Mensajes “body possitive” para irnos de vacaciones a lo grande

Lo confieso: hace varios meses que no me subo a la báscula. Hasta hace un tiempo lo hacía cada semana, no porque estuviese haciendo dieta ni nada parecido, sino por controlar si ganaba o perdía algo de peso. Cada gramo perdido era una victoria y por lo tanto, cada gramo ganado me daba el fin de semana (me pesaba los viernes). Y un día sin más, dejé de hacerlo. Ojo. Me gustaría aclarar que no es nuestra intención, nunca, incitar a la falta de control en nuestra salud y que apoyaremos siempre comer bien, sano, variado y hacer ejercicio. La obesidad es una enfermedad y como tal debemos tratarla y siempre animaremos a que, si algo de tu cuerpo afecta a tu salud física o mental, trates de cambiarlo.

Con este post no queremos hacer apología de nada (ni de los kilos ni de los “cuerpos 10”), solo queremos, ahora que se acerca el verano peligrosamente, animaros a que os reconciliéis con vosotras (y vosotros) mismas. Nada más y nada menos. Por eso hoy queremos compartir mensajes body possitive para irnos de vacaciones de Semana Santa a lo grande y sin complejos.

Vía 

Cuántas veces hemos oído o nosotras mismas hemos dicho eso de: odio mis piernas, tengo mucha celulitis, qué bajita soy, es que no tengo pecho para eso, esa camiseta me queda fatal, estoy horrible, esto me hace gorda, salgo fatal en la foto, odio mi pelo, vaya brazo tengo, esto no me lo pongo… y así día tras día. Estamos mucho más acostumbradas entre nosotras (y hablo en femenino) a escuchar estas frases y darlas por normal que quizá un “qué guapa salgo en esa foto”, “qué bien me queda ese vestido”. Pensadlo, si escuchamos estas frases en cualquier conversación… nos llaman mucho más la atención que las anteriores. ¿Por qué creéis que ocurre?

Vía

Aunque queremos cambiar de talla, estar más sanas, alimentarnos y mejor y tener los brazos más fuertes… ¿tan complicado es mirarse a un espejo y verse algo “bonito”?

Vía 

Viva la diferencia, viva la verdura y el brócoli, pero que viva también las torrijas y el deporte. Viva ponerse en bikini sin mirarse el espejo con recelo, viva el deporte y la vida saludable, viva comer mejor y reírse. Viva decirse cosas bonitas, verse bien en las fotos y dejar de señalar nuestros defectos. Viva decirle a la de enfrente que la camiseta le queda guay, viva enseñar brazos y piernas en cuanto empiecen a subir las temperaturas, viva ser positivas y cambiar todo aquello que queramos.

Vía 

Viva mirarse el espejo y recordarse…”oye, pues tampoco estoy tan mal”. Claro que no lo estás… ¡y mucho mejor que vas a estar!

Felices vacaciones de Semana Santa, ¡nos encontramos a la vuelta!

5 perfiles de instagram para “yoga lovers”

Instagram no va a servir solo para cotillear, que también, pero tiene otros usos, ¿no? Que sí, no es que queramos autoconvencernos es que sirve para otros muchos objetivos como aprender, motivarte o contagiarte de ganas de tener una mejor alimentación o mejores hábitos deportivos. Por eso mismo y porque sabemos que por ahí hay muchos amantes del yoga… hoy os proponemos 5 perfiles de instagram para yoga lovers.

Empezamos por el de una modelo que no puede ser más rubia, más monísima y más simpaticona. Se trata de Vanessa Lorenzo que es una habitual de esta práctica desde hace años. Es cierto que en su perfil también muestra sus viajes, su día a día, su familia o alimentación… pero tiene espacio también para el yoga, así que por eso empezamos por ella.

Seguimos con otra muchacha a la que envidiamos profundamente por la tersura de sus piernas, ¿pero es que la celulitis no ha llegado a su pueblo o queéeee? En fin, se trata de Gaby, de Mylittleyogi. Posturas imposibles, vale, pero no por ello menos inspiradoras. Muchas veces viendo sus fotos nos preguntamos…”¿dónde tiene el brazo derecho? es  humanamente imposible esa posición”. Oye, pues no, pues es de verdad…

Pero no todo va a ser inspirarnos, también queremos aprender y qué mejor que con un perfil 100% didáctico. Vale están en ingles, pero con los esquemas que hace Martina Rando… se entiende bastante bien. Perfecto para principiantes (como yo).

Lately I’m trying to keep myself committed on working on handstands 🙂 since many of you have been asking I’m sharing some of my fav ways to work on it. Once again I’m not an expert of handstands I only share what I do and what works for me 🙂 Try pike on the wall.. it helps a lot 😊 I’ll also share a video on it soon ❤️ Cozy shorts from @aloyoga #aloyoga #beagoddess __________________________________________▶ Check out mine and @martina_sergi ‘s website www.thetwomartinas.com (link in bio). You can find there our WORKSHOPS schedule and our BLOG where we talk all the healthy lifestyle and yoga related topics. For more yoga flows and tutorials subscribe to our YOUTUBE channel THETWOMARTINAS (videos coming from November) __________________________________________ IT – Per info su lezione e collaborazioni scriveteci a thetwomartinas@gmail.com EN – For class and collaboration contact us at thetwomartinas@gmail.com  #THETWOMARTINAS

Una publicación compartida de MartinaRando | #thetwomartinas (@martina__rando) el

Pero el yoga no es solo cosa de chicas y este blog tampoco (aunque seamos mayoría). Así que los perfiles de señores que practican yoga también existen y nosotras somos muy fans de Patrick Beach. Cierto, no es únicamente por cómo practica deporte… guiño guiño, pero la vista también merece alegrarse, ¿no?

Pero si a estas alturas de post te has dicho, “ok, gente guapa, delgada y fuerte haciendo posturas imposibles, eso no lo hago yo ni loca”. Yo también me dije eso al principio, me convencí de que por mi edad y mis carnes morenas  había cosas que tenía vetadas en el yoga (y en el deporte en general), pero luego un perfil como el de Dana Falsetti para decirte “no chata, si no lo haces es porque no le has dedicado el suficiente esfuerzo”. Pues sí señora, toda la razón.

Scroll ➡️ I was made to believe my whole life that I’d never be enough in this body, and I’d certainly never be fit or healthy or strong. I still have to remind myself that it’s bullshit and that I write my own story, I make my own rules, and I am worthy right freaking now. As I’ve gained weight this past year (I don’t weigh myself but I can feel it) I have struggled to believe in my strength. We all go through phases where life gets heavier and we have to be stronger – strong in knowing who we truly and what we deserve even amongst chaos or a few steps in a direction that doesn’t serve us. I deserve to show up for myself and yes, I still need the reminder sometimes. The biggest lesson I learned when I began my yoga practice was about limits. I let my body limit me my whole life until I realized it was actually my mind playing tricks on me. I didn’t try. I didn’t put myself out there. I didn’t do what I loved. It’s true that your body can limit you, but there is no greater barrier than your mind. I come back because this shit is hard, it challenges me, it teaches me. I need that. I’m here and I can. Stop yourself from trying, stop yourself from seeing the possibility and as far you’ll ever know, you couldn’t do it. But what might happen if you believed you could?

Una publicación compartida de Dana Falsetti (@nolatrees) el

Esperamos que os haya gustado nuestra selección y por supuesto…¡esperamos vuestros imprescindibles!

¿Muchos yoga lovers por ahí?

Feliz viernes y mejor finde, nos encontramos el lunes por aquí

Segunda parte: El yoga es bonitista, y más aún si es al aire libre

Hoy os traemos varias razones por las que predicar la práctica de yoga al aire libre. Como ya hemos anunciado en un anterior post, el universo yogui nos ha poseído. Desde que lo probamos no podemos parar, hay épocas en que queda un poco abandonado por las agendas tan apretadas que llevamos, pero a la mínima oportunidad que se nos presenta, nos escapamos a clase.  Y es que el yoga es todo un pozo de sabiduría, cuando destapas lo que hay dentro no dejas de aprender cosas que además de hacerte que te mantengas en forma como cualquier otro deporte, ayuda a que tomes más conciencia de ti mismo/a y puedes trasladarlo a tu día a día, ayudándote a huir del “corre-corre” en el que estamos sumergidos.

Namasté 2_

Imágenes via Zuluna Yoga

Llegados a este punto y tras nuestra declaración pro-yoga, os informamos de que estamos en la mejor época del año para practicar yoga al aire libre. Y es que seguro que más de una vez habéis visto a alguien haciendo el saludo al sol en la playa, o quizás en alguna parte de una caminata perdidos en el monte habéis encontrado a alguien haciendo una asana como la cobra o el árbol. Por no hablar de la cantidad de imágenes que circulan por internet practicando yoga frente a una puesta de sol o cualquier otro “marco incomparable”. Esto no se debe únicamente a lo bonito que queda en la foto, sino a que los profes de yoga incentivan este tipo de práctica.  En espacios abiertos el yoga nos hace volver al origen de la práctica en sí, la unión con la naturaleza, el aire libre, y la humanidad. Lo de la humanidad entre otras cosas porque a veces esas imágenes ocultan la gente que pasa por el lado y pregunta en voz alta “¿pero qué están haciendo, yoga?”, mientras tu voz interna que se encuentra concentrada en la respiración y esforzándote en mantener una asana con la cabeza boca abajo piensa: “no, si te parece estoy jugando a la petanca…”.

Más allá de los aspectos espirituales, que quizás no sean los que más os atraigan del yoga desde un comienzo (aunque todo llegará, avisados quedáis), la práctica de yoga al aire libre hace que se fomenten varios de los aspectos básicos: la concentración, la respiración y la relajación.

Ale-Susana_Santos copy

Imagen via Susana Santos

Concentración

Si decidís practicar yoga al aire libre, os daréis cuenta de que lejos de lo que puede parecer, por estar rodeado de posibles distracciones, estar afuera de las cuatro pareces del estudio facilita la concentración y la conexión con uno mismo. Te concentras en el aquí y ahora ayudado del siguiente punto, la respiración.

Respiración

Cuando nos encontramos al aire libre todos los sentidos se activan: olor, vista, tacto, y el aire fresco ayuda a que aumentemos la conciencia de una acción muy importante del yoga, la respiración. Esto a la vez incentiva a que callemos un poco a esa parte del cerebro que no para de pensar que si la compra, lo que tengo que hacer antes del viaje de este fin de semana, el email que tenemos que enviar mañana a primera hora, que no se me olvide llamar a mi amiga, la cita con el dentista… en fin, ya sabéis.

Relajación

Y al tener calladita a la parte del cerebro que no para de susurrarte las mil cosas que tienes que hacer, esta calma de la que hablamos nos lleva a lo que tanto buscamos con el yoga, la relajación.

Además, por si fuera poco, respirar aire libre según algunos estudios repone la energía agotada, con lo que yoga más aire libre es como un impulso de regeneración energética, que fomenta como ya hemos dicho antes, la concentración en el aquí y ahora, quedando aislado del entorno (por ejemplo de la gente que pasa por tu lado y te mira como si fueras un mono de feria).

Namasté_ copy

En resumen, no nos enrollamos más, el yoga más aire libre es una experiencia bonitista recomendada, una buena forma de recargas pilas, con una sensación de libertad instantánea que no se puede replicar en el interior de un estudio o clase cerrada. Así que os motivamos a probarlo.

En Barcelona, tenemos la suerte de tener el mar (como bien canta Manel) y una profe estupenda que organiza clases en la Barceloneta cuatro veces por semana (¡gracias zuluna yoga!). Pero no os pongáis celosos, que por vuestras ciudades seguro que hay algo. En caso contrario, siempre tenéis la opción de coger una toalla y una esterilla e iros a un parque o a la playa, a hacer unos saludos al sol y disfrutar de las vistas, del aire, y de ti mismo/a. Porque esa es otra ventaja del yoga, solo te necesitas a ti.

Y vosotros, ¿practicáis yoga a menudo?¿Lo habéis probado al aire libre?

PD: Si queréis más info sobre los beneficios de practicar yoga al aire libre, podéis leer este artículo o éste.

¡Feliz fin de semana y namasté!

¡Holi 2016!

Hoy sí que sí…¡vuelta a la realidad! A la más cruda y rutinaria realidad, sin luces, ni villancicos, ni árbol (aunque en nuestra casa tiene pinta de aguantar hasta el finde), ni turrón. Sin reuniones con amigos que viven lejos de casa, sin reencuentros, ni comidas familiares, ni regalos…¡adiós navidad! ¡Holi 2016! Hoy sí que sí… volvemos al blog, vuelve nuestra vida ordenada, horarios y comidas, acostarnos a horas ‘decentes’, la rutina de series y de nuestras lecturas favoritas. Este año llega Pablo a nuestras vidas, se vislumbran nuevos proyectos, nuevas mudanzas y viajes. Hoy sí que sí… ¡empieza el nuevo año! Y como con todo lo que se empieza, los objetivos son una pieza clave y más aún si se dejan por escrito… y éstos, son los nuestros.

propositos 2016 1

Imprescindible, ineludible y necesario. Porque que engorde Rocío que está embarazadísima vale, pero Auxi y yo no tenemos excusa. Hemos perdido la cuenta de cuándo realmente empezaron las navidades, que eso debe andar por noviembre de 2015, que si cena por aquí, picoteo por allá, viaje para arriba, de tapas para abajo… Y dejando a un lado la cuestión del peso, que sí, que confieso que no me cierra uno de mis pantalones favoritos, comer bien y sano siempre tiene que ser un objetivo a tener en cuenta. Por eso os recordamos los posts que ya hemos dedicado a los smoothies, los refrescos sanos, las cremas frías y las recetas de cremas calentitas y quinoa.

propositos 2016 2

Y a sudar, que comer sano y pasar de la silla de la oficina, al asiento del autobús, pasando por la terraza del bar y terminando por el sofá y la manta, no está bonito. Conste que cómodo y apetecible es un rato, pero hacer cualquier tipo de deporte… el que sea, es una de las mejores terapias que hemos probado. Descartamos ya el tener las piernas de Beyoncé e ir marcando abdominales con los ‘crop tops’ este verano, pero este 2016 prometemos sudar y mover el pandero. Os recordamos este post que dedicamos a nuestras bloggers deportistas favoritas, a la ropa deportiva que nos gusta y a la práctica de yoga.

propositos 2016 3

Si lo pensáis bien… es el truco de cualquier Superhéroe con poderes. Ahí estaba Superman que era periodista de día y señor con capa que salva vidas en cualquier hueco que encontraba libre. Otro reto para 2016: organizar nuestro tiempo. Es cierto que parece que la sociedad actual nos obliga a hacer de todo, a tener mil aficiones, hacer cursos, trabajar, salir, conciertos, familia, hijos, amigos… pero ¿cuándo? No sabemos dónde está la clave, lo que sí sabemos es que lo vamos a intentar y vamos contar con las mejores herramientas. Ya sabéis que somos fans de agendas y organizadores como las de Pedrita Parker o LucíaBe, pero si ya os ha entrado la neura y queréis un imprimible rápido… mirad éste tan chulo que hemos encontrado aquí.

propositos 2016 4

Sí a un nuevo trabajo, sí a esa quedada a la que no sé si ir, sí a cualquier plan que aparezca… (esto se está pareciendo al anuncio de perfume, veréis ahora) y por supuesto, sí al amor 😉 Y si todo eso es con una sonrisa, mucho mejor. El 2016 va a ser para nosotras el año de la positividad, vamos a intentar que menos cosas nos enfaden, nos vamos a reír mucho… que lo malo, ya llega solo y encima, sin pedir permiso.

propositos 2016 5

Pero a la vez, este año también queremos ‘aprender’ a decir ¡no! Quizá sea la edad, pero cada vez le vamos perdiendo más el miedo a decir no a esos jefes que se saltan a la torera el estatuto de los trabajadores y lo que haga falta o a esa gente cara dura que se aprovecha de los demás. ¡No! a los compromisos incómodos y no a poner siempre por delante lo que realmente no es importante ni lo merece.

Hasta aquí nuestra perorata de hoy. Queda mucho 2016 por delante, y encima este año trae un día más, no sabemos si podremos con todo hasta el final, lo que sí esperamos (y vamos a trabajar por ello con todas nuestras ganas) es poder hacer balance con vosotros en 359 días 😉

¡Feliz 2016 y que empiece la fiesta!

 

Lunes en modo zen: el yoga es bonitista

Empezamos la semana en modo zen, después de un finde en el campo. Y como los lunes son los días en los que nos marcamos nuevos retos, el de esta semana es el de volver (en mi caso) al yoga. Porque sí, el yoga es bonitista y os vamos a explicar por qué. Una de nuestras amigas (una de las grandes afectadas por el bonitismo) es una auténtica yogui (como el oso) y nos ha ayudado mucho a contar a nuestro pequeño mundo los motivos por los que el yoga nos puede hacer mucho más felices.

EL YOGA

¿Qué tiene de bueno el yoga? Lo primero, te ayuda a recuperar la flexibilidad. ¿Recuerdas cuando de pequeña te podías chupar el dedo del pie? Quizás no llegues a ese punto, pero el yoga te ayudará. También te servirá a tomar conciencia de tu propio cuerpo y te da ese toque de relax que dentro del estrés cotidiano nunca viene mal. Y todo esto sin sudar como un pollo gracias a posturones, bien llamados asanas como la Mariposa, el Cuervo o la Paloma.

yoga-ladies1

No somos las únicas amenazadas por el gusanillo yogui, si echas un vistazo a las redes sociales de muchas famosas como Jessica Alba, Jennifer Aniston, Elsa Pataki o Giselle Bundchen, el yoga forma parte de su rutina y llenan sus cuentas de fotos de sus avances. Por supuesto, siempre fantáticas todas ellas. Pero no hace falta ser una top para practicarlo, sólo necesitas encontrar el momento para dedicarte a ti misma y ser capaz de explorar tus límites. Si no eres carne de gimnasio, probablemente el yoga sí que sea esa actividad física que estabas buscando.yoga2
El universo yoga llega a todos los rincones, incluso a las mamás (estamos muy sensibilizadas con este tema últimamente), algunas embarazadas lo practican como preparación al parto, o simplemente como una opción de deporte para las valientes que se animan a esto de la maternidad. Solo basta seguir el hashtag #yogapregnant o #yogamum para ver todas las posibilidades y aprender muchos de sus beneficios.

yoga

Por todo lo anterior, queridas bonitistas, os recomendamos que os regaléis un par de sesiones, que probéis los diferentes tipos de yoga hasta encontrar el vuestro, y que para estar más a gusto os deis un par de caprichos, como una esterilla o una camiseta mona para practicarlo. La motivación es importante.

Nosotras ya estamos mirando esterillas, listas para saludar al sol y regalarnos momentos para nosotras, que nunca sobran. Y quien sabe, puede que dentro de poco os sorprendamos en las redes con una asana de esas de romperse, ya os contaremos.

Namaste bonitistas