3 recetas de cremas frías para estar bien preparadas y adaptar nuestros menús a las altas temperaturas que se aproximan estos días.

  • Crema de zanahoria, coco y jengibre. Un plato de El comidista, muy original y que tiene pintaza. Encima, parece bastante fácil de hacer. Podéis ver la receta completa aquí.

cremas frías

  • Crema fría de manzana verde, aguacate y lima a la menta. Otro plato fresquito y que pinta de maravilla. Solo tiene 4 ingredientes principales y por lo que explican en la receta, se hace en 15 minutos. Podéis verla paso a paso aquí.

recetas cremas frías

  • Gazpacho de manzana. Aunque nosotras somos muy fans del gazpacho de toda la vida, nos encanta probar cosas nuevas y la verdad que esta variedad del plato, nos llama mucho la atención. Os dejamos la receta aquí.

gazpacho manzana

Y vosotros, ¿conocéis alguna crema fría más que debamos probar?

¡Feliz lunes!

Madre qué coraje: el proyecto que convierte en solidaridad la impotencia

Nos robaron hasta la cafetera. Cristina Rosón, socia de la agencia de publidad y diseño malagueña La madre de los Beatles, pone la cafetera de ejemplo para que nos hagamos una idea de hasta dónde llegó el atraco. Madrugada, febrero, llamada de la policía: “vengan ustedes a la oficina” y constatación de la peor de las pesadillas para cualquiera: ¡nos lo han robado todo! Ordenadores, discos duros, servidor…material de un estudio de diseño más todo lo que hay dentro: proyectos a medio terminar, trabajos en pleno desarrollo, diseños, recursos, fotografías… todo.

“Todo el mundo nos decía que si no teníamos el trabajo en la nube y yo pensaba: ¿pero qué nube? Dejadme de nubes. Por eso hicimos el diseño de la nube con el rayo”, nos cuenta Cristina que dice que no sabe si fue más rabia, impotencia, tristeza o qué… lo que en malagueño se diría “qué coraje”. Qué coraje que te roben, qué coraje da que entren en tu casa o en tu oficina y se lleven hasta el último bolígrafo y qué coraje da el no haber hecho copias de seguridad cuando todo el mundo sabe que es fundamental (pero suele ser a toro pasado). Y así nació Madre, qué coraje, una campaña solidaria en forma de tienda online con productos inspirados en el robo de la  oficina. Desde pendientes a pegatinas, pasando por bolsas y felpudos con mensaje.

También tienen piezas algo más exclusivas de la que solo tienen una unidad como las gafas de Laveta o la ilustración de Javier Calleja.

Cristina cuenta que tras el robo, los compañeros y allegados se portaron genial y se acercaron a la agencia con ordenadores, discos duros y material que les fue muy útil en esos primeros días y por eso pensaron que “Madre, qué coraje” tenía que tener fin benéfico. Lo que obtengan por las ventas se van a destinar a la asociación Fantasía de Lagunillas (un barrio malagueño), que ofrece apoyo a escolar a los peques para que no estén en la calle. ¿Quién se iba a imaginar que del coraje iban a salir tantas cosas buenas, verdad?

Nos ha encantado esta historia para ponerle broche de oro a la semana… que por cierto, acaba genial. Este finde celebramos #cumpletotal y nos reunimos las tres en Madrid, y eso es siempre muy buen plan.

¡Feliz viernes y mejor fin de semana! Hasta el lunes.

Cojines de nudo, el DIY del momento

Si sois tan amantes de los cojines como nosotras, este post os va a encantar. Y es que… ¡llegan los cojines de nudo! Monísimos, pequeñitos y van bien con muchos estilos. Se pueden hacer con diferentes tipos de tela (algodón, terciopelo, lana…) y en colores muy variados.

A nosotras nos encantan para decorar habitaciones infantiles o salones, pero la verdad es que quedan bien en cualquier espacio de la casa.

cojines de nudotutorial cojines de nudodiy cojines nudo

Imágenes vía: 1 / 2 / 3 / 4 / 5

Y como nos parecen tan bonitos y originales, nos hemos empeñado en hacer unos. Por eso hemos buscado un tutorial perfecto para ponernos, cuanto antes, manos a la obra.

Los materiales que hacen falta son:

  1. Regla.
  2. Tijeras.
  3. Alfileres.
  4. Máquina de coser (o si os apetece echarle un ratito, hilo y aguja).
  5. Tubo de cartón (de papel de cocina).
  6. Tela elástica (del tejido que más os guste).
  7. Relleno de fibra de poliéster (como el que se usa para los cojines).

Y los pasos a seguir:

  •  En primer lugar, cortamos 2 tiras que sean de unos 15cm de ancho x 1m de largo, aproximadamente.

  • Después, doblamos las tiras por la mitad, las señalamos con los alfileres y cosemos el lateral en zigzag para que las puntadas se estiren junto con la tela cuando la rellenemos. Cosemos también uno de los extremos de la tira, para poder rellenarla.

  • Luego, introducimos el tubo de cartón en una de nuestras tiras y, con ayuda de una regla, vamos metiendo el relleno de poliéster dentro.

  • Una vez haya quedado uniformemente rellena la tira, cosemos el otro extremo. Después, hacemos los mismos pasos con la otra tira y… ¡listo para hacer el nudo!

Podéis ver cómo hacerlo aquí:

En principio la parte del nudo parece un poco complicada, pero seguro que luego no es para tanto.

¿Qué os parece?, ¿os atreveríais con este DIY?

¡Feliz jueves!

El moño a medio recoger que ahora ves por todos sitios

Hoy la cosa va de pelos. De pelos y de cómo gestionarlos a diario. El verano es complicado para el pelo, para tenerlo en la cara, por el calor y que las altas temperaturas no suelen ser un buen aliado. Yo, por mi parte, el día que me vengo muy arriba me hago un moño y poco más tengo en mi repertorio (si no lo sabéis, tengo el pelo muy rizado y mis opciones son bastante recortadas). Pero amiguis, hemos dado con el moño a medio recoger que seguro que te has cruzado más de un vez. Sabemos su nombre y hoy lo analizamos en este post.

Imagen vía 


En inglés lo encontrarás por half bun o half knot top, vamos, un medio moño de toda la vida. Somos conscientes de que ese aire desenfadado y medio despeinado que vemos en las fotospinterest es lo más complicado de conseguir del universo, junto con los rabillos iguales en ambos ojos, pero nosotras no cejamos en nuestros empeño. Para melenas largas y cortas, onduladas o lisas, el medio moño es la solución a todos tus dramas capilares este verano. Mira, mira.

Imágenes en 1 // 2 // 3 // 4 //5 

Es cierto que todas las muchachas que enseñamos en este post son tan guapis que les quedaría bien hasta el peinado de Santiago Segura, pero confiemos en nuestras posibilidades y probemos, leñe, que total… con quitarlo y volver a nuestra rutina de peinados (la mía se basa en suelto o recogido siempre igual), se soluciona rápido.

Imágenes en 1 // 2 // 3 // 4 // 5

La versión en moño alto nos gusta mucho pero también nos pone ojitos la más a media cabeza con pasador o algún adorno… muy años 90, pero mola mucho.



¿Sois de moños? ¿Os gustan este tipo de peinados? ¿Cómo soléis peinaros vosotras a diario?

¡Nos vemos mañana, familia!

Cumplir años, qué movida

Hoy me voy a regalar una lista de spotify por mi cumpleaños. Un cumpleaños que más que total es un cumpleaños vital. Porque cumplir años, qué movida.

A veces una se siente tan joven y tan vieja, como un rolling stone.

Pero todavía te emborrachas,

todavía cierras los bares.

Como una Sabina sin bombín.

Y piensas, si este es el viaje, llegaremos hasta el final.

Descalza o con tacones.

Porque de vez en cuando la vida nos besa en la boca,

y otras veces nos escupe en la cara.

No sabes cuántas veces te tocará tropezar,

cuántas veces te arrepentirás y cuántas veces no encontrarás el sentido.

Pero te volverás a levantar,

te volverás a emocionar,

volverás a quemarlo todo,

para empezar de nuevo.

Otra vez.

No sabes si mirar hacia arriba o hacia abajo.

Hacia atrás o hacia delante.

Te armas de paciencia.

Suena esa canción.  Es el momento de volar.

Porque quieres ser siempre joven,

y a veces lo consigues.

Es tu vida y aunque tienes la sensación de que es ahora o nunca,

nunca es ahora.

Tú también puedes cantar eso de que pase lo que pase, lo hiciste a tu manera.

Con la lección aprendida, dejas de preocuparte, porque sabes que pase lo que pase, nada saldrá bien.

Pero ya ganaste una vez.

Así que una vez más, vamos a celebrar.

Ponte los zapatos de baile.

Porque sí, somos jóvenes.

Y hoy sólo quieres divertirte.

Sin miedo a gritar como si fuera el último día.

Estás lista para la pista de baile.

Vas a bailar a medianoche en una fiesta mental.

Porque tus botas están hechas para avanzar y no se van a parar.

Porque no será peor, seguro que es mejor.

Sí, cumplir años es una movida, pero como me han dicho más de una vez, no cumplirlos sí que sería una movida.

Así que muchas felicidades para mi, ¡y que el año que viene tengáis que aguantar de nuevo mi chapa existencialista!

¡Feliz martes!