Categoría: Viajes

Escapada prenavideña a Liverpool

¿Qué tal la vuelta del puente? ¿O del día festivo? En este miércoles con regusto a lunes, parece que cuesta arrancar… pero se hace algo más llevadero aún con los recuerdos de los planes de estos días en la retina. El viernes pasado, aprovechando los días festivos, esta bonitista se fue de escapada prenavideña a Liverpool, una ciudad inglesa conocida en todo el mundo gracias a sus hijos ilustres: The Beatles. Igual pensáis que no tiene mucho que ver o que no es especialmente turística… pero todo lo contrario. Puede que sea una de las ciudades más divertidas y con más marcha del Reino Unido y además es bonitista a rabiar.

¿Os venís con nosotras a Liverpool?

liverpool 1

Para no aburrir mucho, vamos a ir al grano y os vamos a contar los sitios que hemos visitado y que según nosotras no os debéis perder si vais a Liverpool (luego hablaremos de comida, que nos hemos puesto finos 😉 ).

liverpool 2

1. Como os podréis imaginar, nada más llegar a Liverpool el aeropuerto te recuerda que estás en la ciudad de los Beatles. Una caricatura de John Lenon te dará la bienvenida, por cierto, justo ayer se cumplían 35 años del asesinato del cantante. El aeropuerto está muy cerca de la ciudad, hay transporte público y taxis que te llevarán al centro por unos 15-20 libras (dependiendo de la empresa).

2. Imprescindible un paseo por el Albert Dock y la zona del puerto, edificios históricos y estatuas (entre ellas, de los Beatles) te estarán esperando.

3. Subiendo un poco desde el centro, os encontraréis con el Grand Central Hall, una antigua iglesia metodista reconvertida en centro comercial de ropa, música, cómics y complementos vintage. Merece la pena colarse en su interior.

4. Los museos de cualquier ciudad siempre son una buena opción. Si vais por Liverpool, no os perdáis su Tate  ni la exposición de Matisse que se puede ver en ella en los próximos meses. Su entrada es gratuita.

5. Si vais en una época especial, como la Navidad, disfrutar de las calles del centro y su decoración es un imprescindible.

6. Las célebres maletas de ‘Hope Street’, obviamente, uno de los monumentos más fotografiados y, obviamente, dedicado también a Paul.

7. La Central Library, con entrada gratuita, os hará que os coléis en una peli de Harry Potter. Una biblioteca moderna que conserva una sala antigua de forma redonda. Simplemente, preciosa.

8, 9, 10 y 11. La Catedral Metropolitana (8) es el templo católico de la ciudad. Es relativamente moderno, construido con una planta redonda y realmente impresionante. Diferente a cualquier concepto de catedral que se os pueda ocurrir. La Catedral anglicana sí que tiene un aspecto más tradicional, pero no por ello menos impactante. Además, justo al lado puedes visitar un antiguo cementerio reconvertido en parque.

12. No podríamos decir que se trate de una barrio chino, más bien es una calle, pero siempre es divertido encontrarse con un arco así en una ciudad europea.

13, 15 y 16. Si vais a Liverpool, dejaos una mañana libre para ir a visitar Crosby. Un pequeño pueblito al norte de la ciudad al que puedes llegar en 15 minutos en tren (algo menos de 4 libras, ida y vuelta). Merece la pena, no solo por sus calles, su paisaje y sus lagos, sino porque en su playa podrás visitar ‘Another place’. Una instalación que ha dado la vuelta al mundo: cien esculturas de bronce exactamente iguales dispuestas en esta kilométrica playa. ¡Un espectáculo!

14. Pero para espectáculo… lo que esperábamos ver desde el principio. Los Beatles en la Cavern. No, obviamente no son los auténticos, pero sí los oficiales. Por unas 20 libras, podrás disfrutar de un concierto en la mítica sala donde el grupo comenzó… lo hacen tan bien que después de un par de pintas de cerveza, firmarías que tienes delante a Ringo Starr.

Pero ya sí, ¿no? vamos a comer que es otro de los placeres cuando uno viaja. Nuestro viaje exprés nos ha dado para más calorías de las que nos hubiese gustado, pero…¡pelillos a la mar! (holi gimnasio!).

liverpool 3

1. The Smugglers Cove, un pub en el Albert Dock con música en directo y ambiente ‘afterwork’. Allí tomamos hamburguesas (cómo no!) y estos huevos escoceses que estaban de muerte mortal.

2. Un buen desayuno inglés siempre es bien recibido. Éste lo tomamos el primer día muy cerquita de la Tate en The Gallery Café, una coqueta cafetería que a la vez es galería de arte. Y por eso de ser el primer día, me lo pedí vegetariano (duró poco el remordimiento).

3. ¡Exitazo! Elegimos este restaurante para comer y no nos defraudó. Hamburguesas ricas a buen precio con todo lo que se os pueda imaginar. No me la pude acabar entera, pero aún la recuerdo y me cae un lagrimón. El sitio se llama Delkery. 

4. No todo va a ser comer, que en Inglaterra hay que beber cerveza y si es en tamaño pinta mucho mejor. Encontramos este sitio por casualidad y repetimos dos veces, cervezas ricas, billar, suelo hidráulico y buen ambiente. Muy recomendable The Hope & Anchor.

5. Volvemos al desayuno. Huevos benedictinos deliciosos en una cadena de restaurantes bastante bien de precio y con horarios aptos para turistas, The North Western.

6. Un lugar al que hay que ir si vas a Liverpool. El restaurante vegetariano The Egg. En una tercera planta de una antigua casa de madera, se encuentra una cafetería de dos plantas con un encanto muy especial. Ensaldas, kitchs, pasteles… ¡una maravilla!

7. Y terminamos esta ruta gastronómica en Lox & Caper, una cafetería bonitista cien por cien. Aquí ya me atreví con el clásico English Breakfast y no me arrepentí (y sí, me lo comí todo).

Hasta aquí nuestra pequeña guía de esta ciudad en la que será imposible que no tengas a los Beatles como banda sonora en tu cabeza durante todo el viaje. Sin duda, ¡Liverpool es bonitista!

Os vemos mañana por aquí 😉

Publicado en: Viajes Etiquetas: , , , .
4 Responses

Cuatro cosas de Praga bonitista

Como colofón y estirando hasta lo posible las vacaciones, la pasada semana estuvimos en Praga. Una ciudad que merece la pena conocer, recomendable al máximo y es que sin duda, Praga es bonitista. Es muy difícil resumir un viaje tan intenso, pese a que no hemos estado muchos días, pero vamos a intentarlo en cuatro cosas que nos han encantado y que os pueden servir si vais a visitar la ciudad. Eso sí, el checo ilegible e imposible de pronunciar, que nos perdonen los ciudadanos del país, pero vaya reunión de consonantes seguidas y simbolitos en forma de gorro… eso sí, con nuestro inglispitinglis no nos ha ido del todo mal. ¡Empezamos!

praga bonitista 1

1. La ciudad: Praga misma de por sí. Más allá de la cantidad de turistas, más allá del puente de Carlos o de la Torre del reloj… Un paseo por la orilla del Río Moldava, por el barrio judío, por el Castillo o por la cantidad de plazas que hay es simplemente maravilloso. Además, si tenéis la posibilidad de realizar un tour o un free tour, la historia de Praga es apasionante y cercana, ya que su escisión con Eslovaquia se produjo en los años noventa. Muy apta  también para los amantes de la historia de la Segunda Guerra Mundial.

praga bonitista 2

2. Los rincones:  Imposible dejar de mirar y fotografiar. La zona de los alrededores del Castillo parece sacada de un cuento de princesas, no os la perdáis ni tampoco el Callejón del Oro. Una calle en la que vivió Kafka y que en la actualidad está repleta de pequeñas tiendas de artesanía. Amor.

praga bonitista 3

3. La comida: mmmmm, no nos sale otra cosa. Quizá uno de las ciudades en las que mejor hemos comido. El gulash, los dumplings, las sopas, la carne, el queso frito, el codillo (que no ha salido en la foto porque no le dio tiempo a ponerse, jurrr) … Os recomendamos varios sitios, apuntad bien. Nase Maso (foto arriba a la izquierda), una carnicería en la que puedes elegir lo que quieres comer y lo cocinan allí mismo, además te compras tu vasito de papel vacío y lo puedes rellenar de cerveza cuantas veces quieras. ¿Hay algo mejor? Pues quizá el codillo de Ferdinanda (foto chunga, abajo a la izquierda), o sus salchichas o el queso frito. Hay dos locales en la ciudad y todo el mundo coincide en lo mismo: buena calidad, buen precio y buena cerveza. Y qué os podemos decir de la sopa de coles de bruselas de Lokal (foto central abajo). Pues que hay que probarla pese a que la verdura protagonista sea poco amistosa. Y de postre… Trdlo, una especie de churro hueco que puedes encontrar en cualquier calle praguense. Para delirio del personal lo puede rellenar, entre otras delicias, de Nutella. ¿Se nota mucho que hemos comido abundantemente en Praga?

praga bonitista 4

4. La cerveza: Y si hemos comido, más hemos bebido. Vale, obviamente esta foto no va a pasar a la historia como la bonitista de la historia del blog, pero es que si vas a Praga y no bebes cerveza es que no has ido a Praga. Además de su tamaño, del medio litro no baja, es impresionante su precio y su calidad. En cuanto a nuestra recomendación… los precios están publicados fuera de todos los bares y restaurantes así que sólo hay que hacer cálculo con el cambio de coronas… y a degustar.

Hasta aquí nuestro post de hoy. Qué tendrán las vacaciones que las anhelas durante meses y después se olvidan en tres días. Eso sí, la foto 3 y 4 os hace una idea de qué es lo que nos recuerda las vacaciones, ¿no? Adiós verano, holi brócoli. Pero bueno, esa es otra historia y da para otro post 😉

Nos vemos mañana por aquí familia.

Publicado en: Viajes Etiquetas: , , .
Dejar un comentario

10 cosas de Londres Bonitista (II parte)

¡Por fin viernes! No os pasa que al volver de un viaje un domingo por la noche esa semana se hace especialmente cuesta arriba. Pues esto nos ha pasado, con la mezcla de cansancio, sueño y Londres aún en la cabeza: y es que hace justo una semana estamos danzando por las calles de Camden…ains. El pasado miércoles compartimos con vosotros la primera parte de 10 cosas de Londres Bonitista y hoy ponemos la guinda con la otra mitad de nuestro decálogo para visitar Londres.

Tras hacer un recorrido por la comida, el río, las tiendas, el Londres de película y los otros monumentos, continuamos con los siguientes:

6. Los parques

Si hay algo que sorprende en esta ciudad llena de gente, de coches, de autobuses y de ruido es la cantidad de parques que hay. Poder cruzarte con una ardilla o con un pato mientras caminas, qué queréis que os digamos, para nosotras que somos chicas nacidas en el cemento, nos hace especial ilusión. Además del más conocido, Hyde Park, también estuvimos en otros tres: Regent´s Park, Kensington Gardens (aquí no hicimos fotos, estábamos entretenidos viendo las cámaras de Tv porque la pequeña Carlota Isabel Diana estaba a punto de llegar a casa, no nos lo tengáis en cuenta) y St James Park.

londres bonitista7

Nos robó el corazón Regent´s Park del que nos hemos traído mil fotos, que ahora pensamos que qué vamos a hacer con fotos de flores a ‘cascoporro’ pero… y lo bonitas que son. Regent´s Park está junto a Camden y atravesarlo desde allí es un paseo precioso que desemboca en Baker Street, la calle del famoso Sherlock Holmes, os recomendamos ese paseo.

7. Los alrededores del centro

Quizá lo mejor de Londres. Hemos descubierto tres rincones que nos han parecido dignos de mención y que nos vemos obligadas a compartir. En primer lugar, os recomendamos un recorrido en bus. Pero nada de autobús turístico, un autobús de línea, el londinense de dos plantas de toda la vida. Tenéis que coger el número 159, la Victoria Line, en Oxford Street en la parada Marble, junto a Primark. Esta línea hace un recorrido muy similar al bus turístico y por un precio mucho menor, de hecho, se paga con la Oyster Card. Pero lo mejor no es que te pasee por las principales zonas turísticas, lo mejor es descubrir el final de la línea. Este autobús tiene como destino el barrio de Brixton, una zona a las afueras a la que nunca irías si no fuese por esta línea de autobús. Es genial ver cómo viven los barrios obreros de Londres, compartir autobús con los chavales que vuelven del colegio y la gente que va o viene del trabajo. Todo un descubrimiento, muy recomendable, además porque justo donde acaba la línea hay una parada de metro que te lleva directamente a Oxford Circus. Un recorrido de una hora, aproximadamente, que merece mucho la pena. Como curiosidad… eramos los únicos blancos de todo el autobús cuando llegamos a nuestro destino: ¡eso es viajar!

londres bonitista8

Y seguimos con un rincón que encontramos justo debajo del Tower Bridge a la entrada de St Katharine Docks, un muelle la mar de pintoresco. Antes de entrar a esta zona de yates, restaurantes y tiendas, dimos con esta pequeña terraza con vistas al río y una caravana con bebidas y perritos que olían de vicio. ¡Precioso! Pero el colmo del bonitismo llegó con Hackney City Farm el día que nos íbamos, una granja cercana a la parada de metro de Hoxton, cerca del Columbia Flower Market. Desayunos de la huerta con huevos de las gallinas que te encuentras a la entrada, bacon del rico y un Banana Bread del que todavía me acuerdo. Ésta era una opción de brunch, pero había más… (me cae el lagrimón). Además, para más bonitismo, el día anterior habían celebrado allí una boda y pudimos fotografiar el seating plan: simple pero con encanto. Sin duda, uno de nuestros lugares favoritos del viaje. En resumen: merece la pena alejarse del centro 😉

8. Las casas

Cuando vas a una ciudad como Londres y luego llegas a tu ciudad, te da así como cosica. La arquitectura bonitista ha hecho mucho daño y los bloques de vecinos más aún. Unas de nuestras distracciones visitando al ciudad ha sido quedarnos paradas frente a edificios e intentar imaginar cómo eran las casas y qué gente podía vivir en ellas. Os enseñamos las fotos… a ver qué imagináis vosotros viendo estas fachadas.

londres bonitista 9

9. Los mercadillos

Llegamos a uno de los puntos más ‘top’ de este post y es que si existe algo que predomina en Londres son sus mercadillos. Imposible no visitar ninguno de ellos o no llegar a cruzar alguna de sus calles. Tenemos que decir que no hemos comprado nada en ningún mercadillo, excepto comida y una pequeña corona de flores rojas que  nos costó ‘Un pound’. El resto o nos parecía caro o había que dedicarle horas de búsqueda y el ir acompañadas de un Señor Bonitisto no es buena combinación (ya sabéis, guiño, guiño). Aún así, nos vinimos cargadas de inspiración y con muchas ganas de ver ‘markets’ de este tipo cada vez más por nuestras ciudades. En Londres, sí que saben.

londres bonitista 10

Éstos son los mercadillos que visitamos en los cinco días,  no está mal, ¿eh?

10. Mint London

Y terminamos nuestro repaso a las diez cosas que molan de Londres con lo que más nos ha robado el corazón. Londres en mint… por todos sitios (sed benévolos, que igual el mint tira más para azul o para verde, según 😉 ).

londres bonitista 11

Hasta aquí nuestro post sobre Londres, esperamos de verdad haberos ayudado como nos habéis ayudado muchos de vosotros con vuestros comentarios. ¡Qué tengáis un viernes fantástico y un fin de semana mejor aún!

Nos vemos el lunes… eso sí, thinking in holidays 😉

 

Publicado en: Viajes Etiquetas: , , , .
4 Responses

10 cosas de Londres Bonitista (I parte)

Sabéis esto de que unos amigos o familiares van de viaje (o de viaje de novios) y un día vas a su casa y te enseñan todas las fotos de sus vacaciones, todas pero todas (holi amiguis!). No, no os asustéis que no vamos a hacer eso. Pensando en cómo organizar las millones de fotos que nos hemos traído de Londres, se nos ha ocurrido que la mejor formar de enseñaros el Londres más bonitista y compartir con vosotros los planes que hemos hecho, y que os pueden ayudar, es elegir diez cosas del Londres Bonitista. Es decir, diez (por decir un número porque serían más) imprescindibles para visitar Londres. Otra cosa sería compartir nuestro plan de viaje, hemos estado cinco días y hemos andado más que Kung Fu, pero el dolor de pies es inherente a visitar una ciudad, eso es así. ¡Empecemos!

londres bonitista 1

1. La comida

No es ningún misterio si os contamos que nos encanta comer y que disfrutamos con cualquier cosa rica que se nos ponga por delante. Londres no iba a ser menos y, aunque es verdad que esta ciudad no se caracteriza por su rica cultura gastronómica, eso de dar la vuelta al mundo a través de diferentes platos sin salir de una ciudad tiene su gracia. Os lo podéis imaginar… nos hemos puesto finas filipinas de comer.

londres bonitista 2

Si visitáis Londres, no os perdáis comer en mercadillos, luego un poco más abajo os hablaremos de nuestras recomendaciones (en la segunda parte) , pero como veis en las fotos… comer lo hemos hecho a lo grande. Borough Market (foto 7, 9 y 10), Bricklane (foto 1 y 3) y Camden (foto 4 y 8). En cuanto al resto, hay mil sitios donde comer en Londres, éstos son algunos de los sitios en los que lo hicimos y os recomendamos. En la foto 2, Hackney City Farm de la que también os hablaremos más adelante, pero un adelanto… el mejor bacon del mundo ;). La foto 5 pertenece a una comida que realizamos en una ‘parada técnica’ camino de Harrods en Le Pain Quotidien, una franquicia de comida orgánica que también está en España y que veréis un montón por las calles de la ciudad: el menú no está nada mal de precio (para ser Londres) y comimos realmente bien. Y terminamos con Busaba (foto 6) , un restaurante Tailandés del que salir llorando con el pad thai y con el curry verde y no tanto con la cuenta.

2.  El río

El Támesis cruza Londres y es imposible no verlo o encontrarse con él en cualquiera de las rutas que hagáis por la ciudad. Las vistas a un lado y al otro son impresionantes, pero si hay un paseo con el que nos quedamos, sin duda, es el que va desde el London Eye, pasando por la Tate y llegando hasta la Torre de Londres.

londres bonitista 3

Pero si asombroso es el paseo por el Támesis, más lo es aún por cualquiera de sus canales. Una recomendación: un paseo en Waterbus, un pequeño barquito que te lleva desde Little Venice hasta Camden. Cuesta 8,30 libras y desde abril hasta octubre sale a cada hora en punto. El barco tiene un toque vintage que enamora, a lo largo del recorrido que dura más o menos 45 minutos te encuentras con casas flotantes en las que hay montadas hasta pequeñas terrazas y es que hasta el ticket es bonitista.

3. Las tiendas (y cafeterías)

Ay amigos bonitistas, aquí llegamos a nuestro punto débil, además de la comida, claro. Pero el modo low cost es lo que tiene, no compramos nada… el cambio no era nada favorable y los precios no ayudan. Eso sí, escaparates fotografiamos un montón y nos enamoramos de todos los que vimos mientras paseábamos.

londres bonitista 4

En honor a la verdad, alguna compra sí que hicimos: un vestido de las ‘Sales’ de Top Shop, una coronita monísima de flores en Spitalfields Market y unos zapatos en New Look (poca cosa 😉 )

4. Londres de película

Y no sólo porque Londres sea una maravilla de ciudad, sino porque también esconde rincones que han servido como escenario de películas muy conocidas. Descubrimos y reconocimos tres escenarios de tres películones, de manta y sofá una tarde de domingo, vale, pero peliculones: Bridget Jones, Notting Hill y Love Actually. A ver si los reconocéis.

londres bonitista 5

La casa de Bridget Jones, en las fotos 1 y 2, está en Borough Market, justo debajo del puente. En realidad es un pub, The Globe Tavern y en su primera planta era donde vivía la buena de Bridget (Renée, ¿qué te has hecho mujer?). Y de aquí a Notting Hill, uno de los sitios más fotografíados y más reconocibles. El barrio que puso nombre a la peli esconde dos lugares que hay que visitar sí o sí. La foto 3 (en 13-15 Blenheim Crescent)  pertenece a la librería original en la que se inspiró la novela, es la librería de viajes que sirvió al autor para darle forma a la historia. Actualmente, ya no se dedica a los viajes pero una placa en su fachada recuerda la importancia del establecimiento. Y la foto 4 ( en el 142 de Portobello Road) es donde se rodó realmente la película. Ha pasado por ser una tienda de zapatos y ahora es un comercio de souvenirs que, como veréis, no había manera de pillar despejado para la foto. Y terminamos con el hallazgo peliculero más bonito, sólo os diremos que al cruzar la esquina de la calle se nos puso la carne de gallina. Muy cerca, en el 27 de la calle Luke´s Mews está la casita de Juliet, donde se rodó la escena de Love Actually de la declaración de amor con los folios escritos. Sin palabras, porque somos unas cursis, porque siempre quisimos abrir la puerta de casa y que nos hiciesen algo parecido y porque queremos vivir en esa calle.

5. Los ‘otros’ monumentos

El Big Ben, Buckingham, la Torre de Londres, el Tower Bridge, Trafalgar Square, el British Museum… hasta las cabinas. Hay tantas cosas que ver en Londres que se hace complicado elegir, de hecho, en estos cinco días hemos conseguido verlo (casi) todo por fuera y tan sólo hemos entrado en la Torre de Londres y en el British. Una recomendación muy útil para visitar una ciudad en los primeros días es hacer un tour y para ello los ‘Free tour’ que se ofertan en las principales capitales son perfectos. Nosotros hicimos dos, uno por la zona ‘Real’ y otro por la zona este: desde la City hasta la Torre de Londres (si queréis más información podéis encontrarla en Sandemans ). Pero si hay algo que convierte en especial un viaje es visitar esas zonas ‘menos turísticas’, esos otros monumentos que no están tan expuestos a las cámaras y al turismo. En nuestro viaje a Londres, dimos con St Dunstan… no es que sea desconocida, ya que aparece en muchísimas guías. Una iglesia construida en el 1100 en lo que entonces era el centro de Londres (la City) y que fue reparada en 1631. En 1666 llegó el gran incendió que destrozó gran parte de la ciudad, se volvió a restaurar y a comienzos del siglo XIX el peso de la cubierta de las naves se dañaron y tuvo que ser derribada. Volvió a reconstruirse, pero en la Segunda Guerra Mundial volvió a verse afectada y en los años 70 se decidió reabrirla convertida en un parque. Un pequeño jardín rodeado por los muros de una iglesia centenaria… ¡simplemente precioso!

londres bonitista 6

Hasta aquí la primera parte de nuestro Londres Bonitista, volvemos el viernes con la segunda y con más pistas que esperemos que os ayuden si vais a visitar la ciudad en breve. Y si no… que os haya entretenido, que todavía estamos en mitad de la semana y pensar en vacaciones siempre ayuda.

Volvemos el viernes con la segunda parte, pero mañana con más bonitismos, ¡eh!

Publicado en: Viajes Etiquetas: , , , .
6 Responses

Bonitistas viajeras: Sawadee Asia!

Lo bueno de los viajes es que los recuerdos no caducan. Siguen siempre contigo y de repente llegan con fuerza. Se acerca el final del año y todos empezamos a hacer recuento de lo vivido durante 2014. En mi listas de cosas de este año, un capítulo importante es el de las Nenas Viajeras. Dícese de un grupo de tres personas que durante septiembre se plantearon una especie de Pekín Express por tres países de Asia: Tailandia, Laos y Camboya.

No os voy a engañar, Asia no es el lugar más bonitista del mundo (dejamos Japón aparte), así como concepto general. Pero te enseña, o al menos a mí me enseñó, que no hace falta tanto washi tape para ser bonitista, basta con volver a lo auténtico, lo original. Lo más simple también te puede hacer igual de feliz y eso también es bonitismo.

tailandia

Nuestra primera parada fue Bangkok, que nos recibió con el bullicio de los tuk tuk y un ruido que parece que nunca para. De ahí subimos , avión mediante hasta Chiang Rai en el norte, desde donde cruzamos por tierra hasta nuestro destino principal: Laos, ese gran desconocido, que nos conquistó el corazón.  laos

Laos fue una especie de gymkana constante, donde probamos todos los transportes posibles, cogimos bicicletas, motos, nos metimos en cuevas, nos embarramos, nos bañamos en lagunas, hicimos yoga, naufragamos en un kayak, pero sobre todo nos reímos, casi por cualquier cosa. Nos dejamos llevar por la tranquilidad de un sitio que abre las puertas al turismo, pero en el que no te sientes un turista-euro andante. La gente te saluda y te sonríe con un sawadee que se te mete dentro y es difícil de olvidar. Disfrutamos de lo más básico, de la naturaleza más pura, de campos de arroz infinitos con un verde, que ríete de nuestro querido mint. No hay colores que brillen más en el mundo.

takemorepicturesCAMBOYA kindness

De Laos nos fuimos a Camboya, tras una interminable odisea en la frontera (las fronteras no like) para encontrarnos en Siem Reap con un sitio realmente bonitista. Se trata del café de Sister Srey, que parece sacado del mismísimo Pinterest. Un toque occidental entre tanto vaivén asiático, que tampoco esta mal.  Pero lo que nos había llevado hasta Camboya no era este café, sino la joya: los templos de Angkor Wat. ANGKOR

Angkor Wat nos separó, pero sólo físicamente. Porque esa son las cosas buenas de los viajes, que de alguna manera, ya las nenas viajeras estarán juntas para siempre. Y eso amigos, también es bonitismo del duro.

¡Qué tengáis una buena vuelta de puente y que 2015 venga cargado de viajes!

Publicado en: Viajes Etiquetas: , , .
2 Responses